Deportes

"Hay que continuar armando bases fuertes del rugby amateur"

La frase pertenece a Agustín Pichot, ex capitán de Los Pumas y actual integrante de la Subcomisión de rugby profesional de la Unión Argentina.

La semana pasada, la Unión Argentina de Rugby informó que el consejo directivo había aprobado por unanimidad la creación de una subcomisión de rugby profesional y que los hombres designados para comenzar a manejar los hilos de este tema candente serían Alejandro Cubelli, Ricardo Paganini, Pablo Gabellieri, Ricardo García Fernández y Agustín Pichot.

Desde  París, luego de su paso por la Argentina, el medio scrum ofreció detalles sobre  este nuevo e importante proyecto. “Todo comenzó en marzo pasado con la nueva dirigencia. Básicamente se trata de llevar a cabo lo mismo que ya venía realizando con el Ruso (Raúl Sanz, ex secretario de la UAR), cuando fui jugador y dirigente al mismo tiempo. La idea siempre fue utilizar mi experiencia en el rugby de alto nivel para que, de a poco, se pueda ir implementando en el rugby argentino. Nuestro país necesita el alto rendimiento para desarrollar bien a los mejores jugadores para la exigencia que se viven en las competencias de hoy en día. Estamos observando que los jóvenes están cada día más entrenados y eso se siente en los partidos. Esto no quiere decir que hay que profesionalizar a los jóvenes; lo que hay que hacer es ordenarlos y entrenarlos mejor. Que descansen, que coman bien... y, si se hace con un orden, entonces también pueden tener tiempo para estudiar y capacitarse en el caso de que no lleguen a rugby de alto nivel.”

¿Y el tema de la aprobación de los estatutos?

Calculo que Porfirio (Carreras, presidente de la UAR), junto con el consejo, van a poder explicarle a todo el rugby argentino que esto es la correcta transición para lograr una organización coherente para abarcar todos los temas haciéndolo de forma eficaz, desde el rugby de alto rendimiento al desarrrollo y a las bases. Porque esa es la funcion de la UAR, tratar de ordenar el management para que así se pueda llegar a todo el país de la misma forma. Esto es un tema de estructuras y de buenos dirigentes y managers. Esto es algo que cuesta mucho lograr en el rugby argentino porque muchos dirigentes no entienden de estas estructuras ni para qué sirven. Pero esto es una crítica constructiva, sino no estaría tratando de ayudar en esta comisión, que no debe ser politíca y si muy ejecutiva.

¿La idea es separar al rugby amateur del profesional?

Sería lo ideal y la transición de este año es importantísima; está siendo importantísima. El tema pasa por no dejar de lado el rugby social, el del club, que es lo mejor y más lindo que tenemos. Hay que continuar armando bases fuertes del rugby amateur para seguir teniendo grandes jugadores con el espíritu perfecto. Después, si deciden dedicarse al rugby, nada debería cambiar, pero la diferencia es que habría un lugar donde desarrollarlo. Así el rugby amateur o social quedaría protegido porque los ingresos generados por el rugby de alta competencia se volcarían de nuevo a estas bases del rugby amateur.

Pero si vas a un club y le sacás dos o tres jugadores para que integren un plantel profesional, no creo que te miren con muy buena cara…

Es comprensible, pero de todas forman van a perder a esos jugadores porque se van a terminar yendo a jugar al exterior. Con ese pensamiento, ¿dónde está la coherencia del rugby social y amateur? Hoy en día hay clubes que facturan mucho y otros muy poco, pero eso es otro debate. Acá lo ideal es que haya transparencia, como sucedió con el grupo de Pumas que fue a disputar el Mundial de Francia. Todos sabían todo y se trató de lo mejor del rugby amateur en el mundo del rugby profesional. Es cierto, para lograrlo hubo que pelearse con todo el mundo para poder explicar que no se trataba de un tema económico. Por eso... hay que intentar aprender de lo que sucedió.

¿No tenés miedo de que los defensores del rugby amateur te critiquen por querer profesionalizar el rugby argentino?

Sé muy bien lo que siento y lo que pienso. Soy un tipo que jugó muchísimo tiempo en el rugby profesional (12 años) y le tengo un respeto enorme al rugby amateur. En su momento me costó dejar mi país, mi club, mis amigos, pero en la vida no podés quedarte en el medio, no podés pretender codearte con el rugby de elite jugando con amigos. Lo que más respeto es el rugby de clubes, pero éste no se puede mezclar con lo profesional porque puede ser peligroso; el rugby evolucionó muchísimo.
 
Fuente: Ramiro Guillot/Rugbyfun
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (1)
4 de Diciembre de 2016|19:47
2
ERROR
4 de Diciembre de 2016|19:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La opinion de Pichot no puede tomarse en cuenta, ya que todos sabemos que ya termino su carrera deportiva y lo unico que le interesa es ganar plata, a cualquier costo. Pichot esta aprovechando el prestigio que gano como idolo, para influenciar a la dirigencia de la UAR y armar un negocio del rugby. En realidad no tiene nada en comun con la gente que lucha todos los dias para que los clubes de rugby argentinos sigan existiendo.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016