Boqueteros robaron $6.000 de un restaurante chino de calle Lavalle

En la tarde de ayer miércoles, un patio de comidas chino ubicado en pleno centro fue blanco de los ladrones. Durante la siesta ingresaron a través de un agujero que hicieron en el techo del primer piso y se llevaron $6.000 y prendas. Lo extraño es que el dinero estaba muy bien escondido, por lo cual el atraco lo habría realizado un conocido.

Los dueños de Ru-Yi cerraron el restaurante ubicado en calle Lavalle, de Capital, y se fueron a sus casas después de que los clientes almorazaran. Pero los boqueteros esperaron ese momento para ingresar al local a través del techo; así lograron alzarse con unos $6.000 en efectivo que sus propietarios tenían escondidos. El lugar donde guardaban el dinero era conocido por sólo pocas personas.

Es por ello que Yang Xing Hua, el encargado del patio de comidas, dijo, en su pobre español,que quien les robó el dinero es alguien conocido, que trabaja o ha trabajado con ellos en el local de calle Lavalle 126.

Incluso los habrían estado vigilando hasta que dejaron el restaurante. Sucece que una vez que terminaron de comer todos los comensales del mediodía los mozos levantaron las mesas y se fueron a sus casas,  al igual que los cocineros. Sólo quedó el encargado y la dueña: Huang Xin.

Como lo hacen a diario, guardaron la recaudación en un lugar que sólo conocen pocas personas. Posteriormente a esa rutina ya eran casi las 16 y los dos chinos se fueron a sus casas.

Pero poco después, aproximadamente a las 16.30, según dijo la propietaria, entraron los ladrones a su local. Lo hicieron a través de un boquete en un techo del primer piso que está arriba de la cocina.

En esa habitación el techo no está a más de dos metros del piso, por lo cual los boqueteros también sabían perefectamente por dónde debían entrar. Además, allí el material del techo es fácil de romper.

Por ese sector ingresaron los delincuentes y fueron directamente al lugar donde Huang y Yang esconden el dinero. Pero también se llevaron algunas prendas de los empleados que dejan en el negocio habitualmente y ropa de trabajo.

El encargado llegó alrededor de las18 al patio de comida y descubrió que le faltaba el dinero y también el agujero en el techo. Rápidamente se acercó a la Oficina Fiscal Nº 1, de Capital, y radicó la denuncia del hecho.

Además de la preocupación que tenían los orientales ayer por el dinero sustraídos, se sumaba la situación de saber que quien les robó es —o era— un allegado con conocimientos precisos del patio de comidas y del lugar donde escondían la recaudación.
Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 13:11
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 13:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. SI EL ENCARGADO DEL LOCAL LLEGA A LAS 18 Y DESCUBRE EL ROBO ¿COMO SABIA O DEDUCE LA DUEÑA QUE LOS LADRONES INGRESARON A LAS 16,30 PARA SUSTRAER EL DINERO? ES MUY RARO......O NO. APARTE DEBERIAN HACERLE UNA INSPECCION LOS BOMBEROS O LA MUNICIPALIDAD PORQUE SI EL TECHO ES TAN DEBIL SOBRE LA COCINA NO ME QUIERO IMAGINAR SI SE PRODUCE UN INCENDIO CUALES SERIAN LAS CONSECUENCIAS
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'