Un águila coronada y libre en Ñacuñán

Hace unos días volvió a Mendoza, para quedarse en la reserva de Ñacuñán, Shampalwe, el águila coronada rehabilitada en Buenos Aires que fue bautizada con el nombre de uno de los personajes de "La saga de los confines", de Liliana Bodoc. La escritora, en esta nota, agradece el gesto.

No es un secreto que los grandes personajes literarios inspiran de múltiples maneras a sus lectores. Ni que sus nombres sirven para bautizar un tipo psicológico, un barco o un perro. En este caso fue un águila coronada quien recibió el nombre de Shampalwe, un maravilloso personaje creado por Liliana Bodoc que atraviesa sutilmente las tres novelas que integran La saga de los Confines.

Shampalwe es la madre que no está a causa del veneno gris de una serpiente. Sin embargo, su familia la invocará siempre, cuando es lluvia o abrazo, alimento o manta, fortaleza o grito. Matriz y testigo de lo inexplicable, Shampalwe encarna el amor y la antigua sabiduría de la mujer. Protagonista del camino y de la curiosidad que heredarán sus hijos y nietos, en la novela fue víctima de la batalla entre la belleza y la muerte.

La Shampalwe de la literatura voló sin miedo a su cielo lleno de pájaros. La Shampalwe real también. Ambas regresaron a los suyos.

Aquí el feliz texto que Liliana Bodoc hizo llegar a la redacción de MDZ:

Hay un águila coronada que se llama Shampalwe. Hay un águila coronada y libre, que se llama Shampalwe. Y a mí no me queda más que agradecer en mi nombre, y en el nombre de los confines que todos habitamos, por este bautismo. 

Liberamos un águila. Y entonces, definitivamente, también nosotros nos liberamos. Porque nadie puede ser libre si no deja ser libres a los otros.

Se fue Shampalwe al mundo que le pertenece. Se fue para hacer posible el cielo. Nosotros nos quedamos aquí para hacer posible la tierra.

Los hombres no somos más que una sucesión de pequeños actos. ¿Quién nos hizo creer otra cosa?

Por eso somos libres cuando abrimos las puertas de una jaula, somos heroicos cuando protegemos un árbol, somos sagrados cuando dejamos que siga el río. Somos eternos cuando estrechamos un niño en nuestros brazos.

Shampalwe está volando hacia su destino.

La libertad se hizo, así en el cielo como en la tierra.

Liliana Bodoc

PD. Agradezco a la Fundación Bioandina Argentina, a la Secretaría de Ambiente y
la Dirección de Recursos Naturales Renovables de Mendoza, por hacer posible este
acto libertario.

Shampalwe en libertad, un video de Cuyonoticias.com.ar

Opiniones (4)
22 de noviembre de 2017 | 01:54
5
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 01:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Tuve la oportunidad de sacar las últimas fotos de Shampalwe todavía en su preparación para su vueta a la libertad... todavía con pigüelas. Ahora gracias a la intervención de muchas personas con vocación, se encuentra recorriendo y explorando su nuevo hábitat. No le resultará fácil competir con las oriundas, pero creo que tendrá la suerte y el valor necesario para hacerse lugar en la zona. Vamos Shampalwe, vuela libre. Rodolfo Andrés Capdevielle
    4
  2. me dio esperanza ... por que me llevo al pensamiento de q todavia existen verdaderas PERSONAS ... q con pequeños gestos con pequeños actos HACEN POSIBLE LA DIFERENCIA ... UNA BUENA Y AMOROSA DFERENCIA ... gracias por existir !!!
    3
  3. No sé qué me gusta más. Si el texto de Bodoc o el de Rodón. Las dos están bendecidas por la palabra. La Saga de los Confines es una novela que ningún mendocino debe dejar de leer.
    2
  4. Patricia, impecable lo tuyo, como siempre, que pena que una nota de esta profundidad tenga tan pocos lectores, gana por goleada la rodilla de Palermo, que se ha transformado casi en una cuestión de estado. Asi nos va. hugo
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia