Asexualidad: ¿qué hay detrás de la vida sin sexo?

Cada vez más personas se definen como asexuales. Pero, ¿puede alguien no sentir deseo sexual? ¿Es un trastorno o una forma de ser?

"A mí el sexo no me interesa. No es una enfermedad, no es tener algún tipo de trastorno. Es simplemente un gusto", dice una de las protagonistas de una publicidad que es furor en el mundo.


Antes el sexo era un pecado y ahora parece que el pecado es que no te guste.

"No me gustan ni las chicas ni los chicos", manifiesta otro hombre en la publicidad que busca colocar a la asexualidad como una condición sexual. ¡Sí! Una más, así como lo es la homosexualidad, la heterosexualidad, entre otras.

Es que "los asexuales no vemos al resto de las personas como una fuente de placer", agregan y continúan:

Normal es todo aquello que nos hace sentir a gusto y bien con nosotros mismos.

Es que ya son más de 70 millones de personas en el mundo las que se definen como asexuales. Es decir, no sienten deseo sexual.

Sin ir más lejos, en el foro de la página www.asexuality.org , uno puede conocer en detalle lo que expresan los miembros de AVEN (Asexual Visibility and Education Network), la comunidad más grande de asexuados. 

Las comunidades de asexuados postulan algunos principios, a modo de orientación, para quienes no terminan de definir su verdadera identidad sexual. Aunque aclaran, una y otra vez, que estas sugerencias no pretenden etiquetar a nadie. Subrayan "es cada quién quien debe definirse de esta u otras formas".

Según "sus manifiestos", una persona pueda ser asexuada cuando:

- Nadie le parece sexualmente atractivo.

- Si alguien le parece atractivo, pero no siente deseos de tener sexo con él (sentir atracción por una o pocas personas, puede considerarse "baja intensidad sexual" y es no precisamente ser asexuado).

- Para los asexuales es común el no conectar el deseo con los cuerpos sino sentir una necesidad de estar cerca de alguien después de conocerlos como amigos.

- Algunos asexuales se masturban por placer, pero no piensan en nada específicamente sexual, no sienten atracción o fantasean con un otro, como lo hacen las personas sexuales.

- Algunos asexuales han tenido o participan de actividades sexuales, pero sólo lo hacen por curiosidad (no hay verdadero deseo o excitación por el otro u otros).

- Quien tiene atracción física por otra persona, pero decide no tener sexo, seguramente no sea "asexual", deberá revisar por qué ha optado por la abstinencia.

- Ser impotente o tener problemas de erección, eyaculación no significa ser asexual.

- Quien quiera tener sexo y no pueda, seguramente, no es asexuado.

¿Qué dicen los profesionales?

Para muchos sexólogos  es raro creer "que un hombre y mujer, que nacen biológicamente determinados para ser hombre o mujer, elijan no manifestar su sexualidad". Suponen que la vida sexual o experiencias tempranas que hayan tenido estas personas son el motivo por el cual toman la decisión de promover un nuevo patrón o comunidad sexual.

En las "comunidades de personas asexuadas", la mayoría alegan que han sido asexuados toda su vida. Sólo una minoría se atreve a confesar que han sido asexuados por inhibición o porque han decidido recluirse del sexo hasta explorar y descubrir su auténtica sexualidad o su verdadero objeto de deseo. Otros, muy pocos, promueven modas, en las que consideran que se pueden abandonar los placeres y vivir sin prácticas sexuales.

Para nuestra sexóloga de cabecera, Jésica Tolin, "la asexualidad hace referencia a la ausencia total de atracción sexual hacia otra persona, independientemente de sus características psicológicas y físicas. Podría ser considerada como un tipo más de orientación sexual, tales como son la heterosexual, la homosexual y la bisexual". 

Y agregó: "No se trata de una opción personal como podría serlo el celibato sino que directamente no se experimenta deseo hacia otros, lo que no excluye la cercanía emocional, los sentimientos románticos y por lo tanto la posibilidad de formar pareja y mantener relaciones interpersonales satisfactorias."

Por eso, una persona asexual puede enamorarse de otra, e incluso puede querer formar una familia.

"Es de vital importancia a los fines diagnósticos diferenciar la asexualidad con trastornos del deseo sexual hipoactivo, el que a diferencia de la primera está ligado a etapas vitales, enfermedades, estados anímicos, problemas de pareja, situaciones traumáticas o simplemente al desconocimiento del propio cuerpo", dijo la Licenciada Tolin y cerró: 

"Hay una película muy linda, El espejo tiene dos caras, que si mal no recuerdo plantea el tema. Pero al final de la película se podría decir que el protagonista no es asexual, porque termina deseándola", compartió Jésica. 

Entonces, reconocerse como asexuados implica asumir esta condición como un aspecto de la identidad en general y aceptar que no es una forma rígida, sino que está sujeta a variaciones según el momento de vida y las relaciones amorosas. Pero el denominador común seguirá siendo un nivel bajo de atracción y la movilización de otros recursos amatorios.


Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 04:14
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 04:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"