Feminazismo, el mayor enemigo del feminismo

Curly nos deja su opinión sobre un tema que enciende fanatismo y despierta pasiones siniestras.

 No hay nada que aglutine mejor que el consenso, el dialogo, el entendimiento, dos personas pensantes y racionales, dispuestas a acordar, por mas distintos que sean sus puntos de vista, construyen mucho mas que dos fanáticos encolerizados dispuestos a destruir todo y todos los que se le opongan. Así es como, después de un tumultuoso siglo XX ( no es que el presente sea tranquilo, solo que en retrospectiva) en el que innumerables lideres carismáticos llevaron a sus pueblos al borde de la destrucción (Llámese Hitler, Stalin, Pol Pot, etc.) en los últimos años nacieron lideres que lejos de polarizar el mundo, tratan de unirlo, al menos en teoría. Partamos de la base de que existen posiciones irreconciliables y de que existen personas con las que el dialogo no tiene ningún efecto, sabiendo esto deberían ser aisladas, no por la violencia, sino por la indiferencia, el fanatismo tiende a destruirse una vez que pierde adeptos.

No existe nada que deslegitime mas a un movimiento que el fanatismo, pasa con el yihadismo, pasa con el fútbol, pasa con el feminazismo.

#NiUnaMenos

La problemática de la violencia de género es preocupante, el número de víctimas de violencia intrafamiliar no disminuye, los femicidios aumentan. ¿Por qué? Desde mi punto de vista, confusión, falta de medios, y un machismo encarnado mucho mas grave de lo que se piensa, pero también una mescolanza de conceptos que poco hacen para ayudar a solucionar el problema de raíz.

¿En qué se diferencia el femicidio de los demás homicidios? En que el femicidio se comete en el ámbito privado, la mayoría de las veces por parientes, amantes, padres, novios, esposos. El femicidio excede un mero acto de violencia, asesinar a la persona con la que has compartido tu vida implica un grado de perversión, frialdad y violencia que no se ve en otro tipo de crímenes. ¿Cual seria la solución? Primero que nada, educación, pero no eso de andar metiéndole en la cabeza a tus hijos de que no debe asesinar, estarías presumiendo que los niños son potenciales asesinos; que los varones todos somos potenciales violadores, y lamento decirlo pero aunque a un violador le digas que hacerlo está mal, él continuará haciéndolo. ¿O alguien en su sano juicio cree que el agresor no conoce la maldad de su acto? Educar para evitar este tipo de violencia implica educar en el respeto, brindar cariño, crecer en entornos no violentos, identificar tempranamente signos de violencia. Ya de adulto; y actuando sobre los hechos. Penas duras, durísimas, para la violencia intrafamiliar a todo nivel, mas allá de lo que seria el agravante por el vinculo.

¿En qué falló la marcha?

Si bien trajo a primera plana la problemática de la violencia hacia la mujer, se diluyo, porque lejos de ser capitalizado hacia una mejora real, se quedo en papeles porque en la práctica no se destino nunca el personal necesario para cubrir todos los casos. Se necesitan mas fiscales, mas psicólogos, mas policías capacitados correctamente, sino las leyes quedan en la tinta, porque no hay quien las aplique.

La demonización del varón

El machismo es un mal que aqueja a todos los estratos de la sociedad, sin importar el género, condiciona tanto a hombres como mujeres a cumplir roles impuestos, condena al pibe a no llorar aunque sufra, condena a la piba a planchar aunque quiera ser doctora. Pero existe una enorme diferencia entre machismo y masculinísimo, el masculinismo es un movimiento que busca rehabilitar los valores de una masculinidad consciente, valores inherentes al ser varón; y esto parece chocar de lleno contra el feminazismo, que identifica al hombre con el mismísimo demonio.

Para la feminazi cualquier manifestación de masculinidad es sinónimo de violencia y opresión; el hombre y la heterosexualidad son opresores a los que combatir, subyugar.

El feminismo radical identifica al patriarcado como responsable de todos los males que aquejan al mundo; y el patriarcado es sinónimo de varón heterosexual; o de varón lisa y llanamente.

El rol del varón para este movimiento misandrico se reduce al de mero espectador, cuando mucho. El hombre, el cuidado de su cuerpo, el preocuparse por su aspecto son sinónimos de machismo, de violencia.

Aborto libre, legal y gratuito

Tema complicado si los hay, posturas pro y antiaborto son tan extremas e irreconciliables que han dejado el debate en la nada, sin lograrse ningún avance. ¿Puede existir alguien pro aborto? Es decir, ¿hay gente que esta a favor de extinguir una vida humana? Desde el otro lado ¿hay gente que prefiere una piba muerta que un aborto?

Es un tema largo y complejo, con mil aristas, pero la despenalización del aborto tiene que ir de la mano de una verdadera educación sexual, no tomarlo como un mero tramite. Para esto hay que sentarse a dialogar, excluyendo de la mesa tanto a los que lo plantean como si fuera la extracción de una muela, como los que ponen razones morales-religiosas para oponerse al mismo.

