“En aquella época era un clásico ser maestra”

Madres, abuelas, tías, suegras, hermanas, hijas; quien no tiene o ha tenido un familiar docente. Casi como un médico o abogado, la docencia fue una de las salidas laborales clásicas durante los primeros 50 años del siglo XX.

Y el clásico no ha disminuido, sólo ha cambiado.

Para esta entrevista quisimos rescatar un poco las experiencias de aquellas maestras mendocinas, las que desde los 18 años o 20, se levantaban temprano, y viajaban a dedo, en micro, en sulky o simplemente caminando largas distancias para llegar a aquellas escuelitas-rancho, en medio de caminos fangosos o pedregosos. Con lluvia, viento, calor sofocante y hasta a veces nieve.

Yolanda y Letizia Vetrugno, fueron algunas de esas docentes. Yoli y Chiquita, para los íntimos, empezaron desde muy jóvenes a trabajar frente a un grado en escuelas de campo. Son hermanas, son docentes jubiladas y viven muy cerca una de la otra, desde siempre. Primero MDZ tomó contacto con Chiquita por teléfono, ella gentilmente nos invitó a su casa, para charlar con un cafecito,  mostrarnos fotografías y remover algunos recuerdos de aquellos tiempos.

 

Una imagen de las hermanas con sus compañeras en la Plaza San Martín.


Al día siguiente, las hermanas me esperaban. Ataviadas y perfumadas, ambas con sus grandes ojos azules expectantes ante la entrevista, y con una caja llena de fotos, en blanco y negro y a color, con tarjetas de felicidades y otras de agradecimiento.

Sin mucha antesala Chiquita dijo, “acabo de releer varias tarjetas que la familia Orelogio me dio hace tantos años y se me han llenado los ojos de lágrimas. Es que yo fui maestra de Graciela, una nena muy buena de 11 años y su madre siempre estuvo muy agradecida, por eso me dio varias tarjetas. Cómo me gustaría contactarme con esa familia. Voy a buscar a ver si consigo algo”, dijo emocionada la docente.

El agradecimiento de los padres de una alumna.


Inmediatamente nos sentamos a charlar y las palabras fueron surgiendo, entonces para romper el hielo hice la pregunta de rigor.

- ¿Cuándo comenzaron la carrera docente?

Yo comencé con un reemplazo a los 17 años- soltó Yoli- en la Finca Los Álamos en el año 57, en realidad yo quería ser ingeniera Civil, pero en aquella época me tenía que ir a estudiar a San Juan, lo que significaba separarme de mi familia, además era muy costoso. Sin embardo siempre disfruté mucho de la enseñanza y mi carrera se prolongó por 34 años. Ahora tengo 70 y me estoy por jubilar de jubilada, (risas).


En mi caso comencé a los 20- dijo Chiquita- pero recién en el año 67, porque yo soy menor que ella- dijo señalando a su hermana-. A mi siempre me gustó ser maestra, además en aquella época era un clásico, nuestra mamá nos impulsó mucho para que siguiéramos esa carrera, porque ella no pudo y siempre le gustó la docencia.


Yoli, junto a una de sus alumnas.

-¿Qué cosas recuerdan de la forma de enseñanza de esos tiempos?

Chiquita: En aquella época se compartía mucho, cuando un chico no tenía zapatillas para ir a clases, a veces yo sacaba de mi casa un par en desuso y se lo llevaba para que pudiera asistir a la escuela. Y la gente de campo era muy generosa, ante actitudes como esa, al día siguiente los padres de los chicos venían y te traían bolsones de verdura que ellos mismos cultivaban.

Una vez me acuerdo que una jujeña llamada Ignacia, paraba el micro en el que viajábamos y le hacía subir al chofer bolsas llenas de pimientos, que yo debía luego transportar cuadras y cuadras hasta mi casa, porque el colectivo me dejaba lejos.

Yoli: Yo me acuerdo de la cantidad de mapas que dibujé en la escuela, porque no teníamos los mapas pizarras como hay ahora. Así es como nos poníamos en el suelo de la galería de la escuela, uníamos cartulinas y hacíamos cuadrículas. Así copiábamos los mapas para poder enseñarles a los chicos.

Tampoco había manuales de estudio como ahora. Nosotros teníamos un mimeógrafo, y solíamos armar los moldes, poníamos la pasta en una lata, hacíamos la matriz con una tinta especial y hacíamos las copias para los chicos. Era la única forma de “fabricar” un manual para los alumnos.

- ¿Qué es lo que más exigían en el curso?

“Ortografía” respondieron casi al unísono las hermanas Vetrugno.

Chiquita: Yo siempre fui muy tradicional, a mis alumnos los hacía trabajar en un cuadernito de ortografía. Allí les anotaba las palabras difíciles y les hacía memorizar las reglas ortográficas.

Yoli: Yo también corregía mucho la ortografía, pero como yo trabajé bastante tiempo en el campo, a los chicos de allá no les podía hacer gastar plata en cuadernos, por eso les  hacía cortar papeles (de los que entregaban los negocios cuando uno compraba algo, ya que no había bolsas de nylon),  y los ataban con ganchos o simplemente los cosían con hilo. Allí practicábamos las palabras complicadas.

También daba bastante tarea. Me acuerdo una vez una niña de 6 años, descendiente de españoles, al ver que yo escribía mucha tarea en el pizarrón, que los chicos debían copiar, se paró en la clase y con su manito “en jarro”, me dijo muy convincente: “claro, como ella anota no más”. La verdad es que la situación me pareció muy simpática y me reí.


