Una esperanza para la ballena gris

Gracias a una cooperación entre ecologistas y una empresa petrolera, la población de este cetáceo en crítico peligro de extinción puede recuperarse.

La ballena gris del oriente ruso, una especie en peligro crítico de extinción, experimentó una esperanzadora recuperación gracias a la colaboración entre una empresa petrolera con científicos y conservacionistas para minimizar el impacto de su actividad.

Este alentador caso de cooperación entre un gigante de la industria petrolera con investigadores y activistas fue presentado en el Congreso Mundial de la Naturaleza, que se celebra hasta el 10 de septiembre en Hawai.

La iniciativa arrancó hace 12 años promovida por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), WWF y el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW).

En 2004, la UICN creó un grupo de trabajo sobre la población de la ballena gris en el extremo oriente de las aguas de Rusia, respondiendo a una creciente preocupación por los planes de expansión de la petrolera Sakhalin Energy en el mar de Ojotsk y su impacto potencial sobre esta especie de cetáceo en peligro crítico.

Por su parte, el movimiento ecologista, que se oponía a la perforación en esa zona, consiguió finalmente que los prestamistas de la petrolera establecieran toda una serie de condiciones de mitigación de su acción para poderle otorgar el préstamo.

Entre esos requerimientos estaba el que Sakhalin Energy financiara a un equipo científico independiente coordinado por la UICN, que formulara recomendaciones para sus operaciones.

En los últimos doce años la petrolera llevó a la práctica el 90 por ciento de las 539 recomendaciones que le hicieron científicos y conservacionistas, entre otras, modificar el trazado de su oleoducto para minimizar el impacto y la alteración causada en las zonas de alimentación de las ballenas.

Además, la multinacional también siguió las recomendaciones de los conservacionistas para ejecutar sus estudios sísmicos en zonas de menor impacto.

El resultado, según los científicos que han participado en el estudio, es que la población de esta especie al borde de la extinción "está mostrando lentos indicios de recuperación".

Así, desde que la industria colabora con los conservacionistas la población de ballena gris en aguas del extremo oriente de Rusia ha aumentado entre un 3 y un 4 por ciento anualmente, pasando de 115 animales en 2004 a 174 en 2015.

"Lo que empezó hace 12 años como respuesta a un conflicto creciente entre los ecologistas y la industria petrolífera y gasífera por una población de ballenas en peligro crítico ha redundado en beneficios múltiples para la conservación y para la empresa", indicó durante la presentación del informe Inger Andersen, directora de la UICN.

No obstante, el informe de los científicos también incide en que la cooperación y la participación del resto de la industria de la región, incluyendo empresas del sector petrolífero, gasífero y pesquero, "son cruciales" para garantizar la aplicación de prácticas óptimas y la protección de ésta y otras especies marinas a largo plazo.

"El aumento anual de la población de ballenas es esperanzador, pero su recuperación a más largo plazo requiere que un número mayor de compañías de la región se sumen a este esfuerzo," explicó Doug Nowacek, uno de los científicos que ha participado en el estudio.

Fuente: Télam


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|12:15
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|12:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016