Shell quiere quedarse con las estaciones de Esso

Hace una semana la petrolera norteamericana anunció su retiro de Argentina ahora se rumorea que Shell compraría la filial. Además, de los u$s 59,8 millones para reconvertir su refinería, Shell gastará casi la mitad en su plan de combustibles limpios.

Desde que en marzo de 2005, cuando el presidente Néstor Kirchner llamó a “no comprarles ni una lata de aceite”, ayer fue el día más tranquilo para los directivos y empleados de Shell. Cerca de las 16, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable levantó la clausura de la “Refinería Buenos Aires”, que en los hechos nunca llegó a ser total y funcionará nuevamente al 100% desde este viernes.

Según una nota publicada en El Cronista, el optimismo de Shell era tal que el lunes por la noche, cuando Romina Picolotti y Juan José Aranguren ya tenían un acuerdo, el presidente de la petrolera tentó a algunos estacioneros de Esso para que se pasen a su bandera.

Sin embargo, primero lo primero, y la petrolera anglo-holandesa debe llevar adelante el plan de saneamiento e inversiones para poner a tono su refinería, que le demandará u$s 59,8 millones.

Según información de la compañía, casi la mitad del monto (u$s 27,5 millones) se destinarán a cumplir una resolución de la Secretaría de Energía: la 1283/06, que exige producir combustibles más limpios (hasta 50 partes por millón de azufre).

Esta inversión ya estaba prevista por Shell, por lo que su inclusión en el plan presentado a Picolotti, y más aún su aceptación como tal, fue vista como un gesto de buena voluntad de la Secretaria de Ambiente.

Los restantes u$s 32,3 millones sí se destinarán específicamente a cumplir con exigencias del área comandada por Picolotti. La mejora para reducir a la mitad las emisiones de dióxido de azufre se llevará u$s 25,5 millones, las auditorías ambiental y técnica de tanques aéreos u$s 4,2 millones, y otros u$s 2,6 millones el equipamiento para control y monitoreo ambiental.

Asimismo, la petrolera obtuvo el permiso de captación de agua (del Río de la Plata y del Canal Dock Sud) de la Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires, y el permiso para la descarga de efluentes líquidos del mismo organismo. Además, la Subsecretaría de Control y Regulación Ambiental bonaerense le aceptó el plan de inspección de calderas.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 13:53
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 13:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial