Deportes

Messi y Agüero, ante el examen para graduarse de estrellas

Los jóvenes argentinos están ante una temporada en la que deberán darle al Barcelona y al Atlético de Madrid ese plus de excelencia y caudillismo que se espera de los grandes de verdad.

Lionel Messi y Sergio "Kun" Agüero ocupan ya un lugar principal en el escenario europeo, pero los dos máximos representantes de la nueva hornada del fútbol argentino enfrentarán a partir del domingo un examen decisivo para graduarse definitivamente de estrellas.

Desde que debutó oficialmente con la camiseta azulgrana en octubre de 2004, la importancia de "Leo" dentro de los diferentes equipos de Frank Rijkaard fue creciendo exponencialmente, pero las salidas durante el último receso de referentes como Deco o, fundamentalmente, Ronaldinho, le dan galones hasta ahora desconocidos.

El brasileño era el mascarón de proa del Barcelona, la figura que descargaba los hombros de sus compañeros, por extraordinarios que estos fuesen. En julio hubo traspaso de mando. Hoy es el tiempo de Messi.

Pero, ¿está preparada una "Pulga" de 21 años para semejante peso paquidérmico? "En Pekín sacó el carácter y me gustó. Le dije que, igual que Diego (Maradona), va a tener que ser un líder. Y lo entendió. Aunque digan lo contrario, puede estar al frente de un grupo".

La sentencia es de Sergio Batista, entrenador de Argentina en los Juegos Olímpicos de Pekín, el primer técnico que con la albiceleste ubicó a Messi como principal referente. La medalla de oro testifica que mal no le fue.

Batista, campeón del mundo en México 86, no duda: "Será el Maradona del siglo XXI". Tampoco lo hace Josep Guardiola, el flamante inquilino del banquillo del Barcelona, que sabe perfectamente que no se equivoca al concluir que con el delantero su equipo es "más fuerte".

Pero una cosa es darle estatus de líder y otra apostar todas las fichas al casillero del nuevo 10, número pesado, simbólico de por sí: "No quiero que Messi lo resuelva todo. A Messi hay que ayudarlo porque él también nos ayuda. No entiendo el fútbol como un deporte de un jugador, sino como un equipo".

Lo colectivo sobre la individualidad, el concepto al menos público de todo entrenador que se precie de moderno, como el mexicano Javier Aguirre, que santifica el todo pero sabe que la parte que le toca a Sergio Agüero es irremplazable con su plantilla actual: "Kun es importante, tiene unas características especiales, distintas, pero la labor de conjunto está por encima de todo".

A la hora de la verdad, nadie es fundamentalista del comunismo. Guardiola y Aguirre saben perfectamente que cuando la pelota le quema a la mayoría, en un once debe haber por lo menos uno que meta la cabeza bajo el hielo y limpie el camino de hierbajos. Y ese, el que toma el machete, no es igual a los demás.

Con casi dos años menos en la Liga española que su gran amigo Messi, el "Kun" ya aprobó el curso pasado un examen preliminar de líder. Sin Fernando Torres para absorber presión, el ex Independiente cargó responsabilidades en un equipo al que no le sobran justamente ideas y apareció junto a su ladero Diego Forlán en los momentos calientes de un año que devolvió a los rojiblancos a la Liga de Campeones 11 campañas después.

Dentro del microclima "colchonero", Agüero parece ser capaz de hacer oro el barro que toca. Volvió a demostrarlo el miércoles con su soberbia exhibición frente al Schalke 04 para romper no cualquier maleficio, sino el de un club que vive crónicamente entre la melancolía y el fatalismo.

Si el "Kun" vuelve a demostrarlo en los escenarios grandes de Europa, si Messi logra revivir bajo su mando a un Barcelona otra vez herido, habrá que ir preparando los diplomas.
Opiniones (1)
11 de Diciembre de 2016|01:20
2
ERROR
11 de Diciembre de 2016|01:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. estubo re copa el partidoo
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic