Trece detenidos por los incidentes en las estaciones de trenes de Buenos Aires

La policía dispersó a los usuarios luego de que prendieran fuego sobre los rieles y arrojaran piedras en la estación bonaerense de Castelar. También hubo disturbios en la localidad de Merlo, donde siete vagones fueron incendiados. La Policía Bonaerense dijo que los destrozos e incendios fueron "preparados".

Dos trenes incendiados, uno de ellos completamente destruido, 13 detenidos y varios heridos fue el resultado esta mañana de una violenta reacción de pasajeros indignados por las demoras en el servicio de trenes en las estaciones de Castelar y Merlo.

La situación generó un caos total durante alrededor de tres horas en ambas estaciones, con pasajeros en las vías, vagones prendidos fuego y lanzando humo, y choques con la Policía.

Los incidentes, originados en los desperfectos técnicos de una formación, pero que tienen su caldo de cultivo en los graves problemas en el casi exclusivo servicio de transporte público que conecta la Capital Federal con el oeste del Gran Buenos Aires, terminó con un moderno tren con vagones de dos pisos completamente destruido en Merlo.

Según fuentes policiales, hubo en total 13 detenidos: 8 de ellos en Castelar, otros tres en Morón y los dos restantes en Haedo.  

La tensa situación obligó a media mañana a intervenir a más de un centenar de efectivos de las policías bonerense y federal, que reprimeron con gases y balas de goma a pasajeros que intentaban en Castelar incendiar otro tren, mientras lo atacaban a piedrazos.

Sin embargo, el servicio de trenes entre Once y Moreno llevaba casi cinco horas paralizado, lo que moltivó que decena de miles de habitantes de la zona oeste no pudieran acudir a sus trabajos.

Los inconvenientes se generaron poco antes de las 7, cuando una formación quedó paralizada por problemas técnicos en las inmediaciones de la estación Castelar.

Algunos de los pasajeros, que bajaron en forma abrupta a las vías, ante una información que hablaba de chispazos y humo en uno de los vagones, causaron destrozos en un quiosco de diarios de la estación Castelar y prendieron fuego a varias motos que estaban estacionadas.
  
Según denunció la empresa TBA, los pasajeros, que se quejaron de no encontrar interlocutor a sus reclamos, habrían atacado a personal de la empresa.

Durante los incidentes, se produjeron el robo de dos monitores y de dinero de las cajas de las boleterías, según indicaron fuentes de la Policía Bonaerense.

Un numeroso grupo de pasajeros se quedó en las vías y según la empresa TBA, esa circunstancia imposibilitaba la reanudación del servicio al menos hasta las 10:30, cuando se realizó el operativo de represión en conjunto entre la Policía Bonaerense y la Superintendencia de Seguridad Ferroviaria de la Policía Federal.

A su vez, los usuarios, en declaraciones a la prensa, se quejaban de que no habían recibido ninguna respuesta de parte de la empresa concesionaria y cuestionaron en duros términos la calidad del servicio.

En tanto, acudieron a Castelar efectivos de la Guardia de Infanteria de la Policía Federal y provincial, situación que  volvió a generar momentos de tensión.  

En ese marco, pasajeros que se encontraban en la estación de Merlo -a tres estaciones de Castelar-, enfurecidos por la paralización del servicio, incendiaron un total de siete vagones nuevos de un tren que estaba paralizado desde hacía al menos una hora.

Según explico el vocero de TBA, Gustavo Gago, en un primer momento "hubo una falla en el sistema de tracción de una formación que pasaba por la estación Ituzaingó".   

Cuando el tema iba a ser solucionado, se produjo otro desperfecto a la altura de Castelar, que terminó desatando la furia de los usuarios.

"Los pasajeros comenzaron a agredir a personal de la empresa a pedradas y a causar destrozos", indicó el vocero, en declaraciones radiales y televisivas. "Parece que en la Argentina no puede haber demoras en un servicio que opera más de mil trenes por día", expresó Gago, quien calificó como "una locura" la reacción de los usuarios.

En el mismo sentido, aseguró que el servicio estaba en condiciones de ser reestablecido desde pasadas las 8:00 pero no se pudo cumplir con esa tarea porque "la gente permanece en las vías, pese a que fue advertida, y se tuvo que cortar la electricidad".

La situación se agravó en Castelar cuando un grupo de personas encendió fuego con unos plásticos bajo una locomotora, que a esa altura había sido pintada con aerosol con la leyenda "quemame", lo que motivó la reacción policial para despejar las vías.

Los policías efectuaron disparos de bala de goma y arrojaron gases, por lo que un número indeterminado de pasajeros resultaron heridos.

Hubiéramos preferido lograr despejar la vías de forma pacífica, por disuación. Pero la reacción de la gente y el ataque al tren nos obligó a usar la fuerza", dijo un jefe de la Policía provincial, que aseguró que se cumplieron órdenes del Juzgado Federal de Morón.

Por su parte, el jefe de la Policía Bonaerense, comisario general Daniel Salcedo, aseguró hoy que los incidentes ocurridos esta mañana en la estaciones de trenes de Castelar y Merlo fueron "preparados", y destacó que investigan si se trata de una acción de "mano de obra contratada" especialmente para este fin.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 05:12
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 05:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes