Alicia y sus cien años de historia mendocina

Este 5 de septiembre la escritora, docente y humanista Alicia Rouquaud de Lemos cumpliría 100 años. Falleció hace pocos meses, pero dejó una historia de luchas por los derechos de la mujer y un caudal literario que su desaparición no podrá detener.

“Culta, aristócrata y progresista; tole­rada pero no querida por su grupo de pertenencia”. Con esta contundencia, la historiadora María Cristina Satlari decidió iniciar su biografía sobre Alicia Rouquaud de Lemos, la humanista, docente, escritora y activista del feminismo mendocino que este 5 de septiembre cumpliría 100 años.

 

“Leo de todo -me dijo alguna vez- y trato de leer todavía más; los diarios, los libros que van saliendo, los viejos recortes...Pero el doctor me lo ha prohibido...así que no se lo digas a nadie”. Alicia  falleció en abril de este año, pegada a sus libros y papeles, a pesar de que la capacidad de sus ojos para seguir leyendo no acompañaba a sus ansias por leer y escribir.

 

Dejó su libro de cuentos “Los buenos también matan”, editado en los viejos talleres del diario La Tarde en 1973, como testimonio de su capacidad literaria. Pero también, un camino marcado por acontecimientos que la tuvieron como protagonista.

 

Diez años atrás, en ocasión de su cumpleaños número 90, lo celebró de la mejor manera que lo podía hacer: escribiendo, como lo hacía desde niña en Tupungato. Fue cuando empezó a colaborar con la humilde pero pretenciosa hoja de cultura “El Comunero” con textos inéditos y promesas de nuevos libros. “La mujer de los 90” tituló aquel folleto el 5 de septiembre de 1998 su incorporación al staff del periódico de la ilustre vecina de la calle Barcala, en Guaymallén.

 

Allí fue donde Satlari también reflejó sus impresiones sobre Roauquaud: “puede ser uno de los modelos de la mujer mendocina de los tres prime­ros cuartos del siglo 20”.

 

La descendiente

 

En “El Comunero”, el autor de esta nota escribió, hace 10 años, con ella en vida y como destinataria del homenaje: Su prosapia -con perdón de ella misma- no le impidió ser protagonista de movimientos que buscaban romper con el conservadurismo de las tradiciones comunes de las “familias bien”.

 

La lucha en la Asociación Femenina Argentina fue destacada por don Angel Bustelo: “Esa fue la tarea más brillante de Alicia Rouquaud”, dijo. Mientras que su aporte a las reformas educativas de las que su esposo, el pedagogo Néstor Lemos, fue impulsor desde la escuela Nueva Era, han sido valoradas por la introducción del desarrollo del juicio crítico y la participación del alumno en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

Alicia Rouquaud contó su historia, no sin pudor. “Los orígenes de mi familia se remontan hasta el mismísimo Domingo Faustino Sarmiento. Mi madre, Angélica Jardel Otálora era descendiente del Gral. Soler. Su padre, Ernesto Rouquaud, se codeó con Rubén Darío y Florencio Sánchez, y participó del mitín del Frontón Florida que dio origen en 1990 a lo que hoy es la Unión Cívica Radical”.

 

Rouquaud, según recordó Satlari en el libro “Guaymallén, historia y perspectivas” editado en 1998 por el diario UNO, compartió la prisión con Hipólito Yrigoyen.

 

La obsequiadora

 

Muchos la recuerdan por sus regalos. Roauquaud no se perdía, aun después de sus 90 años, ninguna presentación de libro.

 
Allí llegaba con un manojo de papeles que, a simple vista, no
 

daban cuenta del peso de su contenido: poesías, textos escogidos de ella, su esposo Néstor Lemos o de sus escritores preferidos y unas curiosas tarjetas. “Una sonrisa no cuesta nada…¡Y vale tanto!” decía una de ellas, redactada por la escritora e impresa con dinero de su propio bolsillo. “Es el regalo más barato…¡Lástima que tan pocos lo sepan! Sonría…Ud. será el primer beneficiado. Se lo aconseja: A.R. de L.” puede leerse en una de ellas. (Ver copia).

 

Una poesía: "Mata de jarilla"

 

Alicia Rouquaud de Lemos dejó un cuento y una poesía con el mismo título.  Pero también, un libro inédito. Su obsesión era ver publicada la historia en la que reflejó su amor por la naturaleza. "Yo soy ecologista desde antes que inventara el término", decía y recordaba sus siestas bajo la sombra de los jarillales, en Tupungato, durante su rebeldía adolescente en la que desatendía los retos de sus padres y se retiraba a un arrollo cercano a pensar y escribir.

 

Mata de jarilla

lumbre de mis campos,

risas en el rancho...

El horno caldeado,

el pan en la mesa.

Mata de jarilla

con tus mil raíces

clavada a la tierra.

A esta tierra tuya

-desiertos, arena-

que más que la vida,

Mata de jarilla,

el dolor te ofrenda.

Te canto por pobre,

te quiero por buena.

Te canto por recia,

te quiero por india.

¡Mata de jarilla,

verdor de mi tierra!

 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (1)
4 de Diciembre de 2016|00:57
2
ERROR
4 de Diciembre de 2016|00:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Está muy bien que rescaten a personas como Alicia y ojalá se repita en adelante con tantas personas que aportaron a Mendoza y que van quedando en el olvido como Bustelo (que no es solo un auditorio), marianetti, Juan Palavecino (que aun vive) igual que Hector Antinori, el luchador de Guaymallen, bueno, tantos, en realidad, que no están en Google, pero que ustedes los pueden hacer acceder a la eternidad de Internet.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016