5 Tipos de hombres con los que es mejor nunca garchar

Llega la primavera y con ella las ganas de ponerla, pero cuidado señoritas, primero lean esta nota.

 Mientras la primavera da sus primeros coletazos en el océano climático, comienzan a florecer las relaciones entre las personas. Al parecer el calor, acompañado de la facilidad de cargar con menos ropa, nos pone como en un lento estado de ebullición. De esta manera, empezamos a ver que se forman parejitas, o que de pronto hay más oferta y demanda en el mercado de chongos y chongas...

Pero atención, aunque la primavera sea una época propicia para pegarse unos revolcones en busca del tan preciado "amor de verano", pueden darse situaciones que no lleguen a estar del todo buenas.

Para evitar los chascos en el futuro, decidí escribir esta nota para aquellas atentas orugas que en la primavera florecerán en forma de mariposas en busca de alguien que les pegue una dulce, nutritiva y potente garchada.

Elegir al tipo al que te vas a garchar, era difícil hasta ahora. Lo mejor que podés hacer es tirarte a cualquiera, menos a alguno de los 5 tipos de hombres que te voy a describir a continuación:

El Rata: No hablo de mí, claramente (a mí sí me tienen que dar). El tipo rata es el menos conveniente si lo que buscas es disfrutar de lo bueno de la primavera y las temperaturas cálidas. Como es rata, vas a terminar garchando todos los días en su depto. (en el mejor de los casos) o si no, los días en los que sus viejos salgan por el finde.

Con el tacaño, no te vas a poder pegar esos Tours de telo en telo, o vas a tener que ir mitad y mitad con la guita. Tampoco vas a saber nada de los garches bizarros de la época, como ponerla en el cine, o en el camino de algún viaje. Tenés que ser consciente que venimos de ponerla en pleno invierno, y es un bajón estar serruchando mientras cuidas que no se te destapen los pies, aprovechemos el calor.

Como el rata no tiene plata, no te va a invitar a ninguna especie de cena previa al coito, si no que de toque te va a invitar a ver una peli o a que conozcas a su gato, pero cuidado...es una trampa.

Este tipo de hombres, sobre todo en esta época va a querer ligar petes en el parque a mansalva, cogidas en el auto y rapiditos contra algún árbol, pero hija mía, piénsalo un poco, es mejor evitarlo...

Consejo: Decile que amás comer en el Sushi Club

El egocéntrico: Hay quienes dicen que para poder amar a otros, primero hay que amarse a uno mismo. Bueno, en este caso los tipos son unos cebados. Pongamos un ejemplo: Vos vas a estar haciéndole el mejor tanti de tu vida, a pura arcada y lagrimón, y el tipo en lugar de pensar en lo bien que le tirás el fideo, va a estar pensando: "Oh, qué bien le acomodo el pelo mientras la chupa".

El tipo egocéntrico, no capta cuando fingís los orgasmos, por lo tanto después anda haciéndose el que te hizo terminar siete veces en tres minutos sólo "dedeando".

El egocéntrico flashea que tenes la concha enorme y en realidad él tiene un fideo. Al egocéntrico nunca lo vas a tener contento con tu cuerpo, siempre te va a faltar teta o sobrar culo y coger con él, es un favor que te está haciendo.

Consejo: Decile que tiene una cana.

El Feo sentimental: Este creo que es un bajón. El tipo al principio no te atraía para nada, pero cuando empezaron a hablar notaste que era buen pibe, y de ser buen pibe pasó a ser un dulce y cuando quisiste acordar, ya te lo estabas comiendo.

Una cosa fue llevando a la otra y te lo terminaste garchando. Grave error. Como el tipo es dulce pero feo, no te pinta seguir con él, porque querés ver qué onda con otros flacos (como si afuera existiera un lindo dulce y con una poronga enorme) pero ya la cagaste.

El tipo te stalkea, te comenta fotos y comparte canciones en el muro. No entiende tus "Jaaja" ni tus "dale yo te aviso" y sigue insistiendo firme y convencido de que ese garche fue por amor. Las primeras semanas vas a tratar de pilotearla pero su constante asecho dulce va a terminar colmando tu paciencia y lo vas a mandar bien a la mierda, de la peor forma. La historia no va a terminar ahí, porque seguro te lo vas a seguir encontrando toda la primavera y el verano en cada puta previa y te vas a preguntar ¿Para qué me garche a este gil?

Consejo: Nunca le regales una estampita para san valentin que diga "Tu tu tu eres el elegido" y que tenga la foto de un trenecito.

El canchero: Es bastante difícil evitar al canchero, porque parece tener la receta justa con las minas. Al menos una vez por primavera, una mujer sucumbe ante la seductora misa de este espécimen.

El tipo te hace reír, recuerda siempre que te gusta tomar, es atento y hasta se disfraza de cordero bajo el speech de lo que parece ser un "pibe bien". En la cama te va a interpretar los "¡Ahh!", los "¡uhhh!" y los "¡Ay!". De a ratos te va a ir con amor y en momentos te va a entrar con furia.

El canchero tiene timing, facha y sobre todo postura.

Pero, si esta tan bueno como lo describís ¿Por qué no me lo tengo que tirar tío Don Rata?

Fácil, porque sos un número y una aventura. Ni la primera ni la última. Y sobre todo, porque el canchero tiene el poder de tenerte siempre a un mensaje de su cama. Es altamente adictivo y te va a hacer comportarte como una pelotuda, alejate.

Consejo: deciles a todas tus amigas que tiene olor a pija. Esos datos se corren de boca en boca y acabarás con su reputación.

El Tío de Cordoba: Si viene tu tío de Córdoba y te quiere culiar, evitalo. Generalmente los tíos intentan propasarse con sus sobrinas por una extraña costumbre griega.

Si ves que tu tío y vos están pasando demasiado tiempo juntos en el sótano, y le gusta darte de comer en la boca mientras estas atada, mejor aléjate...puede que no sea un buen polvo.

Opiniones (0)
21 de octubre de 2017 | 17:49
1
ERROR
21 de octubre de 2017 | 17:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"