Cinco hoteles de novela

Legendarios establecimientos vieron pasar a famosos escritores que encontraron allí una gran fuente de inspiración.

Grandes artistas y escritores han incluido a ciertos hoteles en sus obras, acaso porque se trata de escenarios donde cualquier ficción es posible, desde la aparición de fantasmas hasta robos, nacimientos, encuentros, accidentes, aventuras, destierros apenas disimulados. Así fue que algunos hoteles se transformaron en legendarios por intermedio de escritores y novelas. Aquí van algunos ejemplos.

Hotel adlon


1. Hotel Adlon, Berlín. Reconstruido en 1997 por la cadena Kempinski, este señorial hotel de 380 habitaciones ubicado desde 1907 en la avenida Unter den Linden -a metros de la Puerta de Brandeburgo y la céntrica Pariser Platz- inspiró a Vicki Baum para su célebre novela Grand Hotel (1929) que fue adaptada al cine con la actriz Greta Garbo. También fascinó al escritor inglés Christopher Isherwood, el autor de "Adiós a Berlín" (1939) con aquel memorable personaje, Sally Bowles, interpretada por Liza Minnelli en la película "Cabaret". El fundador del hotel fue el millonario Lorenz Adlon, otro personaje que inspiró innumerables series de televisión y novelas en Alemania. El hotel quedó en ruinas en 1945 por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, pero luego de la reunificación del país y de la antigua capital, ha vuelto a ser parte esencial del paisaje de Berlín.

Hotel chelsea


2. Hotel Chelsea, Nueva York. Justo ahora lo están remodelando, pero se dice que reabrirá en 2017 sin demasiados cambios en su arquitectura. Es un edificio de ladrillos rojos en estilo gótico victoriano con balcones de hierro forjado. Son doce pisos y 250 habitaciones que han visto pasar a muchas celebridades desde su inauguración, en 1884 en el centro de la isla de Manhattan. Aquí vivieron desde Mark Twain hasta Andy Warhol, que en 1966 filmó una película, "Chelsea girls". Otro visitante, el autor teatral Arthur Miller, escribió una obra inspirada en los personajes del Chelsea en la década de 1960, por caso, el cineasta Stanley Kubrick o el cantante Bob Dylan. El hotel es patrimonio cultural de Nueva York desde 1966.

Hotel pera palace


3. Hotel Pera Palace, Estambul. Nació en 1892 y es el hotel de estilo europeo más antiguo de Turquía, diseñado por la Compagnie des Wagons Lits para alojar a los pasajeros del tren Orient Express que corría entre París y Estambul. De hecho, la escritora Agatha Christie vivió en este hotel y se conserva su habitación, allí imaginó "Crimen en el Orient Express" (1934). Entre los mármoles de Carrara y las lámparas de cristal de Murano, los curiosos descubrirán la habitación donde vivió el líder político fundador de la Turquía moderna, Mustafá Kemal Ataturk. La lista de celebridades incluye a la famosa espía Mata Hari junto a la actriz Sarah Bernardt. En un relato de Hemingway, "Las nieves del Kilimanjaro" (1936), el personaje principal, Harry, también se aloja aquí. Con 145 habitaciones, hoy el Pera Palace integra la cadena de hoteles de lujo Jumeirah.

Hotel ritz paris france


4. Hotel Ritz, París. Fundado por el empresario César Ritz en 1898, es toda una institución de la hotelería francesa. Al punto que Francia declaró monumento nacional a la suite imperial del Ritz, la más lujosa dentro del edificio de 4 pisos y 159 habitaciónes ubicadas frente a la Place Vendome, en el corazón de París. Ya en 1907 el escritor Marcel Proust era uno de los huéspedes más fieles y lo consigna en su famosa novela "En busca del tiempo perdido". El estadounidense Francis Scott Fitzgerald lo evoca en varias escenas de su relato "Tierna es la noche" (1934) y también Ernest Hemingway en "Fiesta" (1926). La lista de celebridades que pasaron por el Ritz es infinita: desde la diseñadora Cocó Channel -que vivió durante años en el hotel- hasta Lady Diana Spencer o el escritor británico Ian Fleming.

Hotel cervantes


5. Hotel Cervantes, Montevideo. Los escritores Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares eran huéspedes habituales ya en la década de 1920, cuando lo que hoy es el hotel Esplendor -un edificio de 84 habitaciones, remodelado en 2011 por la cadena Fen- se llamaba aún hotel Cervantes. Diseñado por artesanos italianos inspirados en la arquitectura de Florencia, el Cervantes incluía una sala de teatro -rescatada también por los nuevos dueños- que convocaba a los montevideanos, ya que este es el Barrio de las Artes. Hacia 1956 otro gran escritor argentino, Julio Cortázar, ubicó aquí su relato fantástico "La puerta condenada".


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
1 de Octubre de 2016|08:35
1
ERROR
1 de Octubre de 2016|08:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"