"Mi peor defecto es negar mis defectos"

Te presentamos en "Sinceramente" a Carlos Escoriza. El artista plástico mendocino se sumó a la propuesta de MDZ y, entre otras cosas, comentó que para él, Mendoza es un buen lugar para proyectarse en el mundo con identidad propia. También habló de sus aspiraciones y se definió como un hombre cínico y apasionado.

Carlos Escoriza se animó a responder sinceramente.

- Mi orgullo íntimo: el que estoy imaginando. Me siento más orgulloso de lo que hago que de lo que soy, no quiero decir con esto que tenga una visión negativa de mi persona, es sólo que deposito muchas expectativas en las obras que están en proceso, incubándose en la imaginación y que de alguna manera me redimen.

- Mi peor defecto: negar mis defectos. 

- Mi carácter: soy cínico y apasionado.

- Mi sueño imposible: haber vivido en los ´60. Tengo la tendencia a buscar en el pasado, los paraísos perdidos. Aquella fue una década de idealismos; muchos de esos ideales fueron tamizados por la realidad y ahora llegan a nuestros días como una lluvia fresca de mayo sin '68. No tengo sueños imposibles frente al futuro; eso sería derrotista. 

- Mi mujer ideal: imposible, no me gustan las mujeres ideales. La magia de una mujer está en ese misterio que oculta y que te encandila cuando te acercás demasiado, como un diamante, mientras más facetas más valioso.

- Mis lecturas preferidas: las novelas de Soriano, Paul Auster y algo de los ensayos de Umberto Eco. 

- Mi modelo de país: redistributivo. Tenemos una nueva oportunidad histórica de salir del círculo histérico y enfermizo en el que hemos vivido sumido todos estos años. Esto requiere de una actitud valiente y de sinceramiento, donde es clave saldar las deudas con el pasado para proyectar nuestro futuro como país. La abundancia se duplica si se comparte. 

- Mi deporte favorito: ver fútbol. 

- Mendoza: tierra urbano-periférica ascendente. Es un buen lugar para proyectarse en el mundo con identidad propia. Mendoza se proyecta al mundo con la industria vitivinícola, lo que posiciona a la provincia como destino turistico. Como consecuencia, se genera un cruce  con el afuera que impacta en el conservadurismo provinciano. La urbe adquiere protagonismo frente a la Mendoza rural, esto trae progreso y a la vez marginación, allí está el desafío... 

- La música que me transporta: el tango me transporta por el baile, y el jazz es un alucinógeno que me gusta dosificar por las noches. Escucho mucha música pero antes de pintar me gusta poner a Sabina.

- Mi comida favorita, combinada con qué; vino, cerveza, espumantes: vino tinto con carne roja. 

- Tres lugares en el mundo: Barcelona, Nueva York y Bermejo. Tuve la oportunidad de viajar a Cleveland a exponer en el 2005 y estuve unas semanas recorriendo N.Y. Me impactó la cantidad de galerías y la energía de la ciudad. En Barcelona estuve el año pasado, también exponiendo. Me enamoré de esa ciudad pero regresé a Mendoza para mudarme a Bermejo, en donde tengo una higuera hermosa y puedo hacer asados con mi gente.  

Carlos Escoriza nació en Mendoza en 1976. Es egresado del Centro Polivalente de Artes y de la carrera de Arte Dramático de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo, donde actualmente trabaja. Como artista plástico ha participado de numerosas muestras individuales y colectivas. Sus obras han sido adquiridas por coleccionistas de Estados Unidos, España y Venezuela.

Su mayor aspiración como pintor es que una obra suya lo trascienda, "esta no es una pretensión narcisista, todo lo contrario", aclara. Y cita a Savater, "para él, trascender es negar, y traspasar el primer gesto es tener un hijo. De esa manera se niega a sí mismo para servir a otro. Cuando este hombre hace algo por su comunidad tiene que renunciar en parte a su familia. Trascender, desde este punto de vista, implica un costo bastante alto para quien decide elegir este camino". 

Este artista plástico, de cruda sensibilidad, se rinde ante la belleza de la juventud, aunque no deje de considerar este ideal como efímero. A Carlos Escoriza lo inspiran las imágenes de la nostalgia y como frase de cabecera prefiere aquella que dice que "un mezquino es quien administra un mundo muy pequeño".

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial