¿Seguro de viaje o asistencia al viajero?

Muchos argentinos omiten contratar algún tipo de cobertura cuando salen de viaje. Te decimos cuál es la diferencia entre seguro de viaje y asistencia al viajero

Los viajeros que elige protegerse de eventualidades durante el viaje suele confundir asistencia al viajero con seguro de viaje, dos formatos de cobertura que no son iguales.

A quienes contratan sin saber bien qué, acá van algunos datos útiles. La diferencia entre uno y otro tipo de protección no sólo abarca el elemental aspecto de si lo que se protege son las personas o los objetos, sino también un asunto básico relativo a los tiempos en que la cobertura se pondrá en marcha.

No es lo mismo un conjunto de servicios gestionados por un equipo de profesionales (con un teléfono disponible desde el exterior) las 24 horas, que una determinada suma asegurada a pagar en caso de imprevistos. Es elemental, pero no siempre se tiene en cuenta: ante un imprevisto durante el viaje, la asistencia al viajero actúa en el momento en que ocurre el evento. El seguro de viajes, en cambio, tiene una efectividad posterior.

La principal diferencia entre ambos tipos de cobertura es que mientras la asistencia al viajero ofrece un servicio y asesoramiento directo en el momento en el que la persona lo precisa, cualquiera sea la hora y el lugar, el seguro de viaje consiste en reembolsar el dinero gastado por el asegurado luego del evento que haya tenido que costear, algo que también implica que es el mismo viajero el que debe buscar, por ejemplo, al profesional médico que precise.

Pero de ningún modo el seguro de viajes está planteado como un servicio deficiente, sino que sus objetivos son totalmente otros: su meta es proteger o garantizar, desde el punto de vista económico, las pertenencias de los turistas.

Así es como las aseguradoras de viaje no precisan de una red de prestadores que actúe en tiempo real. Su mecánica de trabajo consiste en recibir y reembolsar los gastos generados ante un inconveniente. Los programas de asistencia al viajero pueden ofrecer mucho más que soluciones en materia de salud, y en este punto la póliza puede, incluso, terminar incluyendo los ítems básicos de los seguros de viaje.

Se pueden obtener seguros por robo o pérdida de equipaje y de cancelación (para recuperar lo invertido si no se concreta el viaje), responsabilidad civil (protege ante imprevistos como daños a terceros), transferencia de fondos en casos de urgencia, asistencia telefónica y overbooking, si el exceso de reservas complica de alguna manera el viaje.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (0)
1 de Octubre de 2016|06:59
1
ERROR
1 de Octubre de 2016|06:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"