Brillo familiar en el ocaso de la tragedia

Jöel Dicker profundiza en los ideales de familia y amigos con su nueva novela "El libro de los Baltimore".

Cada uno de nosotros está rodeado por escasos grupos de personas con los cuales se mantienen vínculos que, con distintas variables, constituyen nuestro microambiente afectivo que delinea las relaciones humanas, que se constituyen en la familia, los amigos y las parejas. Estas interacciones, que ocasionalmente están entrecruzadas, funcionan como cultivos, a los cuales hay que cuidar de las dificultades externas o internas que puedan afectarlos seriamente.

El libro de los Baltimore

El libro de los Baltimore (Alfaguara), del escritor suizo Jöel Dicker, refleja cómo la idealización del pasado sobre estas relaciones con allegados de sangre o del corazón moldean el presente y, casi sin proponérselo, juegan un papel fundamental en la determinación de los conceptos de familia, amistad y amor, que pasan por procesos de cambios y reconfiguraciones pero, en cierto modo, prevalecen frente a las adversidades.

Dicker vuelve a colocar como protagonista de su nueva novela a Marcus Goldman, ese escritor estadounidense que brilló en su best seller La verdad sobre el caso Harry Quebert, pero, en este caso, lo aparta de ese thriller electrizante y lo sitúa en su pasado juvenil, marcado por la admiración hacia parte de su familia: sus tíos Saul y Anita y sus primos Hilliel y Woody, que lo embriagaban con la calidez del cariño, el brillo del éxito y la vitalidad de la fortaleza. 

Un joven Marcus que se debatía entre sus emocionantes visitas a los 'Goldman-de-Baltimore' y la cotidianidad de su clan, los 'Goldman-de-Montclair', ambos grupos familiares divididos no solo por la ciudad donde viven, sino también por su estatus social y posicionamiento en el seno de los Goldman. "En el andén me está esperando un niño sucio y feo. Tenía que desnudarme delante de él y entregarle el magnífico pelaje de los Baltimore mientras él me alargaba una bolsa de basura donde estaba el traje mugriento y apestoso de los Montclair".

Sin embargo con Woody y Hilliel, Marcus superó desde pequeño esa 'barrera' impuesta entre los adultos para formar la Banda de los Goldman, ya que eran los primos inseparables que anteponían la amistad y la lealtad ante todo lo demás: "Cada estancia allí era mejor que la anterior y no hacía sino aumentar aún más la admiración que sentía por mis tíos, y sobre todo la química perfecta de la Banda".

Sin embargo, y ya desde el comienzo de la narración, se deja en claro que, en el futuro (es mejor decir, el presente) sucede algo que Marcus solo denomina como el "Drama", lo cual provocó un fuerte cimbronazo en su vida e, inevitablemente, removió todo su universo. En 2012, ocho años después de este misterioso episodio, Goldman intenta armar este rompecabezas difuminado en su mente y que aún guarda algunos secretos que podrían cambiarlo todo.

A lo largo del texto se observa cómo el protagonista atraviesa un proceso que mezcla la maduración, el desgaste, la metamorfosis de su visión sobre el mundo que lo rodea y la férrea convicción de sus más arraigados valores y sentimientos. Así, utilizando su pasado, Marcus analiza en perspectiva a su admirado clan, para ir comprendiendo que su vida combina esa fascinación e ingenuidad de la niñez con la inestabilidad emocional de la juventud y la racionalidad de la adultez. Además no deja de lado el amor, y cuenta cómo una tal Alexandra pudo alterar una ecuación que parecía perfecta. "Sabía que lo que sentía por ella era más intenso que lo que sentía por los Baltimore".

Al igual que en La verdad... Dicker elige como escenario para El libro de los Baltimore la placidez de los suburbios estadounidenses, que se complementa con la intriga que rodea a los personajes. Los saltos cronológicos, que no responden a esquemas predeterminados, acompañan la evolución de la tensión y el paulatino descubrimiento de la realidad absoluta. Puede decirse que el escritor francés aprovecha al máximo sus creaciones, incluyendo los personajes secundarios, que se apartan de un papel de 'relleno' y aportan significativamente a la trama.

Nicolás Munilla


Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|21:12
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|21:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic