Los comercios sostienen el empleo al límite

El nivel de actividad se mantiene, aunque la caída en ventas y suba de costos encienden las alarmas.

El comercio minorista de Mendoza está atravesando una delicada situación, agravada con la persistente caída en las ventas y el aumento de los costos, principalmente en las tarifas de los servicios públicos. En contramano, los comerciantes están tratando de sostener el empleo en la actividad comercial, aunque existe el fenómeno del "despido hormiga" -desvinculaciones a cuentagota- aplicado en algunos pequeños y medianos locales.

Según la Federación Económica de Mendoza (FEM), las ventas minoristas continúan en picada: durante el mes pasado se registró un descenso en las ventas totales del 11% frente junio del 2015, un registro superior a la caída del 9,8% que padecieron las ventas comerciales en promedio nacional.

Las máximas preocupaciones de los comerciantes se centran en dos factores: la inflación y los tarifazos, que provocan una merma del consumo entre la población. En el segundo caso se suma que los incrementos en los servicios públicos también repercuten negativamente en los costos de los locales comerciales. La suba en el precios de los combustibles, la presión fiscal y la competencia "desleal" (como La Salada, en Santa Rosa) también inciden en la pérdida de la rentabilidad, según la FEM.

Sin embargo, según Juan Retali, titular del Centro Comercial Abierto de la Ciudad de Mendoza, el empleo en el sector comercial todavía se mantiene en niveles estables: "La dinámica del empleo en el comercio es distinta a la de otros sectores económicos, dado que existe una relación más cercana entre los empleados y empleadores. Por ello, los comerciantes tratan de mantener las fuentes laborales de sus trabajadores, y siempre es el último recurso a recortar".

Incluso manifestó que "en lo que va del año se han abierto unos 380 comercios en la Ciudad de Mendoza, frente a los 150 locales que cerraron en el mismo lapso de tiempo", a pesar de las dificultades económicas. 

Esto no significa que el empleo haya crecido, ya que gran parte de estos nuevos comercios son atendidos por sus dueños.

El presidente de la FEM, Adolfo Trípodi, añadió que "tradicionalmente, cuando las ventas bajan, los comercios echan mano a sus reservas (ahorros) para hacer frente a sus obligaciones. Pero cuando no se aguanta más, empiezan a echar gente o directamente cierran". En ese sentido, reconoció que puede existir en el sector el "despido hormiga", que no se percibe en su totalidad pero, a mediano y largo plazo, comenzará a sentirse si no se revierte el actual contexto económico-social.

Es por ello que desde la FEM se advierte al Gobierno nacional que "se enfoque en incentivar el consumo, ya que esto moviliza la economía, genera nuevas oportunidades de negocios, crea empleo y derrama recursos vía impuestos en nación, provincias y municipios". Por lo tanto recomienda a la Nación aplicar medidas como la "reactivación del consumo, inflación controlada, tarifas e impuestos pagables y tasas de crédito razonables". 

"Si no se actúa a tiempo los costos fijos se sentirán más y podría haber más cierre de negocios, caída de empleo y desaliento", concluyó.


Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 17:25
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 17:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María
    26 de Septiembre de 2017
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María