Noche solidaria y cena anual

La asociación civil ALPI realizó su tradicional gala en el Alvear Palace Hotel de Buenos Aires. El encuentro contó con la presencia de destacadas personalidades de distintas disciplinas, amigos de la entidad y colaboradores. Durante la cena, se recaudaron fondos para terminar la unidad de terapia intensiva de esta prestigiosa institución, que festejó su 65° aniversario.

La rehabilitación, recuperación y reinserción de personas con discapacidad motora de bajos recursos económicos forman parte de la misión de ALPI, una importante asociación civil que, como desde hace 10 años, realizó su tradicional gala anual. El encuentro tuvo lugar en el Alvear Palace Hotel de Buenos Aires y contó con la presencia de notables figuras de diversas disciplinas.

En esta oportunidad, la celebración tomó un cariz especial ya que la institución celebró su “aniversario de platino” al cumplir 65 años de existencia. Además de compartir una noche solidaria, los invitados hicieron posible que la cena significara una importante fuente de ingresos para darle continuidad al compromiso que tiene ALPI, con quienes más lo necesitan.

Al decir de sus organizadores, “esta comida con show y baile se ha convertido, con el correr del tiempo, en uno de los clásicos eventos sociales del calendario argentino”. Entre los invitados famosos, estuvieron Magdalena Ruiz Guiñazú, Soledad Villarreal y Mariana Arias, quien impactó con nuevo flequillo y un vestido negro que resaltó aún más, su distintiva elegancia.

La modelo, actriz y periodista fue responsable de conducir el encuentro junto al doctor Eduardo Gálvez,  reconocido por coordinar este clásico de la noche, en el que se combina la música, el buen gusto y exquisitos platos gourmet. Sin dudas, la música jazz invadió todos y cada uno de los rincones del lujoso salón. Es que la Delfina Oliver Band brindó el espectáculo principal de la gala.

El hotel ofreció un menú compuesto por una entrada de rolls de masa philo de espinacas, jamón crudo crujiente y portobellos en salsa de crema trufada. Como plato principal, se ofreció roulade de ave rellena en cintura de panceta con salsa de hierbas, quiche de espinacas y gruyere con caviar de berenjenas y tomate semiseco. Para finalizar, los comensales disfrutaron una mouse de chocolate y caramelo con helado de noisina y coulis de cítricos, además de un servicio de café con petit tours.

La colaboración de donantes y amigos de la asociación civil hicieron posible que la comida pudiera llevarse a cabo, sabiendo que el total de lo producido sería destinado a la obra benéfica. Los fondos recaudados en esta oportunidad, ayudarán a terminar de equipar la unidad de terapia intensiva, inaugurada a fines de 2007.
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial