Hombres en el supermercado

Otro lector nos deja una reseña de cómo son los hombres dentro del supermercado.

 Que tal lectores del Mendolotudo. Me he puesto a pensar en cada cosa que observo últimamente, en esos momentos en los que uno esta como bocina de avión y hace reflexiones pelotudas, pero lo cierto es que me ha llevado a deducir que uno, poniéndole un poco de onda e imaginación puede determinar el estilo de vida, situación sentimental, sexo y demás teniendo en cuenta las compras que el un hombre hace en el supermercado.

Tenemos, primero que nada, al típico come asado. Este tipo de hombre mayor a los 45 años lo podemos observar muy concentrado en tres zonas específicas del supermercado. La cava, la carnicería y la panadería. Si uno se lo encuentra en la fila de la caja se da cuenta al toque que es un típico come-asado, primero que nada porque carga la panza de embarazado sobre el chango como si fuera un paquete más y también porque lleva solamente tres cosas, pan carne y vino. Este tipo de hombre lo solemos ver fines de semana y uno que otro feriado.

Tenemos también, a una especie confusa, que no sabemos si está casado ó no. Primero que nada, va solo al supermercado. Lleva de todo un poco pero lo notable es que lleva mucho shampoo, cremita, perfumito y enjuague. Hasta ahí estamos indecisos, le miramos la cara, y parece un tipo de 30, más indecisos todavía, volvemos a mirar al chango y notamos productos light. En ese momento comenzamos a sospechar que es cañón. Pero acá es donde se dividen los caminos. Si está en pareja y es bien macho, te vas a dar cuenta porque no tiene ningún tipo de producción femenina o metrosexual, por lo tanto, las compras dudosas son para su pareja heterosexual. Ahora, si te fijas en detalle y tiene ropita combinada, sospechas de cejas depiladas, barba bien afeitada, pantalón un poquito apretado y además huele bien, lamento decirles queridos amigos estamos frente a un verdadero cañón.

Tenemos otro tipo muy común que suele aparecer jueves, viernes o sábados tipo tarde noche. Mirás el carrito, dos fernet, un campari, y un par de porrones. Hasta el momento tenés sospechas de que es un soltero a full y que al parecer tiene grandes planes para la noche, pero no es todo asegurado hasta que levantas la mirada y el hijo de puta todavía tiene ojeras de la noche anterior. Permítanme que les diga que estamos frente a un pendejo soltero en su auge de salidas preparándose para una previa en su casa y para otra noche más llena de alcohol y boliches.

Y por ultimo Tenemos al tipo cuarentón que lleva el anillo, con cara de estar totalmente gobernado y apurado para que no lo llamen cagándolo a pedos. Miramos hacia abajo y encontramos en su carrito lo siguiente: artículos varios, pelotudeces de mujer, muchas pelotudeces de mujer, pañales, talco, cotonetes, algodón, etc. Levantamos la mirada y podemos ver a nuestro compañero digno de compasión dando explicaciones telefónicas de lo demorosa que está la fila del supermercado. Ahí es cuando llegamos a la conclusión de que está arruinado y tenemos un motivo más para decirle no al matrimonio.

Estos son uno de los más resaltantes tipos de hombres que solemos encontrarnos en un supermercado.

Escrito por El Pendejo para la sección:

Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 20:09
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 20:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"