Yoli en una foto típica con su alumna.


- ¿Qué recuerdos vienen a su memoria, en la celebración del día del maestro?

Hubo un pequeño lapso de silencio hasta que la mayor de las hermanas dijo
Los recuerdos son mezclados- mientras Chiquita asentía con su cabeza-. Una vez, cuando trabajaba en la escuela Villanueva, tenía a un alumno que vivía con su familia en una especie de cueva, al lado del cementerio de Capital. El chico cuidaba autos en la puerta del lugar en las mañanas y por la tarde cuando iba a clases, yo lo dejaba que en la primera hora comiera la comida que entre las maestras llevábamos.

Para el día del maestro, me acuerdo que lo vi subir con dificultad por las escaleras de la escuela, con un gigantesco ramo de flores, era tan grande que el pequeño no se veía. Cuando lo vi se me corrieron las lágrimas, me regaló las flores y un zapatito de cerámica que aún conservo en una vitrina de mi casa, como símbolo del agradecimiento y el amor de ese niño.

Junto a amigas y compañeras.


-¿Qué cambios ven en la educación actual?

Chiquita: Yo creo que antes teníamos más dominio de los chicos y los padres colaboraban con ello respetando al educador. Había más autoridad docente, era muy distinto. El docente era dueño absoluto de su grado, eso era bueno, según el control que hubiera desde la dirección. Hoy el maestro tiene muchos temores y mucha falta de apoyo desde todos los ámbitos.

Muchas anécdotas quedaron sin contar, la del chico que no quería ir a clases y el comisario del lugar lo fue a buscar en bicicleta, tras lo cual jamás volvió a faltar. O la señora Nicolini, directora de una de las escuelas en las que ambas hermanas trabajaron. Una mujer muy estricta y ordenada, que mucho les enseñó sobre el respeto y los valores humanos.

Una charla agradable en donde no faltaron las anécdotas que, entre risas y lágrimas,  surgían. Hacía mucho tiempo que Yoli y Chiquita, no abrían la caja con las fotos, no son muchas, pero fueron suficientes para remover recuerdos imborrables de una etapa en la vida de ambas, que quedó marcada a fuego.

Hoy, Día del Maestro, ellas compartirán el festejo con sus compañeras y amigas,  de toda la vida, como lo harán otros docentes jubilados y en ejercicio de la profesión. Yoli estará en la casa de Catalina, con quien se junta desde el año 1958. Chiquita estará con su amiga Elena y otras ex compañeras y amigas.

Opiniones (6)
24 de octubre de 2017 | 03:49
7
ERROR
24 de octubre de 2017 | 03:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Soy la hija y ahijada de estas grandes maestras y testigo de todo lo que cuentan. Recuerdo con el cariño y dedicacion que trabajan, las largas horas que pasan planificando las actividades de los alumnos día por día. La preocupación por los problemas de los niños y estaban siempre atentas a lo que les faltaba. Cuando mi mamá trabajaba en zonas rurales, les llevaba ropa y útiles y sufria por lo que a ellos les pasaba. Recuerdo el cariño de muchos padres del campo que por muchos años nos visitaron, agradeciendo a estas ejemplares maestras todo el amor que brindaron a sus alumnos. Fueron, son y serán verdaderas DOCENTES, pero por sobre todo EXCELENTES PERSONAS, MADRES Y AMIGAS. una hija y sobrina orgullosa
    6
  2. gracias a esas personas hoy son muchas las personas que siguen su camino luchando con este presente a veces muy difícil para los niños, y para ellas también, pero siempre con una sonrisa a flor de labios, dispuestas a dar un abrazo y a luchar por la igual social de esa comunidad educativa olvidada por el gobierno. Gracias por nseñarnos a luchar, por enseñarnos lo que es el respeto y lo importante que es la palabra Gracias
    5
  3. Soy la hija de chiquita y sobrina y ahijada de Yoli. Soy testigo de lo que cuentan y estoy orgullosa de ellas. Siempre trabajaron con mucha dedicacion y cariño por lo que hacian. Las recuerdo atentas a las necesidades de los niños y preocupadas por ellos, largas horas trabajando para planificar con responsabilidad las actividades de los alumnos dia a dia, comprometidas con los problemas de cada uno. Llevandoles ropa y útiles a aquellos que lo necesitaban. Hoy y siempre muy dedicadas y atentas a sus familias, sus casas y sus amigos. Verdaderamente fueron y seran DOCENTES y por sobre todo EXCELENTES PERSONAS! Una hija y sobrina orgullosa
    4
  4. Realmente eso es vocacion al servicio de los demás. Trabajar en el campo y zonas alejadas con tanto esfurzo, cariño y dedicacion a los niños y a los que mas los necesitan! Felicitaciones a estas maestras y a todas aquellas que trabajan con tanta dedicacion y esfuerzo. Muy lindas las historias que contaron.
    3
  5. Las docentes de esta nota son mis tías. Las quiero de corazón, y tal como se muestran en esta charla son en la vida cotidiana, personas cálidas, de risa y lágrima fácil. Docentes de alma.
    2
  6. leer esta nota, fue verdaderamente emocionante y hermoso!!! esta nota demuestra la calidez que tenian las maestras en otra epoca.
    1
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017