El uso de robots será la próxima revolución del campo

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria advierte sobre los avances de la robótica en el país.

En un futuro cercano, la incorporación de la inteligencia artificial al sector agropecuario permitirá tomar mejores decisiones y optimizar aún más las prácticas agrícolas, según técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). 

La robótica cuenta con numerosas dimensiones y una infinidad de aplicaciones en el horizonte de la investigación, el desarrollo y la innovación agroindustrial y ocupa espacios en casi todos los rubros de la actividad económica, las comunicaciones y el arte. 

En tanto, la implementación de electrónica, software, geoposicionamiento y mecatrónica tanto para la siembra, monitoreo o cosecha de un campo, es hoy una realidad. 

De hecho, con casi ocho millones de hectáreas sembradas con tecnología de precisión, la Argentina se ubica entre los países más tecnificados del mundo para la producción de granos, sostuvo INTA Informa. 

La frontera en materia de desarrollos agrícolas ubica a los robots cada vez más cerca de que puedan sembrar, cosechar y pulverizar; es decir, realizar acciones más complejas donde intervendrán actores del mundo agropecuario, de las tecnologías de información y comunicación (TIC) y la robótica. 

Por tanto, con datos precargados podrán hacer el seguimiento de un cultivo, anticiparse al ataque de plagas y enfermedades, identificar zonas de malezas, detectar fallas de siembra o fertilización y realizar la tarea para remediar la situación. 

Al principio, el concepto de agricultura de precisión (AP) en la Argentina se refirió al "manejo de insumos variables por ambientes y de datos extraídos del lote", recordó Juan Pablo Vélez, especialista en la materia del INTA Manfredi (Córdoba) al manifestar que se avanzó sustancialmente. 

En tanto, lo más revolucionario para el campo vendrá de la mano de la electrónica, el software, las comunicaciones, la conectividad y la robotización a partir del desarrollo y aplicación de sensores capaces de identificar objetos, plantas, estado de humedad y nutrición del suelo, entre muchas aplicaciones.

"Todos estos sensores ayudarán a recoger datos que se analizarán en software instalados en las máquinas o en la nube (big data)", precisó Vélez, quien advirtió que "la máquina podrá, en tiempo real, transformar esos datos en información agronómica útil para modificar su comportamiento en fracciones de segundo a escala de cada metro cuadrado". 

En la búsqueda permanente de mayor competitividad en el campo, el Instituto de Ingeniería Rural (IIR) del INTA desde el 2004 cuenta con un laboratorio de electrónica, cuyo principal objetivo es el desarrollo de nuevas tecnologías demandadas por el sector agroindustrial. Andrés Moltoni, responsable de ese laboratorio del INTA, señaló que "una de las políticas del IIR es generar procesos, productos y herramientas que beneficien directamente al productor". 

Así surgió el robot Trakür que significa niebla en mapuche, un sistema autónomo, equipado con inteligencia artificial diseñado para cultivos bajo cobertura. "En los invernáculos existe un ambiente controlado y las aplicaciones requieren dispositivos de bajo costo que permitan su rápida difusión y adopción", explicó Moltoni.

(Noticias Argentinas)

Opiniones (1)
24 de septiembre de 2017 | 16:32
2
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 16:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esperemos mas o menos cien años, por que en este país estamos en el culo del mundo.. somos una... mi er da.....
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'