6 tipos de amigos que te cagan la noche

Pelee nos deja la descripción de esos amigos que terminan restando en toda la noche.

 Se acerca un nuevo fin de semana sobre nuestro querido suelo trasandino y ya se empieza a palpitar lo que va a ser una gran noche.

Tu querido grupo de amigos y/o amigas ya están listos en una casa, en una fiesta o en un bar para empezarla a rancharla. Todo lindo, toda felicidad, todo bom, todo legal.

Pero siempre están esos amados miembros de nuestros grupos de panas que de alguna forma nos amargan un poco la salida.

Quizá por actitudes, quizá por personalidad, pero siempre con el resultado de resecarnos nuestra alegría de salir y juntarnos de una forma peculiar.

Acá están esos amigos/amigas que nos amargan la noche y que todos conocemos (y tenemos presentes en nuestros respectivos grupos):

LOS RATAS

“-Bueno muchachos, entre el asado, las gaseosas, el fernet, los condimentos, el pan y las verduras tenemos que poner 150$ cada uno

-Yo no use el kétchup. ¿Cuánto tengo que poner?”

La amiga rata o el amigo rata es una persona peculiar. No es una persona a la que le falte dinero, o por lo menos no da esa sensación.

Pero a la hora de desembolsar se vuelve el ser mas tacaño que hay en la faz de Cuyo.

Los ratas son odiados por bastantes razones, primero porque demuestran tener una debilidad por la guita de la peor manera posible (Demostrando que para su persona un valor menor de 50 pesos puede hacer la diferencia), segundo porque no les cae la ficha de que si en algún momento les faltara plata, un amigo siempre les puede hacer la gamba (y probablemente no le pida la guita de vuelta, sabiendo su actitud) y tercero –y más importante- el rata siempre espera a que todos saquen las cuentas incluyéndolo para después decirte que él no tomo/comió/uso tal elemento y que tiene que pagar menos, esperando que vos automáticamente le digas cuanto tiene que poner.

El o la rata cree que la cuenta es tan simple como sumar los goles de Brasil en la Copa América, olvidándose que hay que hacer todas las cuentas de vuelta y dividir el ahora mayor monto entre menos personas. Y el colmo es que se ofenda porque no le das un número rápido.

Pero ojo. El rata no está incorrecto. Si el consumió menos debería pagar menos. Lo que molesta es la actitud.

Así que recuerden… El amigo rata no está equivocado, simplemente es un imbécil.

LOS CUIDACOCHES

“-Che cabeza, te llamaba para pedirte un favor.

-Sí, decime.

-Mira ya que vos no tomas y esta noche somos 8. ¿No te molestaría poner el auto? Con el tuyo y el mío estamos sobrados.

-No puedo hermano, lo usa mi hermana los findes.

-¿No se había ido de viaje tu hermana?

-Ahhh si… Igual me da cosa llevarlo porque anda medio raro últimamente…

-La semana pasada nos dijiste que le hiciste el service y que andaba 10 puntos, no hablabas de otra cosa.

-Sí pero quedo un poco chongo ¿Viste? Igual te lo digo porque adónde vamos está lleno de baches.

-La fiesta es en el Bombal…

-Si, pero igual con la inseguridad no esta para salir de noche. Deberíamos tomarnos un taxi.

-Cabeza…

-¿Qué?

-Sos un chupapija.”

El cuidacoche es un ser hipócrita. Ante los ojos de los demás cuida su auto como si fuera un hijo. Pero cuando estas adentro de ese auto, te das cuenta que el amor se convierte en odio o por lo menos no en un amor convencional.

Manejando, los cuidacoches son un desastre. No respetan nada, tiran cortes, se codean con la muerte como el Diego con la merca.

Y ahí reside su hipocresía. Nunca te van a llevar su auto a una juntada y ni en pedo para una salida porque es “su más preciada pertenencia”, pero a la hora de manejar parece que les chupara un soberano huevo todo, propinándole injurias al pobre coche de por medio.

Como digo una hipocresía hacia tu fierro, o quizá un amor sadomasoquista… que se yo.

LOS MORMONES

“-Sofí, ¿queres un cigarro?

-No capo, si sabes que soy asmática y no fumo.

-Uh perdón, ¿y un vaso de cerveza?

-No tampoco, acordate que no me gusta tomar.

-Bueno. Voy a ir a buscar la carne a la parrilla. ¿Morcilla o Chorizo?

-Que choto que sos. ¡Si sabes que soy vegetariana!

-Sofi…

-¿Si?

-¿Y si me chupas bien la poronga?

-No puedo. Sabes que soy alérgica al maní”

El gran problema de los mormones no es su negación a tomar los malos hábitos de los pibes bestias de hoy. Es como te rebajan al hacerlo.

A un amigo “mormón” le encanta pontificar que es vegetariano, no fuma, no se droga, lleva la facultad al día, tienen una pareja hermosa y siempre cumple con sus rol de persona perfecta. Y no hay mejor forma de demostrarlo negándole ofensivamente cada cosa que sus buenos amigos le ofrecen.

Nunca le falta hablar de lo mal que va a estar el hígado del gordo que se toma todo, o lo negros que le van a quedar los pulmones a sus amigas por el cigarro.

A los amigos “mormones” nada les alegra la noche más que demostrar lo buenos que son y rebajar a los que no son un pan cósmico como ellos. A la gente normal, pocas cosas le rebajan mas el ánimo que un boludo/a que no toma, no fuma y no divierte y que para colmo te delira a vos por hacer o ofrecerle lo contario.

Acá también se podría colocar a los “dominados” que se inhiben completamente porque su pareja les puso una correa para tomar, fumar, salir y demás.

Aclaración: Los “amigos mormones” no tienen relación alguna con la religión mormona. Solo comparten la característica de que se autorestringen hasta el punto de lo enfermizo.

EL ALBAÑIL/LA BOXEADORA

El amigo albañil es un experto de la seducción. O por lo menos eso cree.

Tiene un trato tan peculiar para con el sexo contrario que tiene la característica de tener un radio de 5 metros en el boliche a su alrededor al que no se le acerca ni una sola mina. Quizá sea por su forma rudimentaria de hablar, quizá sea porque toda su ropa esta manchada de alcohol, quizá sea porque el olor a chivo que tira es capaz de hacer llorar a Chuck Norris.

Pero el punto culmine de la grasada del amigo albañil es cuando se acerca a vos, que estabas trabajándote una piba hace rato, y entre gritos y carcajadas dice un montón de pelotudeces que te hacen quedar a vos como un boludo frente a quien tenes adelante. Gracias amigo, por más genios como vos.

El caso de la boxeadora es el mismo en el sexo opuesto. Es esa amiga quese va de boca siempre que se pasa de mambo con las copas. Se puede agarrar a piñas con cualquiera, no articula bien una palabra y si te agarra a vos con alguien que te gusta te lo va a bardear de arriba abajo y a la cara, para que no queden dudas.

Al día siguiente te piden perdón y aseguran que su actitud se dio por culpa del escabio. Y vos, como buen amigo te toca apretar los dientes, putear intensamente por dentro y perdonarlos. Así es el amor, ¿No?

LOS FORREST GUMP

“-Gordo, te dejo a vos primero y después la dejo a la Cami.

-Te conviene dejarla a ella primero.

-No posta, creo que me queda mejor que te deje a vos primero.

-No boludo. Ella vive en Rufino Ortega. Déjala a ella y después me llevas a mi casa, no vas a gastar nafta al pedo choto.

-Está bien gordo. Yo igual creo que sería mejor al revés. ¿Vos Cami que queres que hagamos?

-Y el tiene razón. Pero si queres déjalo primero. Yo no tengo problema en que me dejes en mi casa después.

-No Cami, no seas molesta, es mejor que el Martin te deje a vos primero. Aparte de que el pobre no tiene un mango, se va a andar gastando guita porque vos queres pasear”

Los amigos tipos Forrest Gump son un misterio. Uno no sabe si son pelotudos o se hacen los pelotudos.

Un amigo/amiga de este tipo es completamente ignorante del mundo a su alrededor. Hay que explicarle todo y es imposible darles un secreto porque se van de boca cada vez que pueden.

Tienen formas peculiares de cagarte una noche como gritar comentarios desubicados, mandarte al frente con el resto del grupo o nada más ilustrativo que el ejemplo que di arriba.

Al amigo de este tipo hay que entenderlo (o en su defecto meterle un buen bife cuando te arruina el momento).

LOS AMY WINEHOUSE

Los Amy Winehouse o “los amigos manija” son los típicos amigos sobredosificados que no tardan ni una hora en el evento antes de ponerse de la cabeza.

Son altamente capaces de consumirse por cualquier cosa. Si le das un alcohol etílico y una piña colada te fabrican una cirrosis en una hora. Si le das un paquete de cigarrillos te convierten el living en una fábrica industrial en cuestión de segundos. Si le das media pepa, en 15 minutos están en Unidad Coronaria del Hospital Central.

Tienen una habilidad nata para hacerle frente a los excesos y fallar miserablemente.

Como buenos irresponsables, se autodestruyen en lo más temprano de la noche solo para ser una carga por el resto de la misma.

Siempre es perdonable para un amigo o amiga pasarse de rosca. Una noche de excesos te la banca cualquiera.

El problema de los Amy Winehouse es que siempre terminan en cualquiera y se acostumbran a ser un desastre todas las noches. Sobreconfiando, desgraciadamente, en que sus cumpas siempre lo van a bancar.

Y todos sabemos, y hemos vivido, una noche en la cual hay que hacerle el aguante a un amigo que quedo más destruido que el papa de Simba.

¿Y ustedes? ¿Qué clase de amigos les han cagado la noche?

Si les gusto la nota compártansela a ese amigo rata, mormón o albañil que tengan (y de paso me ayudan a mí a no cagarme de hambre).

Opiniones (0)
24 de agosto de 2017 | 08:20
1
ERROR
24 de agosto de 2017 | 08:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"