Por qué cuesta (y costará) conseguir casa en Mendoza

El déficit habitacional en la provincia alcanza el 27%. En tanto que la demanda para alquilar excede por mucho la oferta y la iniciativa privada para construir se encuentra en recesión. Radiografía de las posibilidades de vivienda.

Mendoza tiene un déficit habitacional de 133.153 viviendas, de acuerdo con los datos del IPV. En tanto que , las viviendas que integran el mercado inmobiliario de locación alcanzan las 350 mil en toda la provincia, pero actualmente se ofrecen muy pocas, según el Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios.

Con este panorama, las soluciones habitacionales se alejan para muchas familias que, no pudiendo adquirir viviendas propias, tienen que acomodarse a las demandas del mercado que logra imponer valores que superan el 30% de sus ingresos. 

La arquitecta Paulina Gil, de la Unidad de Planificación Estratégica del IPV, explicó que el déficit habitacional que manejan es "un proyectado" de los cambios que habrían tenido lugar desde el último censo (2010), y remarcó desde entonces no se hicieron estadísticas en el instituto, por lo que a su llegada les costó mucho recomponer los índices. 

De las más de 135 mil viviendas que faltan, 62.482 son viviendas precarias, que se dividen a su vez en recuperables (a reparar o ampliar) e irrecuperables (para demoler).

En el resto de los casos, se trata de viviendas habitables, pero con hacinamiento (más de dos personas por cuarto), es decir que viven más de dos familias en el mismo espacio -reducido-. En lugar se ubican los ciudadanos más vulnerables y las mismas alcanzan las 70.671 viviendas.

La funcionaria explicó que el Instituto debe dividir el déficit habitacional entre cualitativo, es decir las viviendas que pueden repararse, ampliarse (62.482) y las irrecuperables (11.646). 

Sin embargo, fuera del Gran Mendoza, sí se encuentran propiedades de barrio, mucho más grandes con valores entre los $5.000 y los $6.500. 

Alquiler 2

Sin vivienda propia, ¿que hay para alquilar?

Según explicó el titular del Colegio de Corredores Inmobiliarios, Miguel Astorga, hoy la gente busca propiedad horizontal (viviendas tradicionales), pero en los últimos años los constructores se volcaron hacia los departamentos, y como mucho a los dúplex.

El mercado locativo se ofrece mucho más segmentado que antes, dijo Astorga y explicó que lo que más allá de lo que busca la gente "es determinante lo que esté en oferta", porque en propiedad horizontal es muy poco. "Las casas que se van desocupando para ponerse en alquiler son aquellas que para los propietarios les quedó grande, o que las recibieron en herencia y ya tienen viviendas propias", agregó. 

Esto hace que dichas vivienda resulten mucho más caras para las familias, porque se ofrencen desde los $5.000 hacia arriba, pero las expensas que son superiores a las de los departamentos. En el caso de los departamentos estas están entre los $800 y los $1.200 para viviendas que se arriendan por entre $4.500 y $5.000 (en el centro), en tanto que si estas tienen cochera, no solo sube el precio a pagar por mes, sino que las expensas se ubican alrededor de los $1.500.

Sin embargo, fuera del Gran Mendoza, sí se encuentran propiedades de barrio, mucho más grandes con valores entre los $5.000 y los $6.500. 

El empresario explicó que hoy se necesita construir al menos 78 mil viviendas para cubrir el déficit habitacional. 

La oferta inmobiliaria en números 

De acuerdo con el IPV, en Mendoza hay un total de 539.271 viviendas, de las cuales, 309.626 están habitadas por sus propietarios, es decir que quedan poco más de 185 mil para que vivan en ellas los no propietarios. Si bien este número, de acuerdo con el Colegio es significativamente mayor, lo que queda en oferta es ínfimo.

Sólo en Gran Mendoza  hay entre 140 y 170 propiedades que se ofrecen en alquiler (el número era cercano a las 320 unidades a principios de año), y en el resto de la provincia de 180 a 200 propiedades, y en todos los departamentos hay déficit. "En Maipú, zona del Valle de Uco, Zona Sur, faltan viviendas y hay mucha demanda del mercado locativo", apuntó Astorga.

"Hoy lo que hay en oferta tiene un periodo de carencia de 30 días, cuando antes era de 15 días, porque en muchos casos, lo que se pide supera el 30% de los ingresos de los futuros inquilinos, entonces sugerimos a los propietarios retrotraer sus aspiraciones", señaló Astorga.

El sueldo familiar mínimo para alquilar una vivienda hoy está entre los $15.000 y los $18.000. 

Es por eso, que el titular del Colegio señaló que del histórico 2% "del valor de la propiedad que se solía cobrar, hoy los propietarios se ubican en el 0,4% de renta, e igualmente no alcanza".

Dinero dólares crédito hipotecario hogares millonarios N

Soluciones habitacionales

"Si se construyera más, tendríamos mayor cantidad de oferta", aseguró Astorga, pero desde la Cámara de la Construcción, Jorge Sanchís evaluó que con un 3% mensual de inflación sobre los precios de la construcción, esto va a tardar en suceder.

"Estamos a la espera de índices más optimistas", comentó Sanchís. 

 Con un 3% mensual de inflación sobre los precios de la construcción, no se espera que la iniciativa privada se reactive a corto plazo.

Los créditos hipotecarios son otra opción, considerando que la iniciativa privada está lejos por el momento, sin embargo, Astorga señaló que la expectativa que generaron en su lanzamiento ha decaído por "falta de información". 

Hoy tenemos un 90% de la información, y la vamos recibiendo "a cuenta gotas", según el empresario -en cualquiera de las líneas de crédito- pero lo que se sabe complica las posibilidades de aplicar:

-Hoy la banca privada exige viviendas con 15 años de antigüedad o menos y planos aprobados -más del 90% de las propiedades adquiribles no tienen plano disponible de forma inmediata-. 

-Entre el 30% y el 20% del dinero ya tiene que estar en manos del potencial comprador, antes de recibir el crédito -de $300.000 a $360.000 como mínimo-.

De los 50 mil créditos que se estima que los bancos otorguen, entre un 2% y un 3% podrían llegar a Mendoza -cerca de 1.500, en la primera etapa. 

"La clase media alta tiene recursos suficientes para aportar el 30% restante que exigen tener ahorrados los créditos, pero no está alquilando y va a comprar una segunda vivienda para seguir alquilando", señaló Astorga.

Igualmente, para aquellos que deseen aventurarse en estas alternativas crediticias para lograr la casa propia, Astorga recomendó apuntar a las viviendas nuevas (departamentos o dúplex) para evitar complicaciones con planos y fecha de antigüedad de las casas.   

Por otro lado, el gobierno provincial tiene proyectadas para este año solo 982 viviendas. Por lo que el IPV, con un presupuesto de $1.240 millones, no podrá ser -al menos este año- una alternativa accesible para que las familias de clase media baja se encaminen hacia una solución habitacional definitiva. 

El gobierno heredó un déficit habitacional del 27% por lo que se estima que le resultará muy difícil llegar a soluciones rápidas, y harán falta políticas que sean implementadas tanto por la provincia como por la Nación para incentivar tanto a los empresarios privados, como al acceso al crédito por parte de los particulares para lograr achicar la brecha. 

Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 06:42
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 06:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy bueno el informe. Pero recordaría que el 99% del mercado la poseen las inmobiliarias, algunas son desarrolladoras; los precios obedecen a el dictamen de ellas, la comisión inmobiliaria debería bajar del 3 o 4% al 1%, algo deben ganar. En definitiva, cuando uno quiere comprar una vivienda hay que tener en cuenta: precios inflados, comisión inmobiliaria y escriturar (con todo lo que ello implica) en este último "item" el gobierno te MATA.- Gracias.-
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial