Deportes

La resurrección de Federer: "No me voy a quedar en 13"

El suizo ganó el US Open, su decimotercer título Grand Slam, y quedó a uno del récord de Pete Sampras. Ahora confía en superar al estadounidense.

Destronado, vencido y ya sin el aura de invencible que tuvo durante más de cuatro años, el suizo Roger Federer renació en Nueva York, donde demostró que su era no ha terminado aún pese a que ahora es el español Rafael Nadal quien gobierna el tenis mundial.

Federer toma impulso en su histórico caminar por el mundo del tenis y el lunes "salvó" la temporada en la que se esperaba que ganara el Golden Slam, los cuatro "grandes" y el oro olímpico en Beijing. Al final sólo levantó el título del US Open al batir al británico Andy Murray en la final del lunes por un cómodo 6-2, 7-5 y 6-2 en menos de dos horas.

Un título que devuelve al suizo la confianza, vapuleada por el torbellino Nadal, y que le permite sumar su decimotercer título Grand Slam y situarse a sólo uno del récord del estadounidense Pete Sampras.

"Estoy seguro de que no voy a quedarme en 13", dijo el número dos mundial tras la final aplazada por la lluvia.

Un suspiro de alivio debió exteriorizar al lograr el único gran título de la temporada tras haber caído en semifinales en Australia y haber perdido los partidos decisivos de Roland Garros y Wimbledon ante Nadal, que además le quitó el número uno. En Pekín se conformó con el oro en dobles. En individuales se lo llevó también el español.

De repente, Federer se siente renacer y recupera la sonrisa, mirando con optimismo el futuro. Ahora toca descansar y luego encarar la parte final de la temporada con los torneos indoor de Estocolmo, Basilea, Madrid y París, en octubre, y el Masters de Shanghai en noviembre.

Una ardua tarea aguarda al suizo, que aún tiene mucho que hacer si quiere cerrar el año 2008 como número uno. La pugna con Nadal continúa y el tenis lo agradece.

"El tenis está ahora en un gran momento", dijo Federer, ganador de 56 títulos. "Tenemos jugadores increíbles y mucho juego limpio en la cancha. Me encanta el circuito. El público hace que merezca la pena", dijo tras levantar su quinto US Open seguido.

Federer, de 27 años y que estuvo 237 semanas como número uno, no paraba de besar la copa, quizás por lo que supone de resurrección. "Tiene otro sabor, ahora puedo afrontar lo que resta de temporada de manera más relajada", dijo el primer hombre desde que lo hiciera Bill Tillden en 1924 en ganar cinco títulos seguidos en Flushing Meadows. Esa misma marca la tiene en Wimbledon, por lo que es el primero de la historia en ganar cinco trofeos consecutivos en dos de los "grandes". Sólo le queda por superar la marca de Sampras.

"He pasado un año muy duro en cuantoa emociones", admitió Federer, que en Nueva York recuperó la fortaleza física que necesitaba y la mantuvo todo el torneo.

"Tuve por momentos la sensación de que de nuevo era invencible", confesó el suizo, al que el oro en dobles en Pekín le renovó la motivación. "Me siento orgulloso de haber mostrado mi mejor tenis en los partidos importantes", agregó.

El número dos mundial cree que se ha dramatizado demasiado por su mala temporada. "No ha sido tan mala como se ha presentado. En los Grand Slams ha ido bien, eso no se puede olvidar", dijo el suizo, que jugará en casa para evitar la relegación de Suiza en el Grupo Mundial de la Copa Davis.

"He perdido contra el más grande que haya visto nunca el tenis", dijo rendido Murray, nuevo número cuatro del ranking, tras disputar su primera final de Grand Slam. Había perdido contra Federer, el resucitado.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|16:28
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|16:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic