El arte y la ciencia con mas vínculos de los que creías

El pensamiento racional y la expresión artística parecen ser polos opuestos. El Profe te demuestra lo contrario.

Si pensamos en relacionar la ciencia y el arte inmediatamente nos viene a la mente el genial Leonardo Da Vinci, quien supo unir como nadie su capacidad para plasmar el mundo que lo rodeaba en pinturas y dibujos con sus ideas tecnológicas revolucionarias para la época. Sin embargo, hay una relación mucho más profunda entre los mundos artístico y científico que no depende de una persona o una época histórica en particular. 

El Cinturón de Orión y las pirámides egipcias 

El Cinturón de Orión y las pirámides egipcias

Varias civilizaciones antiguas poseían conocimientos astronómicos avanzados. Sus grandes monumentos servían a la vez como obras de arte, representaciones religiosas y una manera de pasar esta sabiduría de una generación a otra. Las pirámides egipcias parecen reproducir la ubicación de las estrellas del Cinturón de Orión (las Tres Marías) de acuerdo a su posición y brillo, el monumento de Stonehenge se relaciona con el solsticio de verano en el hemisferio norte y las construcciones encontradas en México y América Central fueron utilizadas como calendarios gigantes. Estas son solo algunas muestras de la utilización de los conocimientos matemáticos y astronómicos en la antigüedad.

Respecto a la pintura, podemos imaginarnos a nuestros antepasados ensayando una química rudimentaria para darles color a las pinturas rupestres. Con el paso del tiempo y la evolución científica se fueron creando nuevos colores, diferentes tipos de pinturas y técnicas para utilizarlas. Una curiosidad histórica es que el color azul era muy caro de producir antes de que los químicos pudieran sintetizarlo en forma artificial en el laboratorio.

La matemática también hizo su aporte a la pintura y el dibujo debido a un hecho bastante obvio: para representar nuestro mundo de tres dimensiones sobre un papel o una tela de dos es necesario engañar al cerebro de quien observa, creando la sensación de profundidad. Antes del Renacimiento la perspectiva no existía. Las diferencias de tamaño entre las figuras se debían principalmente a la intención de señalar cuales eran más o menos importantes, generalmente basándose en motivos religiosos. Durante este período histórico comenzó el estudio científico de la perspectiva, logrando maravillas de la ilusión como "Las Meninas".

Las Meninas de Velázquez

Las Meninas - Maravilla de la utilización de la perspectiva


Por su parte el arte contribuyó a la ciencia en una época en la que no existía la fotografía y la única manera de documentar algo era mediante dibujos. Quizás si Leonardo no hubiera sido tan buen dibujante sus máquinas no nos resultarían tan asombrosas.

En la actualidad la relación entre arte y ciencia tiene que ver principalmente con dos cuestiones fundamentales: la restauración y la detección de falsificaciones. Existen técnicas que nos permiten "ver lo invisible". Podemos iluminar una pintura con luz infrarroja (reflectografía) y utilizar un detector con diferentes filtros para ver las diferentes capas de pintura de un cuadro. De esta manera podemos saber si hubo una restauración mal hecha en algún momento y recuperar las formas originales. También es posible descubrir si una firma presente en el original se borró a propósito para falsificar la identidad del autor del cuadro. En algunos casos aparecen figuras pintadas en un principio por el artista y luego tapadas en un acto de arrepentimiento. Esto no pasa de ser una curiosidad, seguramente tendrá sus razones personales para haberlo hecho y no hace a la calidad final del cuadro.

Los rayos-X también pueden utilizarse en estos ensayos no destructivos que nos permiten estudiar a fondo una obra sin alterarla en lo más mínimo. Es posible descubrir partes de un cuadro o un documento antiguo que a simple vista se ven borradas o alteradas, pero que debajo de una capa de material acumulado todavía están intactas.

 

Restauración de “La Madonna del Ruiseñor” utilizando reflectografía infrarroja.


En el caso de los frescos o murales vemos que el tiempo, la contaminación y (de nuevo) las malas restauraciones pueden arruinar los colores originales. Se pueden analizar químicamente los pigmentos utilizados por el autor y restaurar la obra con el mismo esplendor que si estuviera recién terminada.

Muchos científicos fueron también artistas: pintores, músicos, escritores...muchos artistas utilizan la ciencia para crear. Los límites se borran y bienvenido sea que suceda así. Siempre dos hemisferios cerebrales piensan mejor que uno.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 23:12
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 23:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"