¿Por qué el precio de la carne no baja?

En los últimos meses el Gobierno habría generado las condiciones necesarias para reactivar la industria de la carne, sin embargo el precio sigue subiendo.

 En los últimos meses el Gobierno dispuso todas las ayudas para la industria de la carne a fin de que se reactive el sector y se frene la escalada en el precio, sin embargo, los cortes acumulan aumentos del 50% y el consumo se ubica en los mínimos históricos.

La quita de las retenciones, el sinceramiento cambiario y el fin de las trabas para exportar fueron las variables que reclamaron desde el sector y que les fueron otorgadas. Sin embargo, el nivel de actividad arroja números negativos.

De acuerdo con IProfesional, "faena, producción, exportaciones, consumo y precios están arrojando datos adversos"y la Cámara Argentina de la Carne (CICCRA), informó que entre enero y julio se faenaron 6,56 millones de cabezas de ganado lo que significó una retracción interanual del 7%.

Según Miguel Schiariti, presidente de la entidad, "se trató del cuarto peor registro de losúltimos 37 años", sólo en debacle económica de 1989 la faena fue inferior a la que se registra actualmente.

En el campo de las exportaciones, la recuperación ese lenta y los envíos hacia algunos destinos que habían sido descartado por falta de condiciones económicas, sin embargo y pese a que estas han mejorado los números actuales son inferiores a los que se veían en los años en los que Guillermo Moreno frenaba los envíos al extranjero.

Sin embargo para los exportadores todavía es caro exportar y el tipo de cambio está retraído si se compara con el de otros países de la región.

De acuerdo con IProfesional, el economista Juan Manuel Garzón, de Fundación Mediterránea explicó que "hasta junio, el novillo para exportación con sello argentino costaba u$s1,97 por kilo, entre un 30% y un 34% más que en Brasil y Uruguay, donde se pagaban u$s1,47 y u$s1,51, respectivamente".

 En cuanto al consumo interno, la demanda per cápita de los últimos doce meses está en 57 kilos, lo que significa 2,4 kilos menos que en el año anterior, cercano a los 53,4 kg que se registraron en 2011, cifra en la que se ubicó el mínimo histórico de la última década.

Igualmente, Schiariti explicó que el bajón del consumo de carne vacuna se hace menos evidente porque hoy el argentino busca sustitutos en el pollo o el cerdo.

Ante esto, el sector ganadero retiene vientres, es decir que no envía al matadero a las vacas para que puedan ser preñadas y así incrementar la producción. Esta decisión que es positiva para sostener el negocio a largo plazo, es negativa para la industria frigorífica y para los consumidores.

"En la actualidad, según Schiariti, hay en existencia unas 51,5 millones de cabezas. En 2006 se llegaron a contabilizar 60 millones de animales. Sin embargo, tras las sucesivas intervenciones del gobierno kirchnerista, se produjo una fuerte caída del stock, que llevó el rodeo a tocar el piso de 48 millones de cabezas", se explica en el mismo diario. 

De esta manera, el negocio necesita recuperar animales, y la oferta decae, con lo que el precio aumenta. Con el tiempo, los especialistas esperan que se empiece a recuperar la oferta de animales para faena y la carne se vuelque al mercado a mejores precios.



Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 05:07
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 05:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho