Londres: 8 secretos que todos los turistas quieren conocer

Estas son las respuestas a las preguntas más comunes que se plantean muchos turistas al recorrer la capital británica. Mirá cuales son.

¡Recibí nuestro Newsletter!
Enterate de promociones, sorteos y los mejores consejos para hacer tus viajes mucho más placenteros y económicos.

¿Cómo saber si la Reina está en Buckingham?

Tradicionalmente, la única bandera que se izaba en Palacio era la Royal Standard, la enseña real de la Reina Isabel II como soberana del Reino Unido. Sólo ondeaba cuando la soberana se hallaba en casa y jamás lo hacía a media asta. En 1997, cuando falleció Lady Di, los londinenses no concebían cómo ante tal tragedia el mástil podía estar desnudo, ya que Isabel II se encontraba en su residencia escocesa de Balmoral. La reina mandó cambiar el protocolo y colgar a media asta la Union Jack. Desde entonces, si la reina está en palacio ondea la bandera real, si no está, la de Reino Unido.

Como es más que probable que aunque Isabel II se encuentre en Buckingham no salga a saludar, quizá lo que convenga saber es uno de los espectáculos con más tradición en Londres: todos los días los meses de abril a julio y en días alternativos durante el resto del año.

Londres1


¿Por qué hay un gallo azul en Trafalgar Square?

A escasos metros de la imponente estatua del almirante Nelson, el héroe de la victoria naval sobre la alianza hispano francesa, un robusto gallo azul eléctrico ocupa uno de los cuatro pedestales de la londinense Trafalgar Square. Se trata de una obra de arte diseñada por la artista alemana Katharina Fritsch (1956) en fibra de vidrio, que durante un año y medio ocupará la cuarta peana de la plaza, que se empezó a construir en 1841 y sobre la que se iba a colocar una estatua ecuestre, pero debido a la falta de presupuesto la estatua nunca se llegó a terminar y nunca se colocó.

Durante años nunca se supo muy bien qué hacer con ella y el Ayuntamiento decidió convertirlo en un espacio dedicado al arte contemporáneo donde de forma rotativa se exhiben innovadores creaciones que los propios ciudadanos eligen mediante votación.

Casas del Parlamento, diputado por un día

Todo aquel que quiera comprobar cómo funciona la democracia británica puede pasarse por el Palacio de Westminster y asistir a una de las sesiones de la Cámara de los Comunes de lunes a jueves de forma gratuita. En la tribuna y tras una mampara de cristal se pueden seguir los debates de conservadores y liberales en vivo y en directo y sus populares abucheos. Eso sí, nada de móviles ni cámaras fotográficas. Para aquellos que además quieran conocer los entresijos del palacio, se ofrecen varias visitas guiadas que comienzan cada 15 minutos y tienen 75 minutos de duración.

Londres2


London Eye, el negocio más rentable del milenio

La construcción de este icono del diseño y la ingeniería para conmemorar el cambio de milenio en seguida se adaptó a la escena londinense convirtiéndose en uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, imprescindible en el book fotográfico de los miles de turistas que recibe Londres a diario. Aunque en principio la idea no era mantenerlo de forma indefinida, cambiaron de idea dado el gran negocio económico que habían creado. La impresionante estructura de 10 toneladas está dividida en 32 cápsulas que representan los 32 distritos de Londres. Cada una tiene capacidad para 25 personas. Cada viaje son 30 minutos. Abre todos los días del año.

Los cuervos negros de la Torre de Londres

Este icono de la capital a orillas del Támesis alberga un sangriento y oscuro pasado que lo ha convertido en uno de los lugares donde se han visto más apariciones de fantasmas, algunos de ellos de la realeza. Desde el año 1066 sirvió como una temible prisión donde fueron encerrados personajes ilustres, después pasó a ser un castillo, posteriormente un depósito de armas y hasta durante algún siglo se convirtió en un zoo donde guardaban animales de la realeza. Hoy en día, gracias a sus muros inexpugnables, alberga las famosas joyas de la Corona británica. Pero esta fortaleza además encierra una gran leyenda. El rey Carlos II, quien reinó en la segunda mitad del siglo XVII, difundió un decreto según el cual debe haber al menos seis cuervos siempre en la Torre. La historia dice que el día que los cuervos abandonen la Torre, el reino se desmoronará. Por ello, se les corta un trozo de ala para que no se alejen demasiado del edificio y se les mima con todo tipo de caprichos. Su cuidado cuesta unos 4.600 euros al año.

Tower Bridge Pictures


Tower Bridge, el americano que compró el puente equivocado

Hoy en día, muchos confunden el London Bridge, un puente bastante simple, con el majestuoso Tower Bridge, de color azul, que acapara miles de postales y portadas de guías. Eso exactamente le pasó a un desafortunado comprador americano. En 1962 el Puente de Londres se quedó escaso para soportar todo el tráfico moderno de vehículos que circulaba diariamente a través de él, así que hubo que buscar alternativas. La ciudad tuvo la suerte de que apareciera un acaudalado norteamericano, Robert p. McCulloch, presidente de la petrolera del mismo nombre, dispuesto a comprar el puente y llevárselo a los Estados Unidos, pensando que el puente que compraba era el turístico, el de las dos torres. En abril de 1968 London Bridge fue vendido por 2 millones y medio de libras y desmantelado en bloques numerados y embarcado con rumbo a América. Cuando McCulloch se enteró del error no daba crédito, sintiéndose estafado al desembolsar tal ingente cantidad por un puente sin mayor encanto.

Londres3


El pub de Jack el destripador

A la sombra de Christ Church, el pub Ten Bells poco ha cambiado desde 1888. La última víctima del asesino en serie más famoso de Londres, Jack el destripador, disfrutaba de una cerveza en este pub la noche en que fue asesinada. Allí puede admirarse una pintura que muestra cómo era el barrio en el siglo XIX, el escenario del famoso criminal de la era victoriana. La historia de los asesinatos en Whitechapel es uno de los grandes misterios sin resolver en el mundo y numerosos tours recorren los puntos más siniestros donde el asesino descuartizó a sus víctimas, sin que nadie escuchase ni viese nada. Aunque no se llegó a conocer la identidad del asesino, un reciente libro escrito por una descendiente de las víctimas asegura que el infame criminal no era otro que Sir John Williams, aristócrata y médico de la reina Victoria que llevaba una doble vida.

Brick Lane, la zona más cool de Londres

Si el término vintage nació en algún lugar, éste fue sin duda Brick Lane. Una antigua zona deprimida, en el corazón del barrio bengalí de Londres, se ha convertido en un lugar exportador de tendencias abarrotado de puestos y tiendas de ropa de segunda mano, en buen uso (o no), donde podrá encontrar desde un Louis Vuitton a unos pantalones raídos con el que confeccionar los modelos más trendy, hipster, cool. Las naves industriales se han reconvertido en mercadillos donde nuevos diseñadores presentan sus colecciones entre una muchedumbre desbocada por encontrar el estilo más alternativo, desmarcándose de todo tipo de convencionalismos.

Entre músicos que tocan en vivo, pintorescos personajes sólo visibles en Brick Lane y cazadores de objetos «retro», se venden además muebles, artefactos eléctricos, bicicletas, antigüedades, música, utensilios de cocina, CD, libros, disfraces. Aunque la oferta culinaria en Brick Lane resulta amplísima, más de un centenar de restaurantes indios ofrecen los mejores currys de la capital e infinitos puestos de comida de todo el mundo le permiten viajar sin salir de Londres, la mítica tienda de bagels de lacón con mostaza que abre 24 horas se ha convertido en un templo donde las colas para comprar pondrán a prueba la paciencia de más de uno.


Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|17:10
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|17:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"