Wicked game

Un hombre escribiendo una carta antes de perder su alma. El inicio de un juego oscuro...Wicked Game

Llegó a su casa, cansado. Nada interesante había transcurrido ese día.

Cenó lo poco que había en su refrigerador, dejó las sobras sobre la mesa y se recostó en su sofá. Miró el reloj, una aguja que se deslizaba con pesadez, más lenta de lo que recordaba la última vez, le marcaba las 9 p.m. Encendió el televisor, volumen tenue o no; era lo mismo… estaba abstraído.

Esa atmósfera densa, lenta, fue rota por un teléfono que sonó insistentemente, hasta que fue respondido. Ahí estaba, esa voz.

ELLA.

“Voy a ir hasta tu casa para hablar con vos, hablaremos hasta que no puedas pararte”. Fue una orden que él aceptó sin oponerse. Una orden que, en cuanto colgó el teléfono, le reveló que iba a estar en problemas.

Sabía que era muy difícil “sobrevivir” a esa inesperada visita, sabía que “hablar” era el equivalente a someterse a los instintos más bajos, sin embargo aceptó.

Luego de colgar, volvió a ese sofá que lo había cobijado antes, y mientras trataba de racionalizar la situación con calma, vió sobre la mesa un cuaderno y un lápiz. Ya entrada la medianoche, usó el tiempo que lo separaba del momento de la llegada de ELLA, y plasmó una por una las palabras que tratarían de describir esa sensación que le hacía creer que un solo instante inolvidable podría compensar el desaire que vendría luego. Palabras que justificaran esa decisión de aceptar sabiendo anticipadamente que le iban a destrozar el corazón.

En otras palabras, intentaba escribir sobre la vulnerabilidad de las personas cuando se cruzan en el camino con un/a devorador/a de almas.

Ese amor tóxico, ese instinto que nubló el juicio al momento de contestar ese llamado, se vió representado, luego de un tiempo, por dos personas con el torso desnudo, haciendo poses sugerentes en la arena de una playa, acompañados con una melodía que posee los acordes necesarios para transformarla en algo resistente al paso del tiempo.

Así, después de colocar el tubo nuevamente sobre el teléfono aquella noche, amigos míos, nacía “Wicked Game”.

"No, I want to fall in love (This world is only gonna break your heart)"

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 23:18
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 23:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"