Gracias al Zonda, el intento de asalto en la Universidad Maza no fue una masacre

A pesar de la balacera desatada en el intento de robo al camión de caudales del Banco Regional, no hubo estudiantes universitarios ni administrativos heridos porque las clases se habían suspendido debido al viento que azotó la ciudad.

El intento de asalto perpetrado a la sucursal del Banco Regional de Cuyo, ubicado en la Universidad Maza, y en el que resultó muerto un policía, podría haber sido peor si las circunstancias climáticas no hubieran estado marcadas por el viento que azotó la ciudad durante la tarde de ayer.

Y es que gracias al Zonda, las clases en la universidad privada se habían suspendido, aunque muy pocos alumnos tuvieron clases y el personal administrativo continuó con su labor.

Así, cuando se desató la balacera en las puertas de la universidad, los jardines e ingresos estaban -por fortuna- prácticamente despoblados, a diferencia de otras jornadas. Pero sí había vecinos y algunos estudiantes en la fotocopiadora ubicada en la esquina de la casa de estudios, quienes al escuchar los disparos –entre 20 y 30 estampidos- comenzaron a correr en varias direcciones, buscando escapar del infierno desatado en pocos segundos.

Y es que los dos policías que custodiaban el camión de caudales del Banco Regional de Cuyo, habrían quedado sin la posibilidad de volver a subir al mismo y, tras cerrarse la puerta, jugados no tuvieron otra que repeler el ataque de los delincuentes.

En ese mismo momento, un profesor que daba clases en un aula del primer piso del edificio, al escuchar los primeros disparos hizo arrojar a sus pocos alumnos al suelo. 

“Vimos al hombre tirado en la calle y no pudimos hacer nada”, indicó con impotencia una estudiante y vecina también de la zona.

A la hora señalada 

Tal como se ha dicho antes, habrían sido once los ladrones, fuertemente armados, que esperaron que el camión llegara puntual para cometer el atraco. Incluso, hasta por los vecinos de la zona sabían que el blindado llegaba todos los días a las 20.

Para esto, hubo un trabajo de inspección ocular en los días previos, para confirmar los movimientos de la universidad y de la seguridad del banco que se encuentra en el interior de la universidad. Incluso, los vecinos confirmaban que habían visto a un desconocido en la última semana rondar por la cuadra de la Universidad Maza.

A la camioneta Hilux blanca y el Peugeot marrón, los ladrones también utilizaron un Fiat Palio Weekend de color rojo y sin patente que, no se sabe todavía por qué, fue abandonado en el lugar del hecho, cruzado en la calle. Otros testigos señalaron, incluso, que la camioneta Hilux no logró arrancar de entrada, mientras los ladrones se gritaban entre sí en el interior de la misma.

Estos tres automóviles, según informó el director de Investigaciones, Juan Carlos Calleri, habrían sido sustraídos en las últimas semanas. 

Uno de los delincuentes también habría sido herido en el intercambio de disparos y, además, la policía pudo recuperar un arma 9 mm que pertenecería a uno de los integrantes de la banda.

Quince minutos después de las 20, las ambulancias y móviles policiales que se dirigieron hacia el centro, llevando el cuerpo del policía Eduardo Jesús Correa al hospital Central, tuvieron un percance. A esa hora pico de la jornada, el nudo vial del Acceso y Vicente Zapata, hacía difícil el paso a pesar de la urgencia debido al atolladero de autos en una arteria complicada ya por las obras de refacción.

Con todo, el policía Eduardo Correa habría recibido varios disparos –entre cinco y siete, se estima- pero se estima que murió por un balazo en la cabeza. Correa primero fue derivado al Hospital Central y, luego, al Militar. En cuanto a la otra víctima, Natalia Cortez, policía herida en brazos y piernas, se dijo que había recibido la visita del propio ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, en el mismo hospital donde Correa falleció.  

Cerca de las 22, Calleri comentaba a los periodistas que había grandes avances en la investigación, aunque todavía no había aprehendidos por el hecho.

"Nadie atendía"

Para esos momentos, ya se había realizado un operativo cerrojo en todo el Gran Mendoza, con móviles dispuestos en algunos barrios considerados “bravos” por la fuerza. Sin embargo, también vale una pequeña anécdota: dos policías que trabajan en la comisaría del barrio Unimev, a 20 cuadras de la universidad, tuvieron que venir caminando desde allí porque no contaban con la patrulla para movilizarse, ya que ésta se encontraba en el taller mecánico.

Cuando todo volvió a la calma y la policía cruzó las cintas elásticas para marcar un perímetro, los vecinos salieron de sus casas con el estupor en sus rostros, comentando la cantidad de disparos escuchados. Pero también, explicando a los periodistas que los alrededores de la Universidad Maza son inseguros y que permanentemente sufren robos.

Y una queja que se está volviendo reiterada, y que fue ratificada con la misma impotencia por el vicerrector de Extensión universitaria de la Maza, Eduardo Salvarani. Nadie atendía en la línea 911.

   
  

Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 01:47
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 01:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ayer estaba ahí. Trabajando, como correspondía, en mi lugar de trabajo de la Universidad. Se había decretado asueto a partir de las 16:00 hs. porque a esa altura habían estallado ya 3 vidrios (aulas y Biblioteca). Los administrativos no teníamos derecho al asueto. A nosotros el Zonda no nos afectaba. Para llegar a trabajar, nuestros vehículos estaban eximidos de que se cayeran ramas. Somos inmunes a los problemas respiratorios o cardíacos... La balacera hizo que muchos padecieran crisis nerviosas. El ECI nunca vino... Pido que se saque el Banco de allí. Que se cierre con portero eléctrico todos los accesos. Que tengamos que identificarnos y a los que viene de afuera, que se hagan anunciar y esperen unos momentos...Podría haber sido una masacre como muchas conocidas... Hoy estaríamos dando explicaciones a los padres por la muerte de un alumno. Tomemos conciencia de que Mendoza ya no es lo que era antes. Ayer estaba ahí. Trabajando, como correspondía, en mi lugar de trabajo de la Universidad. Se había decretado asueto a partir de las 16:00 hs. porque a esa altura habían estallado ya 3 vidrios (aulas y Biblioteca). Los administrativos no teníamos derecho al asueto. A nosotros el Zonda no nos afectaba. Para llegar a trabajar, nuestros vehículos estaban eximidos de que se cayeran ramas. Somos inmunes a los problemas respiratorios o cardíacos... La balacera pudo haber causado una masacre. El ECI nunca vino (algunos compañeros sufrieron ataques de nervios). SAQUEN EL BANCO DE ALLÍ, POR FAVOR!!!!!!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial