Las nanotecnologías dijeron presente en el Campus Party

Investigadores del CONICET participaron de un evento global de tecnología, ciencia, innovación y emprendedorismo que se llevó a cabo en Tecnópolis, patrocinado por MDZ.

La nanotecnología -la ciencia de lo pequeño- ha sido denominada como "la revolución industrial del siglo XXI". Es por eso que tuvo un lugar sobresaliente en el Campus Party Argentina, un encuentro multidisciplinario que presenta a expertos en áreas como ciencia, creatividad, innovación, smart city, emprendimiento y ocio digital, de la mano de dos investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), que brindaron charlas sobre esta ciencia de avanzada y sus aplicaciones para mejorar la vida cotidiana de la sociedad.

Ellos son Galo Soler Illia, investigador principal del CONICET en el Instituto de Nanosistemas de la Universidad Nacional de San Martín, y Eugenio Otal, investigador asistente en la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégico para la Defensa (UNIDEF, CONICET-Ministerio de Defensa). "Aunque no lo sabemos, estamos rodeados de nanotecnologías que modifican nuestra manera de ver y usar el mundo. Vinieron para quedarse", abrió su exposición el doctor Galo Soler Illia.

Tal como explicó, las nanotecnologías son las nuevas tecnologías que van a impactar -e impactan actualmente- en nuestra civilización y en los próximos 200 años nuestra salud, medio ambiente, energía y alimentos van a depender de cómo las manejemos. Este tipo de tecnología se basa en la utilización de nanomateriales, que son materiales muy pequeños, con dimensiones de un nanometro: "Es una unidad de medida chiquita. En la materia reducida a esa escala aparecen nuevas propiedades", dijo. Y ejemplificó con las propiedades intensivas del oro -como el color-, que cambian según su tamaño.

"¿Dónde encontramos nanotecnología?", se preguntó Soler Illia. Y señaló como ejemplos productos como el Evatest, catalizadores de los autos, disco rígidos y hasta en la raqueta de Juan Martín del Potro, donde las nanopartículas anulan las vibraciones mejorando la fuerza y la dirección de la misma. También, dijo, gracias a la nanotecnología se puede hacer un cemento autolimpiante que quema la polución del ambiente.

La nanotecnología, explicó, también se aplica en áreas como energía (sendas solares que no generan problemas ecológicos para, por ejemplo, cargar un celular); medio ambiente (generar materiales que detecten arsénico en el agua) y salud (desarrollar una nanopartícula cargada con un anticuerpo que viaja por el corriente sanguíneo para sanar una célula enferma).

¡La nanotecnología viste a la moda!

El doctor Eugenio Otal, por su parte, se refirió a las distintas revoluciones tecnológicas de la historia de la humanidad hasta llegar a la de las nanotecnologías. "Nano es manipulación a escala atómica y no el descubrimiento de nuevos materiales", aclaró el investigador, "ya que no se trata de un nuevo hallazgo sino del análisis de los nuevos fenómenos que se producen cuando la materia se achica".

También aclaró que la nanotecnología empezó a crecer cuando se hizo visible a través de un microscopio de barrido electrónico; y diferenció la nanociencia de la nanotecnología: la primera es conocer cómo se comporta el material, y la segunda es la manipulación de ese material.

Otal compartió con los presentes tres conceptos relevantes a la hora de hablar de nanotecnología: funcionalidad, manipulación y conectividad. Y se refirió a la incorporación de tecnología en el mundo textil. El investigador se refirió a las iniciativas que actualmente se vienen desarrollando para mejorar las vestimentas. Por ejemplo, el Proyecto Jacquard de Google permitirá diseñar prendas que puedan conectarse con diferentes dispositivos para encender luces y controlar el volumen de la música que se reproduce, entre otras posibilidades.

"Puedo producir electricidad por adentro de una fibra de algodón, es decir generar textiles conductores para cargar el teléfono en un vestido", expresó Otal, quien actualmente trabaja junto a otros dos científicos en el proyecto "Fun with flags" que permite manipular textiles con variables como luz, temperatura y humedad.

También participaron los siguientes investigadores del CONICET: Cristian García Bauza con su charla "Virtualizando la realidad", Juan Ignacio Giribet con su charla "Drones: últimos avances de la tecnología", Agustín Gualco y Sebastian Zappa con su charla "Aplicaciones de recargues nanoestructurados base Fe y de modernos aceros inoxidables", Alejandro Nadra con "Biología sintética: bio-tecnología para tod@s", Fabricio Ballarini con "Hackeando memorias, una experiencia educativa", y Emiliano Gentile con "Makers en mundos mínimos: un recorrido desde la microbiología al bioarte".

Acerca del Campus Party

Campus Party es una de las experiencias tecnológicas más grandes del mundo y lleva realizados más de cincuenta eventos en diez países desde 1997.

En la edición argentina, que este año contó con el patrocinio de MDZ, se presentaron temas de innovación actuales como Big Data, ECommerce, Green Tech, Hardware & Modding, Mobile Apps, Impresión 3D, Open Data y Wearable Tech.

Durante los cinco días que duró el evento, asistieron más de treinta y cinco mil personas y se generaron cuatrocientos ciencuenta horas de contenidos con actividades, talleres, conferencias, retos, hackatones, ruedas de negocios y actividades de entretenimiento.

Fuente: CONICET


Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:20
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes