Nieve y luz en la melancolía, por Cunningham

"La reina de las nieves", del escritor estadounidense, muestra el dolor, la frustración y la esperanza enmarcada en un paisaje blanco y rodeado de 'misticismo'.

La reina de las nieves (Lumen), es la última novela editada al español del escritor estadounidense Michael Cunningham, la cual versa sobre las vivencias de un grupo de parientes y amigos que, lejos del denominado "sueño americano", intentan comprender el sentido de sus vidas y la de sus allegados, reflexionando sobre el pasado, atendiendo el presente y preguntándose sobre su futuro, rodeados de un paisaje invernal que replica la blanca melancolía de sus almas.

La reina de las nieves libro

Tal como puede observarse desde el principio, el título de esta obra es el mismo que el del célebre cuento de Hans Christian Andersen, al cual Cunningham dedica un espacio en su primera hoja y homenajea con algunas asociaciones difusas. Barrett Meeks es un desdichado treintañero que padece estrepitosos fracasos, sobre todo en el amor, que busca una brújula para su destino y entender porqué está en esa situación. Por su parte, Tyler Meeks intenta componer una significativa canción a su amada Beth, que muere de cáncer; su relación tormentosa con las drogas y la frustración de no tener éxito en la música condicionan su costado humano, aunque se desvive tanto por su novia como por su hermano.

El eje de la historia circunda a la aparición que Barrett vivió una fría noche de noviembre del 2004 en el Central Park, de Nueva York: una luz azulada, misteriosa y hermosa se le develó en el cielo poco después de que su último novio (si, Barrett es gay, pero esta característica es abordada con absoluta naturalidad por el autor) lo dejó por mensaje de texto. A partir de entonces, Barrett intentará comprender si esa "aparición", además de ser real, significa una señal para su melancólica vida. Así mantendrá su secreto a costas de Tayler, Beth y su amiga Liz, una mujer que supera las cinco décadas pero se resiste a caer en el paso del tiempo, buscando amantes jóvenes y esquivando las normativas sociales, aunque se cuestiona su participación en ese círculo vicioso.

Cunningham aborda sus personajes con profundidad filosófica y cierto aire de misticismo, representado principalmente en esa luz "divina" y que, en menor medida, se mantiene en buena parte del texto. La dinámica en la relación entre Barrett, Tyler y Beth es puesta bajo la lupa, cómo las circunstancias de cada uno, los roles que ocupan y los sentimientos hacia los demás influyen sustancialmente en el relato y develan un costado 'marginal' de esa Nueva York de principios del siglo XX. En ese sentido, el autor suma una visión 'política' que refleja, desde su perspectiva, la opinión de un sector social estadounidense sobre la gestión del entonces presidente George W. Bush, entre la decepción y el pesimismo que anticipaba cierta desazón desencadenada con la crisis económica del 2008.

En La reina de las nieves, Cunningham vuelve a utilizar sus recursos narrativos que desplegó brillantemente en Las horas. En cuatro tiempos, combina extensas descripciones del entorno espacio-tiempo o introspectiva de los personajes con diálogos ágiles que no desentonan con el relato y suavizan la lectura. Pone a disposición los principales sentidos cognitivos, reproduciendo no solo la vista sino también el olfato, tacto y hasta el gusto, ampliando la gama imaginativa que suple, en cierto modo, cierta artificiosidad cargada en la narración. Incluso, en algunos pasajes textuales, se permite romper la 'pared' invisible entre los personajes y el narrador omnipresente.

Nicolás Munilla

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|23:51
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|23:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016