Genio, mujeriego y rey de los medios: 60 años sin Brecht

El domingo se cumplen 60 años de la muerte de uno de los mayores genios del teatro alemán y del mundo entero: Bertolt Brecht.

Era un mujeriego empedernido, sus obras se ponían en escena con un máximo esmero y hoy siguen representándose en los teatros de todo el mundo. El próximo domingo se cumplen 60 años de la muerte de uno de los mayores genios del teatro alemán: Bertolt Brecht.

Tenía fama de ser un enorme fanfarrón y tenía muy claro cómo quería pasar a la Historia: "Escriba usted que era incómodo, así debo ser recordado después de mi muerte", dijo Bertolt Brecht al párroco y publicista Karl Kleinschmidt, pocos días antes de fallecer el 14 de agosto 1956.

"Habrá seguro oportunidades", agregó el dramaturgo. Y sus profecías se cumplieron. Sus producciones siguen presentes en los teatros actuales, sus poesías se leen en todo el mundo y sus teorías se enseñan en escuelas y universidades.

Hoy en día Bertold Brecht es, después de Shakespeare y Schiller, el dramaturgo más llevado a escena en los teatros en lengua alemana. Sus obras más exitosas siguen siendo la anticapitalista "La ópera de los tres centavos", "Santa Juana de los mataderos" y "El alma buena de Sezuán".

Hijo del director de una fábrica de papel, escribió 48 obras de teatro, más de 2.300 poesías y mucha prosa.

"Cambia el mundo, que lo necesita", era la máxima de este intelectual nacido en la localidad bávara de Augsburgo que luchó por medio del arte para lograr un mundo más justo, libre de explotación.

Para alcanzar la popularidad utilizó conscientemente las últimas técnicas en fotografía y cine de su época, subraya Stefan Keppler-Tasak, de la Universidad de Tokio e investigador en la Universidad Libre de Berlín. "Mientras estrellas de la literatura como Thomas Mann miraban al mundo mediático con recelo, Brecht fue el primer profesional de los medios de la era del cine".

Con cazadora de cuero, gorra, una sonrisa desvergonzada y gafas niqueladas, el poeta se presentaba al mundo como el bolchevique de la cultura. "A eso hay que añadir su actitud de rechazo y las indisposiciones de un divo", agrega Keppler-Tasaki.

Para Brecht, el comunismo era como una declaración a favor de la modernidad. Casi se podría decir que "fue comunista porque el rojo le quedaba muy bien con el color de su chaqueta", apunta el experto.

El 14 de agosto de 1956 fallecía a los 58 años en el Berlín oriental. Al regresar del exilio en Estados Unidos se había decidido por la extinta República Democrática Alemana (RDA).

Al principio, el Partido Socialista Unificado de Alemania (SED) de la RDA no lo recibió con los brazos abiertos, pues Brecht nunca se había afiliado al mismo. Pero después se fue haciendo hueco y en enero de 1949 pudo fundar junto a su mujer, la actriz Helene Weigel, la compañía de teatro Berliner Ensemble.

Esa compañía empezó a representar sus obras en el afamado Deutsches Theater, donde el dramaturgo pudo hacer realidad su sueño de un teatro socialista a medio camino entre la instrucción y la diversión. En 1954 se trasladó a su ubicación actual, al histórico Theater am Schiffbauerdamm, hoy dirigido por Claus Peymann.

Brecht es considerado el inventor del teatro épico, que logra que el espectador, valiéndose de técnicas como pantallas de texto, canciones, o cambios de rol de los actores, adopte una relación de observador crítico con lo que está ocurriendo en el escenario.

A su juicio, lo que sucede en la obra teatral debe verse como un comportamiento dependiente de la sociedad y por tanto, sujeto a cambios.

Logró el reconocimiento incluso del esteta Thomas Mann, tan contrario a él. "Ese monstruo tiene talento", dijo refiriéndose a la poesía y la prosa de trabajos como "Poemas y Canciones", "Historias del señor Keuner" y "Elegías de Buckow".

Sin embargo, el nuevo orden que tanto anhelaba Brecht no dejó de ser un sueño. Mientras en la RDA sus obras recibían con frecuencia duras críticas, en el extranjero los expertos lo ovacionaban.

A su fama mundial no contribuyó sólo la legendaria "Madre Coraje y sus hijos" con Helene Weigel en el papel principal, sino que también fue clave "La evitable ascensión de Arturo Ui". Ekkehard Schall encarnó al mafioso Arturo Ui más de 500 veces hasta su muerte. Actualmente es Martin Wuttke quien da vida a Ui en la versión de Heiner Müller.

A Brecht le fascinaba la "inestabilidad de la naturaleza humana". Una variabilidad que podía observar en sí mismo, en su comportamiento explotador con las mujeres, por ejemplo. Elisabeth Hauptmann, Ruth Berlau y Margarete Steffin fueron sólo algunas de ellas.

"Tenía un efecto en las mujeres del que era muy consciente", afirma el director del archivo de Bertold Brecht en Berlín, Erdmut Wizisla. En ocasiones tuvo relaciones con dos y tres a la vez.

"Brecht era una mente vital y muy despierta, que superó su entorno con su constante presencia, con su disposición a la confrontación y su incapacidad de mantener una armonía sencilla", añade Wizisla. "No creo que fuera cínico. Tenía algo muy atento, cariñoso y cuidadoso".

Lo que queda de él hoy son obras en lenguaje directo y de mensaje claro. "Brecht es considerado en todo el mundo como un autor que a través de parábolas transmite un mensaje político", apunta Hermann Beil, dramaturgo en la Berliner Ensemble.

"Cuando se representa por ejemplo la 'Ópera de los tres centavos' en Estambul y en la obra aparece un jefe de policía corrupto, los espectadores lo trasladan al propio país. El mensaje se entiende", agrega.

Por Elke Vogel (dpa) 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|01:41
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|01:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016