Dolor y reclamos en la despedida del cabo

Más de 600 personas se dieron cita en el sepelio de Eduardo Correa. También estuvo el ministro Ciurca, que escuchó reclamos por justicia. Existen versiones de una huelga de "brazos caídos".

Alrededor de 6oo personas despidieron los restos del policía asesinado anoche en el intento de asalto al camión de caudales del Banco Regional de Cuyo, con mucho dolor pero también de quejas hacia la política de seguridad y hacia las críticas condiciones en que trabajan los uniformados en las dependencias de la provincia.

Familiares, vecinos de Corralitos –donde Correas vivía con su familia integrada por dos chicos de 10 y 8 años, y una nena de apenas un año-, y mucha presencia policial se dieron cita a lo largo de la jornada en la sala velatoria que se improvisó en la sede de Amupol, la mutual policial, y que luego se trasladó al Parque de Descanso de Guaymallén. 

Uniformados y civiles aplaudieron cuando salió el féretro de la mutual y el gentío que se acumuló obligó a cerrar el tránsito en calle Rioja. Esta situación impidió que, en un momento, pudiera ingresar la ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinado para asistir a Claudia, la esposa del policía ultimado, descompensada por la pérdida. Así, con mucha dificultad, se subió a Claudia a una patrulla que se movilizó hacia Alem, donde la esperaban los médicos. 

En la mañana, el ministro Carlos Ciurca se había presentado con sus funcionarios. Ya en la tarde, antes de que partiera el cortejo fúnebre, también se hicieron presentes Orlando Rozas, subsecretario de Seguridad, y Luis Parigi, director de Policía.

Rozas, precisamente, fue quizás el único de los funcionarios que se mostró visiblemente emocionado en el entierro, mientras que los otros mantuvieron cierta distancia respetuosa y, también, evitando la confrontación con el dolor de los familiares.

Posible huelga de brazos caídos

Entre los uniformados presentes, se corría el rumor de una fuerte desmotivación a partir de uno de los anuncios oficiales posteriores a la muerte del policía: el quite de los servicios extraordinarios. Esto estaría generando cierto malestar en la fuerza, ya que no existiría un paliativo que permita recompensar esta pérdida.

También se recordó el dinero que el Estado adeuda todavía a los policías, alrededor de 21 mil expedientes que generarían un costo para la provincia de 35 millones de pesos.

Pero también, hubo quejas por el estado de los chalecos y de los móviles, por el poco tiempo de descanso que tienen y las exigencias por parte del Ministerio de Seguridad.
 
Si bien entre los uniformados se distinguió claramente el sentir de los más experimentados de aquellos que recién ingresan, la amenaza para el Gobierno es que los policías decidan hacer "lo mínimo y necesario". En otras palabras, lo que sería una suerte de huelga de brazos caídos.

Rumores de cambios

En el entierro, los reclamos siguieron, pero en este caso con la presencia del ministro Carlos Ciurca, sus principales funcionarios y comisarios de las distritales del Gran Mendoza. Sin embargo, la presencia del ministro no bastó para la indignación de algunas personas que, en medio del dolor, expusieron a viva voz sus reclamos de justicia y se preguntaban por qué el gobernador Celso Jaque no se encontraba en ese momento acompañando a las víctimas del delito.

También hubo algunas versiones que fueron desmentidas desde el Gobierno, como la posible salida de Rozas y Pariggi del Ministerio de Seguridad, lo que podría generar una  crisis ministerial en un momento en que la fuerza policial ya bastante desmotivada por las condiciones de trabajo. 

Una señora visiblemente enojada, quien dijo ser madre de un policía, increpó a la distancia a Ciurca. Sin embargo, el titular de Ammupol, Omar Alcalde, se cruzó delante de ella para tratar de calmarla. Esto, por el contrario, enojó aún más a la mujer, quien discutió brevemente con Alcalde, mientras otra persona le pedía al titular de la mutual policial, que no pretendiera callar ese reclamo.

Muchos uniformados se dieron cita también en el Parque de Descanso de Guaymallén, algunos de franco y otros en servicio, pero también se pudo notar a lo largo del Acceso Este la presencia de efectivos para dar el último adiós al cabo Eduardo Correa.
 

Opiniones (17)
22 de septiembre de 2017 | 22:09
18
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 22:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hay que empezar a bajar muñecos.. Los jueces, los funcionarios, todos estan en Stand by. Arranquen!!! La sociedad se los manda. Esta lloviendo señores, pero al parecer hasta que no los moje a ustedes, no van a reaccionar. Bueno, tal vez haya que tomar otras medidas...
    17
  2. Así me siento con verguenza ajena, ayer me enteré que este policía cumplia un servicio por 24 pesos por las cuatro horas de trabajo, esto es vergonzoso la señora que va a planchar a mi casa cobra el doble que este policía por igual tiempo, y no estoy desmereciendo el trabajo de ella, por que se lo gana ampliamente, pero no es lógico, el gobierno debe pagar mejor a sus empleados, y la solución no es sacar funcionarios, sino siempre estamos arrancando. Paula pienso lo mismo que vos es increible que no hagan un día de luto.
    16
  3. si siguen reuniendosé y ver que puede llegar a hacer cada uno por ahí tienen suerte y se les pasa todo lo que les queda de mantado,por favor tengan un dedo de frente,piensen (si les da la cabeza)lo que nos han mentido y vayanse por el bien de todos
    15
  4. lo que pasa ricardito que el SR? Jaque sabe que no tiene como defender las mentiras del mapa del delito, con que cara iba a ir? en funciòn de que? lo que hizo fue una total falta de respeto,aunque más no sea hubiese mandado al retonto para que lo representara,.... como para chuparle las medias? a la presi hoy va a estar para todas las fotos? como hija de un retirado policial ,me da mucha rabia,esta situacion,porque hoy todos nos acordamos del pobre policia que mataron,pero en una semana se olvida todo(la revuelta policial anterior,porque fue?)y que va a hacer de ahora en más esa esposa con sus hijos? que Dios le dé fuerza y espíritu para poder seguir adelante,porque una bandera doblada y todos los honores rendidos no pagan esa vida
    14
  5. O dan un paso al costado o dejan de seguir robando. cuantos consejales, diputados, legisladores hay, un %95 que tienen que ceder parte de su sueldo para que se destine a programas sociales, sueldos caminos SEGURIDAD señores dejen de robar. Uds. está seguros nosotros no.
    13
  6. NO ES EL JEFE DE LAS MILICIAS DE LA PROVINCIA???? HA MUERTO UN HOMBRE EN CUMPLIMIENTO DE SU DEBER... (ESA ES LA CALIDAD DE PERSONA DE NUESTRO SR GOBERNADOR)...
    12
  7. La verdad que es un dolor muy grande ver a sangre fria matan.... mis mas sentido pesame a la familia de este humilde policia... Ahora mi pregunta es no seria mejor atacar la raiz del problema que es el famoso instituto donde para entrar te piden.... haber.... nada¿?¿? y lo digo por experiencia propia!!!! asique los que digan algo hablen con la verdad... ese insituto no puede formar a nadie... por favor vuelvan la vieja escuela de policias!!!!
    11
  8. Les pido por favor que pierdan 4 minutos de su vida para leer la siguiente nota que aparece hoy en un diario de Mendoza, quizás se amplíe la perspectiva de los problemas de inseguridad: Más de 11 mil adolescentes no estudia ni trabaja ni va a un club en MENDOZA. Son chicos de 14 a 24 años que, por distintos motivos, están excluidos del sistema social y económico. El dato incluye sólo a los relevados y se estima que son más. Los juegos, la escuela y los amigos nunca fueron para Agustín una prioridad. Lejos de eso, la carga que debe soportar a diario es demasiado pesada para sus nueve años; desde que nació, el mundo de los adultos se encargó de hacerle creer que las cosas de niños no eran para él (%u2026) Todos los días, los vecinos lo encuentran pidiendo limosna hasta bien entrada la noche, y por las tardes se lo ve acarreando en sus hombros pesados baldes con agua. Pero la falta de contención y violencia familiar no son las únicas situaciones a las que está expuesto. Desde muy chico, supo que muy cerca de él, en la calle y dentro de su hogar la amenaza está latente. Incluso el hambre y las carencias de toda clase son tan corrientes en su entorno que ya ni si quiera le resulta extraño ver cómo otros chicos de su edad aspiran pegamento para evadir sus realidades. La marginalidad en la que viven miles de niños y adolescentes es una deuda pendiente en Mendoza. Lo dicen sociólogos, expertos en educación, defensores de los derechos humanos, y además se comprueba con sólo caminar calles y barrios. Por si queda alguna duda, los datos sirven para dar cuenta de