El feminazismo, plantea la despenalización del aborto y convertirlo en una practica libre, olvidando que se pone en juego no una, sino dos vidas.

Micromachismos, o la naturalización de la exageración

Los micromachismos son pequeñas manifestaciones que denotan actitudes machistas, no son tan explicitas como la violencia de género abierta y declarada, pero existen. ¿Cual es el problema? Nuevamente, se confunde cualquier interacción hombre-mujer con micromachismos, el hombre que discute, el hombre que se enoja, el hombre que grita (la mujer que grita no es agresiva, es respondona). Cualquier expresión como "tal o cual es una histérica" es considerada como tal, sin ponderar la circunstancia o si la expresión tiene fundamentos.

¿Es machismo el chiste machista?

No, el chiste machista no es machismo, el chiste, como todo humor consiste en burlarse de las cosas, cuando uno hace un chiste machista en realidad no se ríe de la mujer, se ríe del machismo. El problema surge cuando el que lo dice realmente los cree, o la intención del mismo es herir. Y con herir no me refiero al típico llorón que se queja de los chistes de gordos porque lo es pero se ríe de los chistes sobre judíos. El humor depende de quien lo haga; depende de quien lo reciba.

La abolición de la depilación como bandera de lucha

Al contrario de lo que se cree normalmente, la depilación femenina no es una practica antigua, nace en los 60', junto con la popularización de la minifalda y el bikini, que justamente son símbolos de la liberación sexual femenina. Al comenzar a mostrarse un poco mas de piel, se considero antiestético el vello en las piernas.

La discusión gira en torno a la incógnita de ¿Quien o quienes fueron lo vieron como antiestético? Habiendo transcurrido varias décadas; y sabiendo que el vello en general no es sinónimo de falta de higiene cabe preguntarse ¿Es la depilación un asunto machista? Difícil decirlo, es un tema de gusto, puede desagradarme el vello, estoy en todo mi derecho de que me desagrade, como usted esta en todo su derecho de detestar mi físico, mi persona, va en cada uno la decisión de hacerse eco de las criticas, u obviarlas. Pero es ahí donde el feminismo, el feminazismo en especial fallan, es decisión personal, absolutamente personal. Acusan a la sociedad de imponer normas de belleza, en vez de buscar derribarlas, o convencer al público de que directamente le tiene que chupar un ovario y la mitad del otro lo que el otro vea.

Feminazis vs maternidad y familia

¿Cual es el lugar de la mujer? ¿La casa o el trabajo? El que ella elija, donde quiera estar, con quien quiera estar. Cuando se habla de la dichosa brecha salarial entre hombres y mujeres se toman valores absolutos, y no se toma en cuenta la extensión de la jornada laboral, ni de las carreras elegidas por las mujeres, en términos relativos, la brecha salarial no existe, un hombre y una mujer que ocupan el mismo puesto y trabajan igual cantidad de horas cobran exactamente lo mismo.

El feminazismo se despega del feminismo; y lejos de abogar por la elección libre de la mujer entre ser madre o no, condena abiertamente la maternidad y la familia, porque las identifica automáticamente con machismo, sumisión y conformismo. Para el feminazsimo la madre, la ama de casa, la esposa, son aun peores que los femicidas, porque son la quinta columna que debilita el movimiento por dentro.

La misandria, la feminazi y la avivada del machista

Feminazi no es un termino nuevo, en realidad fue creado por un conservador estadounidense de nombre Rush Hudson Limbaugh, para describir a las proabortistas comparándolas con Hitler, aduciendo que lo que pretendían era realizar un genocidio. El termino evoluciono, fue olvidado y desempolvado en los últimos años con el crecimiento de las redes sociales.

La radicalización del feminazismo parece no ser relevante, porque el movimiento aunque numeroso, no es mayor que el verdadero feminismo, pero como todo fanatismo, provoca la polarización y es frecuentemente aprovechado por violentos para acusar de feminazis a cualquier mujer que luche por sus derechos, o enarbole sus banderas.

Desde mi punto de vista rechazar el feminazismo implica también acompañar y reivindicar las verdaderas luchas del feminismo, y anular la misandria que trae implícito este movimiento.

Opiniones (2)
21 de agosto de 2017 | 23:14
3
ERROR
21 de agosto de 2017 | 23:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buena reseña.
    2
  2. Recordemos que en muchos casos hay tambien violencia de la mujer hacia el hombre, el cual no puede hacer nada ante estos, porque las leyes apañan mucho mas a la mujer que al hombre. Muchos casos de Ni una menos, a veces se originan por hombres que se cansan de soportar los agravios y golpes de sus mujeres, que luego se victimizan en el "Ni una menos..." ante cualquier cosa
    1