4 tipos de Patovicas que podemos encontrar en Mendoza

La capitana Sparrow nos deja un breve detalle de 4 de estos típicos personajes de la noche.

 Dentro de un boliche podemos encontrarnos con infinidad de personajes, los cuales ya he plasmado en notas anteriores, hoy me voy a ocupar de un que grupo de individuos que también forman parte de lo que sería el mundo nocturno de la fiesta.

Personajes odiados, amados, manoseados, puteados, alabados…. Ellos son: Los patovicas (o seguridad o monos grandotes que se encargan de seleccionar a las personas que entran al boliche) en fin, en esta nota vamos a conocer los diferentes tipos de gigantones con laser que podemos encontrar en las puertas de los lugares que frecuentamos in the nigth, como detectar cual es cual y porque lado entrarle a cada uno de ellos. Comenzemos:

El Bonachón con cara de forro

Es el típico que tiene cara de Mole Moli con dolores gastrointestinales, mide 2,50 mts, con una chivita y remeras negras ajustadas. Te da cosa pasarle el DNI por miedo a que te muerda la mano. Sin embargo cuando te habla le sale una voz dulce de adentro y con una suave pero firme mano te invita a pasar y tu cara de “Por favor no me comas willy” se transforma para pasar a ser la cara de el meme que dice “fuck yeahhh”.

A estos sujetos no es muy difícil de manejarlos y tenerlos como amigos, sólo hay que ser natural. No armar bardo ni faltarles el respeto o tomarlos por pelotudos.

Ejemplo de estos son los seguridad del 840.

El Forro que se la tira de copado

Este a mi parecer es el que más bronca produce en las personas. No porque sea malo y te diga “no entras” sino por la forma que te lo dice, suele mirar a todos con desprecio creyéndose el mejor del mundo. Son grandotes y con cara de culo, suelen tener bigotes con forma de anchoíta que los hace ver más estúpidos de lo que ya parecen. No contestan tus preguntas, se hacen los que no escuchan y suelen ser los generadores de las mejores puteadas del mundo. Son tan soberbios que ni a sus jefes les hacen casos, pero cuando los retan o les bajan el copete (solo algunos lo logran hacer) hacen que se les llene el culo de preguntas

Ejemplo de esto es el seguridad de Black Jagger.

El viejo baboso

Típico grandote que no te mira el documento, sino que te mira las tetas y si tiene dudas de que vos seas vos realmente, te mira el culo. Para poder pasar con este personaje de la noche es indispensable un buen escote, una falda ajustada y una sonrisa comprador. Tirarle onda es algo fundamental, porque les encanta sacar de adentro suyo el “viejo lobo” que se cargan. Si sos hombre posiblemente te lo haga complicado, todo depende de donde intentes entrar y la pinta que te cargues.

Ejemplo de esto es el negro caribeño de Apeteco que se pone en la puerta y con el dedo dice “vos entras y vos no”.

El quilombero que se la tira de chistoso

Este tipo de seguridad es la pesadilla de los hombres, no pueden pasar una noche sin meterse en algún quilombo y en el caso de que no los haya ellos lo crean. Les pegan a los que vengan por lo que vengan. Son vivos, si les pegas te caen todos los monos y te dan masa hasta que tu cara parezca la de Pimpón (si si, el que se lava la carita con agua y con jabón), se divierten tirando gas pimienta por el solo hecho de molestar a la gente . En este caso la mejor opción que tienen los hombres es tener un buen seguro médico y un amigo grandote que los defienda…o alta shaaantassss para correr.

Por ejemplo los seguridad de Iskra.

En fin, en una puerta nos podemos encontrar con todos y cada uno de estos tipos de patovicas. Nos guste o no con unos tenemos más onda que con otros, no niego que el ser mujer es una ventaja muy grande que tenemos. No solo porque a nosotras no nos pueden tocar, sino también porque nuestros encantos bien usados suelen traernos muchos beneficios.

Algunos se olvidan que un trabajo y un poco de autoridad no les da derecho a hacer ciertas cosas que hacen, como discriminar por demás (que quede en claro que no está bien discriminar pero los boliches tienen que cumplir con un determinado target, se queje quien se queje) o abusarse al sacar a alguien o al “defenderse”. Otros se comportan como deben hacerlo, aunque estos son su minoría.

N.D.A: Les propongo que cada uno que lea la nota me diga a su parecer de todos los boliches que hay en Mendoza a cuales de los seguridad odia más. Quiero escraches gente.

Opiniones (0)
23 de octubre de 2017 | 22:22
1
ERROR
23 de octubre de 2017 | 22:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"