A 30 años de la partida de Antonio Di Benedetto

Uno de los escritores mendocinos más aclamados del continente es recordado por su exquisita prosa y su oposición a la censura y las dictaduras.

El 10 de octubre de 1986 dejó este mundo uno de los escritores más representativos no solo de la literatura mendocina, sino también de las letras argentinas del siglo XX. Antonio Di Benedetto se destacó por sus textos exquisitos, ficciones atrapantes y sumanente reflexivas, y por sus excelentes artículos periodísticos, en los cuales resaltó su férrea oposición a las dictaduras imperantes.

Nació en Mendoza el 2 de noviembre de 1922, en el seno de una familia descendiente de italianos. Desde joven tomó impulso por la escritura, por lo cual adoptó rápidamente una prosa delicada y sumamente culta, gracias a su talento y lectura intensiva. A la par, desarrolló su carrera periodística, y por su destacada actuación en la escena mendocina llegó a ser el subdirector del diario Los Andes, además del corresponsal local del porteño La Prensa.

A los 31 años publicó su primer libro: Mundo animal (1953), una colección de quince cuentos. Dos años después apareció su primera novela El pentágono, pero la consagración de Di Benedetto llegó de la mano de Zama (1956), considerada como su obra maestra y que marcó a toda una generación de lectores argentinos.

Ambientada en el siglo XVIII, Zama cuenta la historia de un funcionario de la Corona Española, Diego de Zama, que es enviado al Paraguay para desempeñar funciones estatales, mientras aguarda una interminable espera para ser trasladado a otro destino más "soportable", como Buenos Aires. El enfoque intimista y poderoso de la prosa, centrado en la soledad existencial del personaje principal, fueron algunas de las características más alabadas por la crítica y el público.

Tras su obra maestra, Di Benedetto escribió diversas ficciones en los años siguientes, como las novelas El silenciero (1964) y Los suicidas (1969) y los cuentos Grot (1957, reeditado como Cuentos claros en 1969), Declinación y ángel (1958), El cariño de los tontos (1961 - que contiene tres narraciones) Two stories (1965) y la antología El juicio de Dios (1975).

Su oposición a las violaciones que se producían en los gobiernos militares (e incluso democráticos) le costó su libertad. Apenas comenzó la última dictadura militar, el 24 de marzo de 1976, Di Benedetto fue secuestrado, encarcelado y torturado en centros de detención de Mendoza y La Plata, hasta que fue liberado poco más de un año después. Durante su privación, escribía textos en pequeñísimas letras que enviaba a la escultora Adelma Petroni, que en 1978 fueron publicados en la antología Absurdos.

Debido al peligro que corría tras su liberación, Di Benedetto se exilió en París y Madrid, donde escribió Cuentos del exilio (1983). Poco después de la caída del gobierno militar, regresó a la Argentina y se asentó en Buenos Aires, donde trabajó en un modesto puesto en la Casa de Mendoza y realizó algunas colaboraciones en la sección Cultura del diario La Razón, que le permitieron apenas sobrevivir. Además en 1985 publicó su último libro, Sombras, nada más. El 10 de octubre de 1986, Antonio Di Benedetto falleció en la capital nacional.

Su extensa obra ha sido reeditada varias veces, y es permanentemente recomendada como lectura de referencia en los ámbitos literarios y académicos, tanto en la Argentina como en otros países hispanohablantes. Su legado es muy profundo, ya que su patrimonio en la cultura nacional se valoriza con el correr de los años y continúa marcando a generaciones de lectores, periodistas y escritores.


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|12:15
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|12:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016