Así luce hoy el Museo Fader, el emblema olvidado de Mendoza

Lo que debería ser el faro de la cultura cuyana está apagado. Sus paredes, techos y suelos sufren el paso del tiempo y la desidia del Estado, que no respetó ni los valiosísimos murales de Fernando Fader. Promesas de renacimiento.

El Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú - Casa de Fader, o más conocido por su nombre coloquial Museo Fader, es sin dudas uno de los sitios más emblemáticos para la cultura de Mendoza, como así también uno de los museos más antiguos de la provincia. Con más de 100 años de historia, de los cuales la mitad pasó en manos del Estado, este imponente inmueble ubicado en Luján de Cuyo y rodeado de bellos paisajes, sufre el desgaste del tiempo y la desidia de los sucesivos gobiernos que han desatendido este símbolo cultural o, en el mejor de los casos, con intervenciones en la infraestructura que se apartaron escandalosamente de los estándares que debe contar un sitio de esa envergadura.

Museo Fader estado general 19

Así luce el inmueble principal del Museo de Bellas Artes Emiliano Guiñazú. La inestabilidad del suelo y el peso de las intervenciones arquitectónicas previas son algunas de las mayores preocupaciones.

Mientras espera una prometida inversión de 30 millones de pesos que lo dejaría como "nuevo", el Museo Fader es una muestra real de lo que sucede cuando se descuida nuestro patrimonio. La hermosa antigua casona, donada por Narcisa Araujo de Guiñazú (viuda del propietario Emiliano Guiñazú) en 1945, hoy es un cascarón vacío con riesgo permanente de desmoronarse, que a duras penas logra soportar estoicamente las embestidas meteorológicas y ruega que un movimiento brusco de la tierra no dañe aún más su delicada estructura.

Cornejo y Gareca visitan Museo Fader 5

El gobernador Alfredo Cornejo encabezó la recorrida por el Museo Fader. Se comprometió a "custodiar" personalmente las obras de refacción, que podrían iniciar a fines de este año.

Todo ello a pesar que en 1998, tanto el edificio como el parque circundante y todas las obras de arte que alberga, el Museo Fader fue declarado Patrimonio Cultural Provincial, lo que hubiese requerido mayor responsabilidad por parte de las autoridades de turno, que se limitaron a contemplar algunos "parches menores" que, en varias ocasiones, cumplieron una función contradictoria al contribuir con la aceleración del deterioro estructural de la casona. En cuanto a la colección artística, compuesta por 52 obras de Fader y otros artistas argentinos contemporáneos como Quinquela Martín y Soldi, una parte se encuentra resguardada a la espera de la ansiada reapertura, mientras que el resto, principalmente las obras exteriores, permanecen en el Fader, algunas en mejor estado que otras.


Aunque no lo parezca, el cierre del museo, de manera intermitente desde 2012 luego de un fuerte temblor y continua a partir del 2014, no hizo más que mantener al Fader en el olvido gubernamental, aunque sus bellos jardines se siguieron utilizando como escenario de espectáculos y algunas muestras artísticas, lo que impidió, al menos, que el parque no caiga en las garras de la desidia.

Museo Fader estado general

Cartel que advierte sobre el cierre del museo por "refacciones", que parece más una palabra metafórica que literal. Está presente de manera continua desde 2014 y estará en ese lugar al menos hasta fines del 2017 o principios del 2018.

Una recorrida por los espacios del museo basta para describir el estado calamitoso de las instalaciones. Apenas se ingresa al hall principal ya se observan las primeras complicaciones: techos agrietados por las filtraciones, paredes carcomidas por la humedad y ni siquiera los dos valiosos murales del artista Fernando Fader salieron inmunes, ya que presentan desgastes en varios sectores y un deslucimiento general que no permite admirarlos en todo su esplendor.

Museo Fader estado general 7

'Paseo a caballo' es el mural de Fader que ocupa el sector sur del hall principal y, al igual que su homólogo 'Escena campestre', se encuentra severamente dañado, a causa de la humedad y los desprendimientos de las paredes.

Al adentrarse por las galerías ya se siente el estado de vacío, con el típico frío penetrante característico de los lugares que permanecen cerrados por mucho tiempo. Aquí, al igual que en las diferentes habitaciones del sitio, la humedad le arrebató su lugar al arte, y los soportes de madera ubicados en las paredes, junto con el sistema de iluminación, le dan un aspecto más bien tétrico.