la problemática. En la actualidad, 11.456 adolescentes de 14 a 24 años están excluidos del sistema educativo y laboral (en el caso de los mayores de 15 años). Esta cantidad refleja en forma parcial un crudo panorama, ya que sólo incluye a los adolescentes relevados en el marco del Sistema de Alta de Programas Sociales (Apros) del Ministerio de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad. Del total, 3.295 cuentan con edades de 14 a 17 años mientras que otros 8.161 tienen de 18 a 24 años. Ninguno de ellos está contenido en una institución (escuela, club u organización de la sociedad civil) ni posee cobertura social. Es decir, ante la sociedad, ellos están prácticamente invisibles, aún sin serlo. El panorama muestra, una vez más, que nuestra provincia se encuentra lejos de cumplir a pleno las normativas pautadas a nivel internacional, nacional y provincial destinadas proteger la integridad de los niños, niñas y adolescentes. Cabe mencionar aquí la Ley Nacional N° 26.061, que entre otros aspectos establece el derecho a la educación, la salud, la libertad y la dignidad como factores indispensables para su desarrollo pleno. Se suma la Ley local (N° 6.354), cuyo artículo dos hace referencia a la necesidad de contención que debe estar garantizada por las distintas áreas del Gobierno. Si bien hoy existen programas y proyectos destinados a abordar la coyuntura, las consecuencias de una sociedad que viene fragmentándose desde los '90 son mucho más complejas. Así, para Patricia Zelaya, coordinadora del Centro Integrador Comunitario (CIC) del barrio Paraguay (Guaymallén) el trabajo allí no es fácil, pero tampoco imposible de revertir. "Uno de los problemas que más sufren los chicos es la droga. Consumen pastillas, marihuana o pegamento, viven situaciones de promiscuidad y violencia en la familia. Todo eso los lleva a abandonar la escuela y luego no tienen acceso al trabajo; lo que los lanza a la marginalidad", explicó. Sin embargo, Zelaya aclaró que desde que comenzaron el trabajo de integración, estos episodios (incluso la inseguridad) en la zona han disminuido notablemente. Según informes recientes de la Organización Mundial de la Salud, el deterioro de la calidad de vida de un país o región es la consecuencia directa de políticas sociales pobres y circunstancias económicas injustas. Sin lugar a dudas, la Argentina no está al margen de este parámetro y Mendoza tampoco es la excepción. Así, desde el análisis de la socióloga Graciela Sandres, "la exclusión social hace que se le quite la posibilidad de una vida digna a las personas y eso implica la negación de un futuro". Para la especialista, las políticas públicas deben estar focalizadas no sólo a trabajar sobre la emergencia, sino a revertir paulatinamente las consecuencias de una gran desigualdad, donde los niños, niñas y adolescentes son el sector más desprotegido. "En la medida en que siga habiendo personas marginadas, será cada vez más difícil fortalecer los vínculos sociales", sentenció Sandres. Frente a esto, no hay que olvidar que de acuerdo al análisis general de la población explicitado en la última Encuesta Permanente de Hogares (primer trimestre de 2007) realizada por la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), 15% de la población mayor de diez años, no ha recibido instrucción o no pudo terminar la escuela primaria. Este porcentaje representa a 115.605 mendocinos. Otro indicador socioeconómico tiene ver con el acceso al mercado laboral. Aquí, la tasa de desocupación llega a 4%, mientras que más de cien mil mendocinos siguen precisando de planes sociales para vivir. Al igual que Zelaya y Sandres, para Alejandro Castro Santander, asesor pedagógico y coordinador del Observatorio de la Convivencia Escolar, la solución desde el Estado debe venir acompañada por una construcción social constante, que esté en sintonía con el modelo de país y de ciudadanos que se quiere lograr. AUTORA: Zulema Usach - zusach@losandes.com.ar
    10
  9. No entiendo por qué no estamos todos con antorchas y palos en la casa de Gobierno pidiendo la renuncia de todo este nefasto Gobierno de Mentiras. Yo vivo cerca de la Casa de Gobierno y soy el primero en ir a pedir la renuncia de toda esta gestión que es puro verso...
    9
  10. Como hijo de un uniformado, le doy mi mas sentido pesame a la Familia Correa y a toda la familia policial! Esperemos que sea el ultimo en un largo tiempo... BASTA POR FAVOR
    8
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'