5 formas sutiles de caretearla cuando no se te para

Don Rata te trae esta nota para que la imprimas y la guardes. En caso de emergencia, recordála bien.

 No importa que tan ganador seas, no importa cuántas veces la hayas puesto en tu vida, y no importa que estés con la mujer más sexy del planeta tierra, si el “Pirincho” no quiere trabajar, no hay caso. Así es como muchas veces, lo que Don Rata logró construir a base de un chamuyo diario, cientos de mensajes por whatsapp, llamadas y salidas, el Pirincho lo cagó en 2 minutos de una noche.

Lo ves al tipo y está ahí como si nada, vos tratás de darle un incentivo con unos besos y un par de mimos, pero el loco no responde. Las cosas se ponen más incómodas para uno cuando no puede pensar en otra cosa que no sea el amigo que no quiere despertar, peor aun cuando los movimientos de la acompañante denuncian cierta impaciencia, por no decir que tiene la tanga “pegajosa”.

Mientras la seguís besando para caretearla, pensás ¿Cómo carajo hago tiempo? De preguntas como esa surge mi pasatiempo favorito, “salir jugando por abajo” por no decir “lamida termo vaginal”. Mientras te acarician la nuca, aprovechas para hacer tiempo para que el Pirincho reaccione, pero es un arma de doble filo ya que, si reacciona: vas a quedar como Gardel. Ahora, si la tenés caliente como si la hubieras sentado en una salamandra y no se te paró, acabás de tirar el 50% de toda esa guita, de todos esos mensajes, de todo ese chamuyo barato de buen amante que prometías…un garrón

Pero aún en las situaciones más adversas, un buen galán debe saber caer parado.

¿Qué carajo digo ahora?

Es la primera vez que me pasa: Desde que mentir es gratis el hombre ha usado esta mentira para zafar de esta horrible situación. Es obvio que la mina sabe que estás nervioso y que también se ha dado cuenta de que por eso hace media hora que no parás de payanearle el clítoris con la lengua. Técnica un poco quemada, pero al menos podés apelar a que te dé una segunda oportunidad producto de la lástima.

Debe ser el preservativo: Una excusa un tanto chota, pero a veces no es el forro en si, si no el momento en el que te lo ponés, cuando el pirincho se pone timidón y/o perezoso y te abandona antes de iniciar la acción. Un consejo es que le digas a tu amante que te lo ponga con la boca, o hacé como mi primo el Jorge, que trabaja en un hostel y directamente no lo usa, es el mapamundi de las ETS.

Estoy estresado: Es una técnica muy sutil y elegante de salir de esta, ya que el comportamiento de tu miembro está muy ligado a lo que tu cabeza diga. Si sos colectivero estás perdonado de por vida, ya que tu pareja va a saber entender lo hartante que debe ser pedir que metan las monedas de a una, avisar que la maquina no da vuelto y los tacheros estacionados en la parada, jaja, que irónico que las paradas entren justo en este terreno.

No le gusta nada que le haya puesto Pirincho y se está vengando de mí: Y si, es un argumento un poco raro, pero el nombre que le ponés a tu pene influye mucho. Muy pocas mujeres pueden entender este concepto, ya que no tienen desarrollada la parte derecha del cerebro, que es la encargada de ponerle nombres y establecer un vínculo afectivo y un dialogo respetuoso con sus genitales. Mucho menos van a entender que lo alientes y lo felicites cuando funciona bien, vos inténtalo y si no funciona combinala con alguna de las anteriores.

El cuadro de tu vieja en el espaldar de la cama me la baja: Las mujeres tienen una hormona llamada Ritolomina, esta hormona, hace que pasados los 45 años de edad, las mujeres se transformen en unas verdaderas hijas de puta. Esto explica la cara de ojete de tu suegra y también debería poder explicar la inhibición sexual que te causa verla a los ojos mientras intentás garcharte a su copia veinte años más joven.

Opiniones (1)
21 de octubre de 2017 | 17:46
2
ERROR
21 de octubre de 2017 | 17:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. en lugar de revolver ideas en el cerebro revuelven el rigido de la 386 para ver si pueden volver a publicar algo de años atras
    1