Datos: las variables económicas que asemejan a Macri y Kirchner

Macri y Néstor Kirchner tienen un récord respecto a las reservas del Banco Central. En los primeros 8 meses de Gobierno, el Presidente frenó la emisión monetaria. Sin embargo la inflación sigue alta.

Inflación, inversiones, gasto público, emisión de dinero. Variables que son complejas de entender pero que son fundamentales para analizar la situación económica del país. Y también para comparar gesitones.  Al menos en Argentina, desde 1983, el exceso de emisión monetaria ha provocado inflación y también estancamiento económico y del empleo, deterioro social e inestabilidad cambiaria. ¿El actual gobierno va por el mismo camino?

Por ejemplo, entre 2010 y 2014, en Chile hubo más crecimiento (en %) de reservas que de emisión (17,4 vs 11,8), el dólar se mantuvo estable en ese período y la inflación anual en cada uno de esos cuatro años fue  4,4,%, 1,4%,  3% y 4,6%. En Argentina, en el mismo período creció (en%) la base monetaria (29%), las reservas por año retrocedieron -13% -según un cálculo de IDESA-  y la inflación anual fue de 25,9%, 24%, 26%, 23,3% y 28,5% (IPC Congreso). A simple vista hay una correlación entre la variación de base monetaria, reservas e inflación. 

¿Cómo fueron los primeros ocho meses de los presidentes argentinos desde 1983?

Para comparar la situación actual, se puede comparar lo que pasó en otros gobiernos al inicio de cada gestión.   

La base monetaria varió así (en %): +64,3 (Alfonsín), +32 (Duhalde), +30,9 (Néstor Kirchner), +7,48% y +20,7 (Cristina Kirchner),  +15,2 y +1,7 (Menem, primer y segundo mandato, respectivamente),  9,7 (Macri) y -17% (De la Rúa). 

Las reservas: + 26,33 (N. Kirchner), + 23,6 (Macri),  -2,6 y +19,5 (Menem), + 6,5 (Alfonsín), 3,7 y -2,82 (Cristina Kirchner, primera y segunda presidencia, respectivamente), +1,7 (De la Rúa) y -36 (Duhalde).   

  


Un tercer elemento de análisis: la relación entre los pesos emitidos por cada dólar en el sistema financiero (dólar convertibilidad) con el dólar oficial. Es la moneda argentina con respaldo.

En los primeros 8 meses de Néstor Kirchner, el dólar oficial bajó diez centavos (de 2,9 a 2,8 pesos la unidad) y los pesos emitidos por cada dólar en el Banco Central pasaron de 3 a 3,25 pesos (25 centavos más). En tanto, las reservas subieron  26,33% pero la base monetaria (emisión de dinero), aumentó más: 30,6. El año anterior (2004), la inflación anual había sido 4,4% y 2005 cerró en 9,8%, es decir, se duplicó y más.  

Algo parecido sucedió en los ocho meses iniciales del primer gobierno de Cristina Kirchner, con un dólar oficial que bajó diez centavos (3,2 a 3,1 pesos) y un dólar convertibilidad que creció ocho centavos (2,08 a 2,16 pesos); las reservas aumentaron 3,7% y la base monetaria, mucho más:  7,48%. Inflación en 2008: 7,2% para el gobierno y 23,8% para las consultoras privadas. Ocho meses después de resultar reelecta, el 10 de agosto de 2012, el dólar oficial pasó de 4,3 a 4,6 pesos y los pesos emitidos por cada dólar en el sistema financiero empezaron a tomar distancia: de 4,39 a 5,71 pesos. En esos meses, las reservas habían caído -2,82% y la base monetaria se había disparado un 20,7. La inflación anual pasó de 24 a 26%

En septiembre de 2002, Duhalde ya había aplicado la más dura devaluación que hoy los argentinos recuerdan y desde enero de ese año hubo un notorio retroceso de reservas (-36%) y un abundante caudal de emisión de pesos  (+32%). En el final de la convertibilidad, la Argentina pasó de -1,1% de inflación anual (2001) a 40,9% (2002). or eso cunado Kirchner asumió El llamado "trabajo sucio" ya estaba hecho.

En marzo de 1990, en el 8ª mes de su primera presidencia, Carlos Menem intentaba bajar la hiperinflación (3.079,5% en 1989 y 2314% en 1990). Desde que había asumido en julio de 1989, las reservas habían caído 2,6% y la base monetaria había ascendido 15,2%. La diferencia entre el dólar oficial de entonces y el dólar convertibilidad se multiplicó casi por cuatro. 

El caso de los primeros ocho meses de Macri tiene la siguiente particularidad: a diferencia de los ex presidentes nombrados, logró incrementar más las reservas (23,6%) que la emisión de dinero (9,7%). Y lejos de aumentar la diferencia entre dólar oficial y dólar convertibilidad, acortó la enorme brecha de ambas, heredadas por el gobierno peronista de Cristina Kirchner de 25 a 21 pesos por cada dólar emitido. Aunque esto le significó el gran costo de la inflación, tras la devaluación de diciembre último.

Conclusiones

1. Mauricio Macri (en cantidad) y Néstor Kirchner (en porcentaje) fueron los presidentes argentinos desde 1983 que más aumentaron las reservas internacionales en sus primeros ocho meses de gobierno.  El actual mandatario  sumó: 7704 millones de dólares, mientras que el santacruceño agregó 3.950 millones. Se entiende como 8 meses exactos desde que ambos asumieron.  

2. En el otro extremo, Eduardo Duhalde y Cristina Kirchner (2° presidencia). En el caso de la ex presidenta arrancó en diciembre de 2011 con U$S 46.443 millones y en agosto de 2012 había en el Central U$S 45.113 millones: en ese lapso se perdieron  U$S 1.300 millones de reservas internacionales (-3,8%). Por otra parte, Cristina Kirchner será recordada por haber dilapidado más reservas internacionales (U$S 27.792 millones), de las que dejó en el último día de sus ocho años de gobierno, (la diferencia es la resta entre el pico histórico de U$S 52.654 millones del 26/1/2011 y  U$S 24.862 millones del 10/12/2015).  

3.   Si bien este informe pone en evidencia que el gobierno actual lleva una gestión más ordenada en el Banco Central que los anteriores, la inflación -pese a estar bajando- persiste porque se arrancó con una base monetaria muy elevada, reservas muy bajas y una enorme brecha entre dólar oficial y dólar convertibilidad: hasta el momento logró bajarla sólo de 25 a 21,1 pesos  por cada dólar emitido en el sistema financiero .

4. Por un lado se terminó con el cepo, Argentina salió del default y empieza a bajar la inflación. Sin embargo, si la emisión empieza a crecer y la diferencia entre dólar oficial/dólar convertibilidad, en lugar de acortarse se da vuelta y sigue el mismo recorrido de los gobiernos anteriores, será difícil cumplir con el objetivo de bajar la inflación para poner la economía en orden. ¿Y qué atenta contra esta meta? 

- Es una buena noticia para las provincias los 37 mil millones de pesos que el Gobierno les pagará este año para empezar a cancelar lo que la Nación les quitó de la Coparticipación (15% desde 1998) para la ANSeS. Hay que ver si esto se hará con impresión de billetes.

- Los 53.700 millones de pesos de dólar futuro que el Banco o Central canceló en junio último (por el que la ex presidenta Kirchner se encuentra procesada) por lo visto no logró revertir el equilibrio reservas-base monetaria. Sin embargo, por el error de gestión que permitió a la Corte Suprema agregar más toneladas de peso a la herencia K con la continuidad de los millonarios subsidios a la energía, se achican las posibilidades de escoger otra alternativa que no sea emitir más. Estiman que el "no" al tarifazo le costará al Estado entre $30.000 a $40.000 millones más, un 0,7% más de déficit en el PBI.

El Gobierno admitió que el déficit de 2017 será mayor al 3,3 previsto y en el presupuesto que el próximo mes enviará al Congreso apunta a un déficit cerca del 4%. Hay que recordar que el kirchnerismo pasó de un superávit primario del 4% en 2005 a un déficit primario del 5,4% en 2015.  

Nicolás Bridger, director de Prefinex, una compañía de asesoramiento financiero, en una entrevista con La Nación, dijo que "no hay mucho espacio para reducir la expansión del gasto fuera del rubro subsidios y el déficit de empresas públicas". En tanto que Walter Agosto, de CIPPEC, reconoce que el Gobierno ha sido "drástico en lo cambiario y lo monetario" y que el déficit inclusive puede ser un punto más del PBI, debido a que a partir del mes que viene  comenzarán a abonarse los pagos por juicios de jubilados al Estado, por la Ley de Reparación Histórica, cuyo flujo anual de la deuda se calcula en 75 mil millones de pesos.  

Mucho dinero.  ¿Se arregla con más emisión? Según el especialista de CIPPEC, gracias a que Argentina salió del default, "el déficit se puede financiar porque el país retomó el acceso al crédito" (lo que significa nuevos endeudamientos). Además el Gobierno apuesta al blanqueo de capitales y al ingreso de dólares por emisión de deuda.

Según el recorrido hecho en esta nota de los primeros ocho meses de los presidentes desde 1983, más allá de las circunstancias que a cada uno le tocó y de que la emisión puede justificarse con la necesidad de la demanda, está claro que cuando se emitió más de lo que correspondía, la inflación pasó la factura.

Con este escenario, ¿cuánto puede resistir la economía sin que la emisión se dispare?


Fuentes consultadas

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 12:13
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 12:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial