Catamarca gastronómica

La provincia del Noroeste fue sede del primer taller del "Plan cocinar", creado por el Ministerio de Turismo de la Nación para impulsar el atractivo de la cocina típica de todas las regiones del país y posicionarlo a nivel internacional.

¡Recibí nuestro Newsletter!
Enterate de promociones, sorteos y los mejores consejos para hacer tus viajes mucho más placenteros y económicos.

El programa "Plan cocinar", impulsado por el Ministerio de Turismo de la Nación, llevó a cabo su primer taller en San Fernando del Valle de Catamarca, con el objetivo de impulsar la "fuerte identidad" de la gastronomía autóctona catamarqueña. Se trata del primero de los 23 encuentros previstos para revalorizar el patrimonio cultural -que incluye los platos típicos, sus recetas ancestrales y modos de preparación- de todas las regiones del país. El nuevo Plan Estratégico de la Cocina Argentina apunta a posicionar la cocina local a nivel internacional.

Participaron del taller representantes de todos los municipios de la provincia, productores, chefs, cocineros, docentes, empresarios y empleados del rubro gastronómico.

El proyecto también prevé la realización de seis Foros Regionales de Planificación y Desarrollo del Turismo Gastronómico, la elaboración del Mapa del Turismo Gastronómico en la Argentina y el lanzamiento de un posgrado en Cocina del país.

La rica diversidad de productos y sabores de la gastronomía catamarqueña incluye entre sus mejores exponentes los tamales, la tortilla (pan sin levadura cocinado al rescoldo; a la de acemita se agrega chicharrón molido y grasa), tulpo (harina de maíz cocida en agua, con grasa de oveja y sal), locro, matambre relleno con verduras, quesillo, poliada, jugote, dulce de zapallo y la exquisita empanada, que lleva carne cortada con cuchillo, papa, cebolla, ajo picado, grasa de pella, pasas de uva sin semilla, aceitunas verdes picadas, sal, pimienta, ají molido y huevo.

En cuanto a las bebidas, se destacan la aloja (una especie de cerveza de algarroba blanca), la añapa (jugo de algarroba blanca o negra molida con agua y azúcar) y el arrope, un refrescante jugo de uva y tuna que, en algunos casos, se prepara con chañar o mistol.