Lo bueno y lo malo de la semana gira en torno a Celso Jaque

Como en toda semana, hubo cosas buenas y hubo cosas malas y la intención del habitual resumen que publicamos los domingos es reflejarlas en la calma de este reposado día. No obstante, hubo una noticia que ha de ser leída por encima de los puntos positivos y los negativos que nos han ocupado en estas jornadas.

Se trata de la convocatoria de Celso Jaque a un “Acuerdo social por la seguridad de los mendocinos”.

Sucede que este hecho es tan trascendente que merece una consideración más en detalle: convocar a una masa crítica tan importante no es bueno ni malo en sí mismo, pues ha de medirse la acción de acuerdo a sus consecuencias. No es bueno ni malo, claro, pero puede ser buenísimo o malísimo, según las consecuencias finales de esta acción.

Es como jugar con fuego. Si tal ventura se lleva a cabo, el jugador debe saber que se mueve entre dos polaridades fuertes: coquetear con un poder genuino por naturaleza o terminar incendiado, él, su casa y los suyos.

De aquí la gravedad de la situación planteada por Celso Jaque con su invitación.

Es tan grande el problema de la inseguridad que si el gobernador, echando mano de su investidura, convoca a todos los sectores (que, respetando esa investidura, responden) y la jugada no resulta quedará ya definitivamente debilitado ante la sociedad. Con ello, el perjuicio para todos los mendocinos será aún mayor que el actual.

De aquí que, en una primera lectura, hemos considerado desde MDZ que Celso Jaque ya tiene un pacto, pero aún no tiene un plan y no queda definitivamente en claro quién lo proveerá y si el gobierno aceptará que algunos le "marquen la cancha" de su gestión.

Hasta ahora hay, en todo caso, una lista de intenciones generales difundidas por Jaque, un plantel en funciones, ejercicios gimnásticos y alguna que otra táctica, pero no hay plan de entrenamiento y, lo que es peor, muy poca idea de equipo. Así, el objetivo se acerca más a no descender de categoría; ni hablar de salir campeones.

Así las cosas, no alcanza con una verba pretendidamente inflamada, aunque debamos considerar que es un buen comienzo el pedido de ayuda.

Es así: a su modo, sin reconocer frontalmente la situación y sus erroes, Celso Jaque ha pedido ayuda y atrás de este pedido deberemos hacer un ejercicio de memoria y leer perdones profundos, mentiras electorales y testimonios sobrados de poca puntería en estos primeros meses de gestión.

Sin embargo, está bien que reúna a los sectores sociales, a partir de un puñado de ideas generales (que sólo nos sirven para darnos cuenta que no está tan, tan desorientado). Será momento también de ver qué tienen para aportar y qué compromisos están dispuestos a asumir los sectores convocados. Si bien es otro cantar, reconozcamos que es fácil ser oposición y analistas de la crisis, pero salir de un atolladero como en el que estamos, es sumamente complicado y el gobierno hasta ahora, ha demostrado no tener las armas suficientes.

Tal vez, este pedido de ayuda del gobierno mendocino venga a marcarnos un antes y un después, a partir de una evidencia: no se está gobernando bien: “No pienso decírselos, aunque hasta yo mismo lo crea, pero las cosas no me salen como debieran”, puede que piense Jaque.

No obstante, entendemos que su pedido de auxilio se basó en que paró la oreja, escuchó a la gente, leyó los diarios y, asumiendo la gravedad, citó a todos en el cuarto piso de la Casa de Gobierno. Allí, inflamó sus verbos, hizo todo lo posible para, una vez más, lucir convencido, como en campaña y decir lo suyo, con algunas de frases de cabecera, como “vamos a…” o “estoy firmemente convencido de…”.

Antes, lo hizo para ganar votos. Ahora, lo hace para salvar las vidas de muchos y la calidad de vida de todos. Ahora bien, que lo logre o no también es cierto que dependerá de los aportes que cada uno de nosotros podamos hacerle a una gestión que, está clarísimo, necesita ayuda y mucha.

A la luz de esta situación, las cosas buenas y malas que vivimos esta semana quedan circunscriptas.

Cosas tremendamente negativas como el asesinato del joven en la Cuarta Sección, la tragedia de Alvear o las víctimas fatales por accidentes de tránsito, quedan sujetas a la convocatoria, pues si de ella resulta un plan con firma comprometida de notables, su aplicación deberá evitar ejecuciones sin perdón como la de Roque Giménez y dramas profundamente sociales como el de la familia muerta de General Alvear.

De aquí, entonces, que podamos concluir en que es bueno que Celso Jaque convoque a todos para trabajar contra la inseguridad, pero también que, si de esa convocatoria no resultan acciones concretas y sustentables, la reunión por el acuerdo social pasará a la historia como una de las citas más nefastas de las últimas décadas en Mendoza.

Y la institucionalidad quedará seriamente dañada. Y ese pato, lo pagaremos todos los mendocinos.
Opiniones (2)
23 de septiembre de 2017 | 22:45
3
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 22:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Los mendocinos apoyamos al Sr. gobernador y lo acompañamos en su gestion. Todos con el PACTO SOCIAL. AGUANTE JAQUE
    2
  2. es un titere de Kretina
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'