Por los incidentes en los trenes de Buenos Aires, un niño con cáncer perdió un turno en el hospital

Eduardo tiene seis años, padece un quiste en el hígado y se dirigía al Hospital Garrahan de la Ciudad de Buenos Aires para realizarse estudios y luego obtener un lugar en la lista de espera para un trasplante. Por los incidentes ocasionados ayer en los trenes en la estación bonaerense de Castelar perdió el turno que tenía.

Su nombre es Eduardo y tiene sólo seis años. Él, junto a Romina Salazar, de 21 años, y María Fleitas, de 26, se dirigía hacia el Hospital Garrahan de la Ciudad de Buenos Aires, cuando se produjo el desperfecto en uno de los trenes de TBA y el servicio quedó suspendido, dando paso al vandalismo.

"Eran las 6.30 de la mañana cuando estábamos por llegar a la estación Castelar. El tren se frenó y empezó a salir humo del piso, no se abrían las puertas, fue desesperante. Así que rompimos un vidrio y sacamos al chico por la ventana", dijo Romina.

"Eduardito tiene un quiste en el hígado, es cáncer. Hoy le tenían que hacer unos estudios en el Garrahan para ponerlo en lista de espera para un trasplante. Perdimos el turno, ahora hay que ver para cuándo nos dan uno de nuevo", agregó María, publicó el diario La Nación.

Fueron parte de los miles de usuarios afectados por los desmanes. Luego del caos, la estación de Castelar mostraba los vestigios de lo que entre las 6.45 y las 10 fue "una batalla campal".

El tren que debía haber estado en la terminal a las 7.30 llegó, finalmente, a las 13.05. Ocho empleados de TBA se encargaron de entregarles a los pasajeros un "certificado de atraso de trenes". También se les facilitó un número de teléfono al que podían llamar para arreglar la forma de pago de un resarcimiento de $ 50.
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 08:31
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 08:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes