Comida chatarra: ¿cuánto bosque se destruye para elaborarla?

Un ingrediente clave es el aceite vegetal, producido a partir de la palma y la soja. Estos cultivos se asocian con la deforestación masiva en Sudamérica y el sudeste de Asia.

Pese que a los alimentos procesados son bajos en nutrientes esenciales y poseen alto contenido de sal, carbohidratos refinados y grasas, el consumo de comida chatarra está en aumento en todo el mundo. Lo que a veces ignoramos es que esta clase de dieta, no sólo no es saludable, sino que tiene un efecto perjudicial en los bosques.

La explicación es que un ingrediente clave en la comida chatarra es el aceite vegetal. El 60 % de esta clase de aceite es producido a partir del aceite de palma y soja, cultivos que actualmente están asociados con la deforestación masiva en el sudeste de Asia y América del Sur, respectivamente. De otro modo hay que afirmar que esto provoca la pérdida de la biodiversidad y la liberación de carbono a partir de la destrucción de los bosques.

"A menudo, cuando el desarrollo agrícola se produce a expensas de los bosques tropicales, la seguridad alimentaria se utiliza como una razón para apoyar este desarrollo", explica Janice Lee, de la Universidad de Princeton. "Sin embargo, la seguridad alimentaria abarca más que la disponibilidad de alimentos y tiene que considerar su nutrición".

Ella y un equipo de investigadores de la Universidad de Princeton, la Universidad de Adelaida en Australia, y la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, estimaron la cantidad de área -y la cantidad potencial de bosque- requerida para producir el aceite de palma y de soya utilizada en los alimentos chatarra.

El equipo estimó que entre el 2000 y 2014, la cantidad de tierra que necesitaron para la producción de aceite de palma para comida chatarra procesada fue de aproximadamente 163 500 a 413 400 hectáreas, mientras que la producción de aceite de soya requirió entre 1.6 y 3.0 millones de hectáreas.

"Por lo tanto, nuestros resultados resaltan un problema en nuestro sistema alimentario global, donde la tierra se utiliza de una manera que es perjudicial para el medio ambiente y que no contribuye a las necesidades nutricionales de las personas", añadió.

Lee y su equipo determinaron que para el 2050 necesitaremos un estimado de 17.1 millones de toneladas métricas de aceite vegetal para la producción de alimentos chatarra, lo que requeriría de 5 millones a 9.3 millones de hectáreas adicionales de tierra dedicada a la soya y de 0.5 a 1.3 millones de hectáreas de tierra adicional de palma aceitera.

Mientras que la tierra para la agricultura se está convirtiendo en cada vez más escasa, los investigadores pidieron una mayor acción y colaboración interdisciplinaria para tratar la forma cómo la tierra está siendo utilizada para satisfacer las necesidades nutricionales de la sociedad.

"Es importante tener en cuenta que debemos tratar de evitar la deforestación tropical para cualquier forma de desarrollo agrícola", especificó Lee. Específicamente, dijo que deberíamos estar buscando la manera de concentrar los desarrollos agrícolas en terrenos con valores bajos de carbono y de biodiversidad, así como las formas de intensificar los rendimientos de las tierras agrícolas ya existentes.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó3/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|08:40
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016