Nuevo concurso para "ilustrar" nuestro patrimonio

La convocatoria de la Secretaría de Cultura estará abierta hasta el 17 de septiembre, y las obras ganadoras serán expuestas en el ECA.

La Secretaría de Cultura, a través de la Dirección de Patrimonio Cultural y Museos, abrió la convocatoria para el Concurso Provincial de Croquis "Patrimonio Ilustrado", destinado a profesionales y no profesionales que residan en nuestra provincia. Para este concurso se busca destacar, redescubrir y revalorizar el patrimonio y paisaje de las diferentes localidades y del ambiente urbano y rural, la arquitectura local y el espacio público.

En este caso, se propone el croquis como medio artístico de interpretación y como herramienta de comunicación de los valores patrimoniales y ambientales que se desean rescatar y difundir.

Los temas entre los que podrán trabajar los representantes se encuentran: edificios, sitios y monumentos que conforman el patrimonio cultural del lugar, como así mismo edificios y sitios de valor arquitectónico, histórico y paisajístico, emplazados en cada Distrito Cultural (Norte, Sur, Valle de Uco, Este y Región Metropolitana) de la provincia.

La inscripción se realizará el sábado 17 de septiembre, en la Dirección de Cultura de cada departamento, mediante el llenado de una ficha que tendrá el carácter de declaración jurada. Las bases del concurso pueden ser descargadas del sitio web de la Secretaría de Cultura.

Posteriormente un jurado evaluara las obras, tanto por su valor documental, como por el valor expresivo que refleje el espíritu de una época y su significación patrimonial.

La inauguración de la muestra y entrega de premios a los trabajos ganadores, se realizará el viernes 23 de septiembre, a las 20, en el Espacio Contemporáneo de Arte (ECA), ubicado en calles 9 de julio y Gutiérrez, de la Ciudad de Mendoza. 


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|01:58
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|01:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Volviendo el tiempo atrás y previa colonización española, las tierras en rededor al Pasaje San Martín pertenecían a los caciques Allaime al oeste y Tabalque al este de calle San Martín. Con la llegada de Francisco de Villagra a fines de 1550 y su posterior enfrentamiento con Huchiquimi en Taitaquen (El Bermejo, Guaymallén) los huarpes son sometidos y la zona queda bajo la jurisdicción del Cabildo de Santiago de Chile. En noviembre de 1552, el gobernador Pedro de Valdivia hace merced de las encomiendas (grupos de aborígenes sometidos) del valle de Mahuelturata (Uspallata), Huantata (Gran Mendoza) y Huanacache (Lavalle) en favor de Juan de Cuevas. Después de explotar la zona durante 10 años y bajo constantes amenazas de Cuevas y Rodrigo de Araya, el gobernador García Hurtado de Mendoza se decide a fundar una ciudad y envía a Pedro del Castillo al mando de una expedición, y el 2 de marzo de 1561, funda la Ciudad de Mendoza Nuevo Valle de Rioja en lo que hoy es El Bermejo; y hace entrega de la encomienda del cacique Tabalque al capitán Lope de la Peña. En el interín en que Castillo se encuentra en Mendoza asume como nuevo Goberndor de Chile, Francisco de Villagra; a fin de año, organiza una nueva expedición y al mando de ella, Juan Jufre. En esa expedición venía el escribano Tomás Nuñez en nombre de Cuevas con la idea de reclamar la encomienda del cacique Tabalque. Jufre traslada la ciudad a dos tiros de arcabuz y funda el 28 de marzo de 1562, la Ciudad de la Resurrección Provincia de los Guarpes, en los terrenos del cacique Tabalque; a su vez, le quita la encomienda dada por Castillo a Peña y se la entrega a Cristóbal de Buiza y Hernando de Robles. En 1563, el procurador Antonio Chacón, solicita al Cabildo de Santiago de Chile se le haga merced (usurpación) de 80 cuadras de largo y ancho entre las acequias de Tabalque (calle Salta al este) y Allaime (calle Belgrano o Tiburcio Benegas al oeste) y calles Peltier al sur y Maipú al norte (una parte serían a posteriori la Hacienda y Viña de El Carrascal). En agosto, las tierras en cuestión le son regaladas a: Antonio Chacón, Alvaro Ortiz Rengel, Hernando de Robles, Juan de Coria Bohorques, Ursula de Araya, Gabriel de Cepeda, Juan de Maturana y otros. A partir del fallecimiento del capitán Maturana y al no tener herederos conocidos, sus tierras y encomiendas quedan en poder del Cabildo de la Resurrección, y por subasta pública son rematadas en la Plaza Mayor (plaza Pedro del Castillo) y son adquiridas por Gabriel de Cepeda. El 29 de noviembre de 1564, el gobernador Pedro de Villagra y el escribano del Cabildo de Santiago de Chile, Diego Ruiz de Olivier, hacen merced a Diego de Velazco de la encomienda del cacique Allaime, y en la Provisión Real emitida dice: "y mando a las justicias de Su Majestad que son o fueren en la ciudad de la Resurrección o de Mendoza" etc, etc; por lo que la ciudad comienza a retomar su nombre original. En 1572 el Cabildo de Mendoza hace merced de unas tierras a Martín Pérez de Mercotegui con frente a las tierras del cacique Tabalque y que habían sido adquiridas en remate por Gabriel de Cepeda. En 1585 el Cabildo de Mendoza hace merced de tierras al clérigo Hernando de Jesús, linderas con las tierras de Juan de Coria Bohorques y Ursula de Araya, que corre entre las tierras del cacique Tabalque y Sevecho. A medidados de 1590, fallece Bohorques y sus tierras son heredadas por sus hijos: Beatriz, Lorenza, Inés, Juana, Lorenzo, Francisca, Alonso, Juan Hilario y María Mayor. En junio de 1591, en la ciudad de La Serena (Chile) el capitán Alvaro Ortiz Rengel dicta su testamento en favor de su esposa Isabel de Aguirre; por el cual, le deja en herencia una chacra en el ejido de la ciudad (cercano al casco urbano), colindante por la parte de arriba con la chacra que fue de Hernando de Robles y que había sido heredada por su esposa Luisa de Alpuche, y por la parte de abajo con la chacra de Antonio Chacón y que tienen frente a la acequia y tierras de Allaime. En marzo de 1597, Isabel de Aguirre le vende en 112 $ a su vecino Antonio Chacón, la chacra que había recibido por herencia de su marido Alvaro Ortiz Rengel; siendo rubricado el acto por el escribano Juan Bautista Campos en la ciudad de La Serena. Chacón entrega las tierras en dote a su hija Inés Chacón para el día que contraiga matrimonio. Para el año 1599 hay una gran pestilencia en Mendoza y los vecinos se encomiendan a Santa Mónica de Hipona (madre de San Agustín) para aplacar las iras divinas sobre la ciudad. En poco tiempo cesa la pandemia y los vecinos agradecidos prometen construir una ermita para la Santa. Además, es enviada una solicitud al Arzobispado en Chile, para que por su intermediación se hagan los trámites necesarios, para que la Orden de San Agustín se afinque en Mendoza. Ese mismo año, la hija del difunto escribano Bohorques, María Mayor, contrae matrimonio en Chile con Juan Amaro de Ocampo. En agosto de 1602, Antonio Borjas tutor de los hijos de Baltasar de Arce y Ana Hernández (difuntos) solicita al corregidor Juan Luis de Guevara vender la Viña de El Carrascal que pertenece a los hijos menores de 25 y mayores de 14 años: Hernando de Arce, Gregoria de Arce y Lorenzo Hernández, con previa autorización del alcalde Alonso de Reinoso. La venta se hace por 80 $ a Francisco Bravo. En mayo de 1608, el regidor Pedro de Zárate es nombrado en el cargo de Mayordomo de la ciudad con el objetivo que se haga cargo de la obra de la ermita de Santa Mónica, que ya está en construcción, para que la termine lo antes posible. En diciembre de 1614 en Santiago de Chile por fallecimiento de Francisco Bravo, el capitán Juan Fernandez de Córdoba remata la Viña de El Carrascal, la que es adquirida por Juan Amaro de Ocampo y María Mayor de Coria Bohorques en 500 $. En 1626 llega a Mendoza la Orden de San Agustín. En 1628 las autoridades del Cabildo de Mendoza, le venden a Gregorio de Arce, una tierra que le pertenece a la ermita de Santa Mónica y que no es utilizada. Arce paga con una campana que le costó 40 $ y además 20 reales en efectivo. En 1629, se inicia la construcción del Canal Tajamar (aquí tengo algunas dudas en el año) a raíz de un conflicto con los clérigos de Santo Domingo por la acequia de Tabalque que pasaba por el frente del templo y habían tapado, inundando la ciudad. En 1630, Juan Amaro y María Mayor donan al vicario Bartolomé de Arenas, de la Orden de San Agustín, las tierras contiguas a El Carrascal, con la condición que se construya una iglesia bajo la advocación de San Nicolás de Toletino (antes calle San Nicolás hoy calle San Martín y Rivadavia aproximadamente). En noviembre de 1632, Inés Chacón viuda de Bartolomé de Rojas y Puebla, residente de la ciudad de Santiago de Chile, le vende a Juan Amaro de Ocampo la chacra que había recibido de su padre Antonio Chacón en dote. En marzo de 1633, ante el alcalde ordinario Valentín Fernández de Córdova, se presenta Gregorio de Arce, tesorero de la Santa Cruzada, para demandar al capitán Juan Amaro de Ocampo por la posesión de la Viña de El Carrascal, que había heredado de sus padres Baltasar de Arce y Ana Hernández, junto con sus demás hermanos y que su tutor Antonio Borges vendió a Francisco Bravo. Juan Amaro declara que la venta se realizó en almoneda y con información de utilidad como consta de los recaudos que presenta y que, por lo tanto, debe condenarse con costas a Gregorio de Arce como temerario litigante. El alcalde ordinario, Mauricio Bravo de Naveda, dicta sentencia dando por buena la venta que hizo Antonio Borges, tutor de Gregorio de Puebla y de sus hermanos, el demandante apela y se presenta ante la Real Audiencia de Chile. En abril de 1634, el Tribunal confirma la sentencia de primera instancia pasada en autoridad de cosa juzgada y al efecto la Real Audiencia, con fecha 31 de diciembre, dicta Real Provisión para que Gregorio de Arce pague 598 reales a que ascienden las costas del juicio. En abril de 1640, Juan Amaro y María Mayor dictan su testamento, siendo rubricado y legalizado el acto por el escribano Lorenzo Ramón. En noviembre de 1645, Juan Amaro se reúne con el alcalde Juan Luis de Guevara y presenta una ampliación de su testamento. A fin de año fallece Juan Amaro; todos los bienes quedan en manos de su esposa María Mayor. En agosto de 1648 fallece María Mayor y se abre su testamento. La chacra que su marido Juan Amaro le había comprado en 1632 a Inés de Chacón y que a su vez había sido comprada por su padre Antonio Chacón en 1597 a Isabel de Aguirre, viuda de Alvaro Ortiz Rengel; son dondadas al Convento de San Agustín en Santiago de Chile, para que se funde un convento de la Orden en Mendoza. El 13 de agosto el alcalde Juan Zacarías de la Sierra y Morales emite un documento en donde dice que los bienes de María Mayor han sido donados a la Orden de San Agustín para la fundación de un Convento y que deben ser entregados al padre Andrés de Morales. En agosto se notifica a Cristóbal Rodriguez de Ocampo, albacea de María Mayor y tesorero de la Santa Cruzada de Mendoza y San Luis, para que entregue la Viña de El Carrascal. Fray Juan Bautista de Cervantes se entrevista con el alcalde Sierra y le informa que Rodriguez de Ocampo no quiere entregar la Viña de El Carrascal y lo declara en rebeldía. En setiembre se inicia el juicio por los bienes de la Hacienda de El Carrascal. En mayo de 1649 la Real Audiencia de Chile ordena a los albaceas entregar la Hacienda de El Carrascal y todos sus bienes: casas, cuadras, cercados, viñas, bodega, vajilla y cuartos de vivienda, una estancia para ganados a 15 km de la ciudad, veinte piezas de esclavos y muebles, a los padres de la Orden de San Agustín. Para el año 1699, siguen en litigio judicial las tierras de El Carrascal que habían sido donadas por Juan Amaro de Ocampo y María Mayor Carrillo Bohorques a la Orden de San Agustín. La demanda es entablada por Bartolomé de Figueroa y Villegas, quien dice ser el verdadero dueño de las mismas. El corregidor Nicolás Francisco de Retana el 24 de setiembre, solicita se exhiban los títulos de los Urbina, antecesores de Villegas en el dominio de la chacra y en mérito de ellos demanda, con fecha 11 de noviembre, dar posesión de las tierras al Convento de San Agustín. Villegas apela la resolución ante la Real Audiencia de Chile y en agosto del año 1700 pide la nulidad de lo actuado por el corregidor Retana. En 1825 la Orden de San Agustín se queda con un solo sacerdote; en concecuencia y por una ley que obligaba a las Ordenes Religiosas contar con un mínimo de dos curas, los terrenos de la Hacienda de El Carrascal pasan al Gobierno de Mendoza. En 1835 muere fray José Manuel Roco y concluye la presencia de la Orden de San Agustín en Mendoza. El 3 de marzo de 1852 asume el cargo de gobernador de la Provincia de Mendoza, Pedro Pascual Segura, quien contrata al ingeniero agrónomo Michel Pouget y crea la Quinta Agronómica (vivero) en los antiguos terrenos de la Hacienda de El Carrascal, importando los primeros varietales de vides trepadoras. El 20 de marzo de 1861 a las 8:36 horas, se produce un terremoto que arrasa con el 65% de la población mendocina y de un total de 8.700 habitantes sobreviven 2.600. Es de una magnitud de 7,2º (Richter) y de una intensidad de IX (Mercalli). El 12 de marzo de 1864 se sanciona la Ley de "Pueblo Nuevo de San Nicolás" para la reconstrucción de Mendoza, reubicándola en los terrenos de la antigua Hacienda de San Nicolás o El Carrascal, y que habían sido sus dueños originales los caciques Tabalque y Allaime. (Fuentes: Archivo Nacional de Chile y Archivo General de la Provincia de Mendoza, no transcribo los números de documentos porque son muchísimos). Saludos.-
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016