Feria del Libro: bajas ventas, más ofertas

En la primera semana del evento literario más importante de la provincia, la mayoría de las librerías y editoriales están vendiendo por debajo del año pasado. Las excepciones y estrategias para recuperarse.

La caída del consumo y la problemática económica se sintieron en la primera semana de la Feria del Libro 2016, cuya sede central está en el Espacio Cultural Julio Le Parc, ya que las ventas, en general, fueron menores a las que se efectuaron el año pasado. Por ello, muchas de las librerías y editoriales incrementaron e intensificaron las ofertas y promociones para reactivar la actividad.

Curiosamente, algunos puestos que trabajan con materiales literarios exclusivamente de autores mendocinos tienen mejores resultados, gracias al interés del público y precios más accesibles.

Entre los stands, indistintivamente del tamaño y la importancia, prima la preocupación por las pocas ventas. Aunque varía la magnitud, en la gran mayoría se detectó una menor cantidad de libros vendidos durante esta primera semana de la Feria que, en comparación con el año pasado, se tradujeron en caídas que oscilan entre el 10 y 30%.

Otro de los puntos coincidentes entre los stands consultados por MDZ es que el público está a la búsqueda de precios y, sobre todo, ofertas, lo que fue detectado rápidamente por los vendedores. Por ejemplo, el puesto de una reconocida librería ubicado en el hall principal del Le Parc ofertó una cantidad sustancial de su mercadería, cuando a inicios de la Feria mantenía prácticamente todos los precios iguales a los de su local comercial.

Feria del Libro con Kodama y Cornejo 9

Hubo opiniones dispares sobre la afluencia de visitantes a la Feria.

Sin embargo, las discordancias se observaron al consultar las causas de las bajas ventas. Si bien muchos atribuyeron la caída del poder adquisitivo y la inflación de los últimos meses, algunos añadieron que "no hay tanta concurrencia de personas, al menos respecto al año pasado, a pesar que hubo mucha publicidad", como dijo un vendedor situado en el hall central. Otros aseguraron que la falta de público se debe, en palabras la encargada de otro stand ubicado en una zona muy transitada del Le Parc, a la "poca promoción de la Feria en los medios de comunicación". Pero hay quienes disintieron y sostuvieron que "gente no falta, sino dinero en sus billeteras".

La contracara

Pero a varios stands parece que les fue mejor. Un caso particular es Payana, una librería abierta hace pocos meses que trabaja exclusivamente con libros escritos por autores de Mendoza. Sandra Flores Ruminot, propietaria de este emprendimiento, aseguró que, si bien no puede hacer comparaciones con otros años porque es su primera participación en la Feria, las ventas han estado "muy bien" en estos primeros días.

Según Flores Ruminot, quien además es actriz de teatro y poeta, las ventas estuvieron traccionadas por la intensa publicidad y las presentaciones de los escritores mendocinos en la Feria. Además destacó los precios de los libros, que en su gran mayoría no superan los 150 pesos.

El puesto montado por Ediciones Culturales también logra un aceptable nivel de ventas, según comentó Fabricio Márquez, encargado del stand. En este caso, la curiosidad de los visitantes es el recurso más efectivo, ya que "pueden interesarles algunos libros y, como están a buenos precios, hay más posibilidades que lo compren".

Si bien en Bruma Ediciones, una editorial mendocina, reconocen que las ventas han bajado respecto al año pasado, hay otros aspectos a valorar. Yamil, el encargado del stand, comentó que "en los días de semana, cuando hay menos público, muchos vienen a consultar precio, aunque pocos son los que compran un libro. Los fines de semana hay más actividad, tanto en visitas como en venta".

Estrategias: ofertas, descuentos y mucha charla

Ante esta situación poco alentadora para la mayoría de las librerías y editoriales, decidieron poner en acción varias estrategias para mejorar las ventas. La más elegida es, sin dudas, las ofertas. Desde rebajas considerables con libros casi al costo (e incluso a pérdida) hasta típicas promociones se multiplicaron en los últimos días. Los descuentos en compras con efectivo o el clásico "redondeo" a favor del comprador también están siendo bastante utilizados

Por ejemplo, en Le Club muchos de los títulos están ofertados por menos de 90 pesos, y también hay promociones por autor: dos libros del politólogo Jorge Asís cuestan 100 pesos. También ampliaron los descuentos del 10% a todos los pagos con efectivo, y los que usan tarjetas de crédito tienen hasta tres cuotas sin interés. Simoncini y Gómez también mantiene el descuento del 10% para efectivo (excepto ofertas) y rebajó precios en varios títulos, con valores que parten desde 60 pesos.

Feria del Libro con Kodama y Cornejo 10

En los últimos días se multiplicaron las ofertas y descuentos.

En el stand del Centro Internacional del Libro (que volvió a la Feria después de tres años) hay promociones 3 x 2 y combos de dos libros por 100 pesos. Por su parte, García Santos oferta numerosos títulos literarios a valores entre 30 y 40 pesos, mientras que posee textos infantiles desde tan solo 10 pesos. En Libros Iván Miszei ampliaron la gama de libros en ofertas, sobre todo incluyendo obras clásicas reeditadas en formatos más austeros pero de calidad, y publicitaron su liquidación con descuentos de hasta 50% en varias obras para niños. Caso particular es Antü donde, además de las clásicas ofertas, se incluyeron sorteos.

En el puesto de Bruma Ediciones hay promociones interesantes: por ejemplo, 50% de descuento en la segunda unidad de libros del mismo autor o editorial, también ofrecen paquetes de tres textos literarios por 150 pesos. Hasta las librerías más pequeñas acuden a estas estrategias con precios más módicos, como tres libros a elección libre por 40 pesos o paquetes de hasta seis obras por valores casi irrisorios.

Algo en común que tienen muchas librerías y editoriales son sus vendedores con actitud positiva y predispuesta a la orientación y, en caso de ser necesario, la recomendación de libros. Mantener un diálogo desestructurado puede ser de gran ayuda para concretar una venta, e incluso varios vendedores (o dueños) aplican un pequeño "descuento extra" al valor final de la compra, ya sea por pedido del cliente o como una "atención".

Mientras desarrollan estas estrategias, los stands aguardan que se incremente el número de visitantes o haya más personas dispuestas a comprar libros. También hay cierta expectativa puesta en dos frentes: la llegada de turistas chilenos (gracias a las Fiestas Patrias trasandinas que se celebran por estos días) y el arribo de varios artistas "convocantes", como Chanti, Felipe Pigna, Liliana Bodoc y Marcos Aguinis.

Más vendidos

Respecto a los libros más comprados por el público en la Feria del Libro, al menos en los stands consultados por este medio, se destacan algunos títulos. Yo acuso, de la diputada nacional Margarita Stolbizer, es uno de los títulos de política más solicitados. Otros libros de no ficción requeridos por el público son Manuel Belgrano, de Felipe Pigna y La comida en la historia argentina, de Daniel Balmaceda; además de obras de autores como Facundo Manes, Bernardo Stamateas y Pilar Sordo.

En el rubro infanto-juvenil, una de las estrellas es el mendocino Chanti, cuyos libros de la colección Mayor y menor son muy demandados por los niños. De las sorpresas destaca Wigetta y los gusanos guasones, de los youtubers Vegetta777 y Willyrex, mientras que Chupaelperro, de Germán Garmendia, continúa entre los mejor posicionados. También destacan las colecciones de Peppa Pig, Gaturro y Matías, además de la clásica Mafalda. 

Sobre la ficción, entre las novedades más vendidas aparecen La noche de la Usina, de Eduardo Sacheri, Nacida bajo el sol de acuario, de Florencia Bonelli y . Sin embargo, los clásicos han sido los más demandados: autores como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Isabel Allende, Wiliam Shakespeare y Edgar Allan Poe son requeridos en las librerías, como así también textos (ficcionados o no) El Principito, El diario de Ana Frank y Orgullo y Prejuicio, por nombrar algunos.

De los autores mendocinos, Rodolfo Braceli es el que más convocatoria concentra, siendo Pautas eneras y El último padre algunos títulos sobresalientes. También se destacaron nuevas obras como Aún siguen cantando, de Roly Giménez y Crónicas de rojo sangre, de Rubén Lloveras. Otros libros con buenas ventas son La buena cocina, de Leonardo Dolengiewich, Malditas mujeres en bicicletas, de Gabriel Vacchelli, y Mendoza en sus letras y sus ideas, de Arturo Andrés Roig, entre varios más.


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (1)
5 de Diciembre de 2016|13:18
2
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La feria ha crecido y presenta actividades culturales muy interesantes. Y es muy bueno que haya salido a otras ciudades. En cuanto a los stands de las librerías comerciales (dejo afuera a editoriales de la universidad y librerías temáticas), no hay novedades: los mismos limitados títulos que en sus negocios y los mismos precios. Falta variedad y faltan ofertas.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016