Padezco la espantosa parálisis del sueño y te lo cuento…

Una lectora nos cuenta en primera persona el horror que implica padecer esta extraña enfermedad.

Todo comenzó hace veinte años más o menos, cuando tenía diecisiete. En ese tiempo me quedaba en casa de mi abuela, una siesta, mientras dormía tuve mi primer experiencia horrorosa…

Yo estaba dormida y de repente fue como que desperté… pero no podía moverme, ni abrir los ojos, mucho menos hablar.. Sabía que estaba despierta porque podía escuchar los ruidos que hacía mi abuela en la cocina, así que desde un primer momento supe que no se trataba de una pesadilla ni nada similar. Estaba despierta pero no podía moverme.

1

Fue tal la desesperación que creí que me estaba muriendo. No sabía que hacer. No podía ordenarle a ningún músculo de mi cuerpo que hiciese nada, tenía ganas de gritar, de llorar, de llamar a alguien y no podía… era como estar viéndome desde afuera.

A partir de ahí empecé a tener estas experiencias paranormales. Me pasaban a cualquier hora mientras dormía, de noche o de día. Cada vez empezaron a ser más terribles, más desesperantes, siempre la misma sensación de inmovilidad.

Se lo conté a mi familia y al tiempo mi mamá me dijo que vaya al médico, pero sinceramente no quería ir por miedo a que me tomen por loca. En aquella época no había internet y el acceso a la información no era tan fácil.

La situación se volvía cada vez más desesperante y una siesta me pasó algo más horrible… Mientras dormía soñé que algo me arrastraba de los pies. