La nueva ciencia para anticipar los efectos de las drogas

Se trata de la química computacional, que permite simular las acciones y reacciones de las moléculas.

Mediante diferentes programas o software, la química computacional logra simular propiedades estructurales, dinámicas y reactividad de moléculas para comprender mejor las enfermedades y evaluar los efectos de las drogas que las combaten, describió el especialista Darío Estrin.

Investigador superior del CONICET en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y galardonado, entre otras distinciones, con los premios Ranwell Caputo (2001) y “Houssay” de la Secretaría de Ciencia y Técnica (2003), Estrin describió que "estudiamos los átomos y biomoléculas como si fueran piezas de un juego de Lego”.

"La química computacional es una técnica que aplica modelos matemáticos y ordenadores para resolver problemas químicos. Mediante diferentes programas o software se pueden simular propiedades estructurales, dinámicas, y reactividad de moléculas que participan en la causa y desarrollo de enfermedades y otros procesos", explicó el investigador en una entrevista a la Agencia CyTA-Leloir.

Y añadió que "obtener información acerca de esos fenómenos, que están sujetos a las reglas de la física, abre caminos para, por ejemplo, el diseño de terapias o fármacos más efectivos".

"En este sentido - continuó - esta ciencia acelera los tiempos del avance científico, porque nos provee de herramientas para obtener información difícilmente accesible por otros medios, y a costos y tiempos menores".

A modo de ejemplo, Estrin describió el trabajo que realizaron sobre el bacilo de koch, causante de la tuberculosis: "Nos centramos en una proteína presente en el bacilo denominada 'hemoglobina truncada N', que es la que tiene la función de proteger a la bacteria del ataque del sistema inmune del organismo que infecta".

"Por medio de simulaciones computacionales de dinámica molecular, encontramos que, para cumplir esa función, esa hemoglobina tiene un sistema de dos canales que permite optimizar sus mecanismos de defensa", describió.

Hasta el momento, esta disciplina no reemplaza los experimentos en los laboratorios, sino que, según explicó Estrin, los complementa porque produce nueva información: "Con mi grupo, trabajamos en colaboración con científicos de Montevideo que realizaron experimentos de 'verdad' con otra proteína de la bacteria de la tuberculosis, mientras nosotros hacíamos algo similar con simulaciones".

"El hecho de que hayamos obtenido resultados consistentes demuestra que ambos enfoques contribuyeron a comprender mejor el sistema", indicó.

Finalmente, consultado acerca del nivel de desarrollo de la disciplina, el científico detalló que "en la Argentina se ha acumulado una experiencia significativa en el área, tanto en la creación y validación de métodos, como en su aplicación. En la actualidad están activos grupos de investigación en varias ciudades, entre ellas Corrientes, Tucumán, San Luis, Córdoba, Rosario, La Plata, Buenos Aires y Bahía Blanca".

Fuente: Télam


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|03:42
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|03:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016