Museo Fader estado general 6

Una de las galerías del museo. Arriba hay un gran hueco producto de las filtraciones por las lluvias, junto al sistema de iluminación "moderno" instalado en los últimos años pero que no aportó a las remodelaciones.

Aunque la galería exterior trasera de la casona presenta, a simple vista, un mejor aspecto, es inevitable y hasta chocante a la vista esa especie de bóveda a medio terminar que se abandonó en la década de 1990 porque (ya nada parece ser una sorpresa) no cumple con los mínimos requisitos de seguridad para ser habilitada. Dinero tirado a la basura, dicho más groseramente.

Cornejo y Gareca visitan Museo Fader 6

Funcionarios del Gobierno provincial (incluido Cornejo) junto con periodistas contemplando la fallida bóveda construida en 1994, que prometía ser una ampliación del Fader. Al fondo, la galería exterior.

Como se mencionó anteriormente, los jardines estilo francés que rodean al inmueble principal están en mejores condiciones, pero un poco deslucidos (y no es por el invierno) aunque no descuidados. Galerías y espacios circulares arbolados y coronados con imponentes cipreses necesitan ser intervenidos para dotarlos de más verdor y mejor aspecto visual, si se quieren utilizar como escenarios.

Museo Fader estado general 16

Uno de los espacios del parque que alberga esculturas de artistas argentinos. El verde del arbolado se mantiene espléndido, pero se nota el deslucimiento del lugar.

El análisis de la UTN

A pedido del Gobierno, en 2013 arrancó un minucioso estudio elaborado por el Centro Regional de Desarrollos Tecnológicos para la Construcción, Sismología e Ingeniería Sísmica (Ceredetec), perteneciente a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), que fue analizado por las actuales autoridades de la Dirección de Patrimonio Cultural y Museos y el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía. Los resultados fueron contundentes: el Museo Fader necesita ser reparado de manera urgente.

Los profesionales del Ceredetec, según explicaron desde el Gobierno, analizaron distintos aspectos que tomaron en cuenta a la hora de elaborar las conclusiones: el enfoque histórico, la observación de daños y deterioro del material y los ensayos de materiales, pruebas estructurales y análisis estructural. Entre los estudios específicos se realizaron medición de las vibraciones ambientales, estudio de patologías expresado por locales y estudios de suelo. 


Entre las dificultades más sobresalientes que se detectaron están:

  • - Corrosión de los perfiles metálicos que soportan las losas.
  • - Fisuras menores e importantes en la caja muraria.
  • - Humedad ascendente en sectores puntuales. 
Las principales causas de los deterioros fueron:

  • - La fundación en suelo limoso.
  • - El sobrepeso del edificio y las intervenciones.
  • - Las grandes superficies expuestas a variables ambientales, como la temperatura y la humedad.
  • - El aporte de humedad en el terreno.


Museo Fader estado general 8

Más hoyos causados por las filtraciones pluviales en el techo del hall principal, cerca de los murales de Fader y uno de los techos flotantes instalados en los últimos años.

El informe advierte que "el mayor deterioro se ubica en la zona de los torreones y el muro de acceso que cerró la galería frontal, dándole un carácter monumental a la antigua casa de campo", siendo este último construido a mediados de la década de 1950. 

Desde el Gobierno destacaron que el informe de la UTN recomienda centrar los trabajos de consolidación (de la infraestructura) en algunos puntos clave:

  • - Recalce de muros mediante la construcción de submuración bajo cimientos hasta alcanzar suelo granular.
  • - Reparación de todas las fisuras y grietas mediante relleno adecuado.
  • - Vinculación en distintos niveles los muros de mampostería mediante perfiles.
  • - Refuerzo de muro de fachada y torreones.
  • - Refuerzo de cubierta de losa de bovedillas.
  • - Construcción de cubierta para modificación de desagües pluviales.


"La investigación determina la necesidad de consolidar el museo desde los cimientos, llevando a tierra firme todo el edificio original. Junto a esta estructura, se incorpora una viga superior que estará vinculada en algunos puntos clave con las fundaciones para darle resistencia a las fuerzas sísmicas", sintetizó el informe. según el comunicado oficial del Ejecutivo provincial. 

Un poco de historia

El comerciante Emilio Guiñazú, que pertenecía a la floreciente burgesía mendocina de la segunda mitad del siglo XIX, quería tener para su familia una imponente casona de verano, alejada de los ajetreos de una ciudad que crecía al ritmo de la vitivinicultura y los inmigrantes. Así, en 1889 adquirió un terreno de 120 hectáreas al norte de la villa de Luján de Cuyo, donde se estaba levantando una casona de 1400 m2, que luego se terminó de edificar en 1892. Tal como imperaba en la época, el edificio principal consistía en una mansión tipo rural (similar a las edificaciones de la campiña francesa de fines del siglo XIX) con aires aristocráticos y rodeada de un inmenso parque de 1,5 hectáreas, que se reconvirtió en un jardín francés.

Amante de las artes, Guiñazú utilizó la casona no solo para descanso, sino también para importantes eventos sociales. Con el afán de embellecer su propiedad, en 1904 se contactó con el pintor franco-argentino Fernando Fader, quien en los dos años siguientes se encargó de trazar los emblemáticos murales de la finca: Escena campestre, Paseo a caballo y una obra sin título, en el hall principal; y Las bañistas, Las garzas y Paseo en bote, en la piscina revestida con mayólicas italianas y sus alrededores. (Se presume que otros pequeños murales encontrados recientemente en los pasillos son de su autoría). En ese interín, Fader abrió su propia academia con auspicio de Guiñazú, con quien incluso se emparentaron gracias al matrimonio entre el artista y una de las hijas del comerciante, Adela, en 1906.

La felicidad duró poco, ya que el 24 de diciembre de 1907 Emiliano Guiñazú murió en la ciudad española de Sevilla durante unas vacaciones con su esposa Narcisa Araujo de Guiñazú. La casona siguió habitada por la viuda hasta que en 1945, meses antes de morir y respetando la voluntad de su pareja, la donó al Gobierno de Mendoza a cambio de que sea convertida en un museo que lleve el nombre de su esposo. La gestión del interventor federal Aristóbulo Vargas Belmonte decidió que allí se albergue el Museo Provincial de Bellas Artes, creado en 1927 pero sin espacio físico propio; las obras y la adecuación estuvieron a cargo de Julio Suárez Marzal.

Finalmente el nuevo museo, redenominado Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú - Casa de Fader, fue inaugurado el 11 de abril de 1951.

Actualmente el museo cuenta una importante colección de 52 obras visuales de diversos artistas argentinos del siglo XX, destacándose el patrimonio artístico de Fernando Fader (con un valor calculado entre 60 y 70 millones de pesos) compuesto por 42 piezas pictóricas, entre las cuales resaltan los 100 metros cuadrados de murales, varias pinturas y las únicas dos esculturas del artista. 

Otros nombres destacados que aparecen en la colección son Quinquela Martín, Forner, Castagnino, Pettoruti, Soldi, de Larrañaga, Borla, Centurión, J. del Prete, Urruchúa, Guido, Azzoni y Sergi. También alberga trabajos de artistas internacionales como Joan Miró e Ives Tanguy.

Fotografía: Alf Ponce


Opiniones (5)
10 de Diciembre de 2016|09:31
6
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A lo que hemos llegado a la pérdida de la cultura y cuidado de las bellísimas obras de arte que atesora el Museo Fader. Cuánta plata gastamos en la legislatura a los mediocres políticos que "dicen" representarnos.!
    5
  2. Que pena lo del Fader. Algo que identificaba a los mendocinos y que las bestias que gobernaron no conocen nada de cultura. Siempre hay pusilánimes que no entienden lo del Fader. No les da......
    4
  3. Ahí lo tenés a Toño , típico especímen de la bruteza argentina , digno representante de un partido como el peronista . Felicitaciones Gobernador Cornejo , y junto con la refacción del museo sería muy buena la adquisición por parte de la provincia de nuevas obras de arte que jerarquicen este museo y a Mendoza toda.
    3
  4. Muy buena la nota. Un desafío más para el Sr Gobernador: apuesto a que esta ves se harán las refacciones y se rehabilitará tan importante espacio de la historia y cultura Mendocina.
    2
  5. 30 millones?? No se si es mucho o poco para el arreglo pero no hay camas en hospitales... Escuelas sin baños.. el parque sin luces... Se me ocurren tantas cosas mucho mas urgentes
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic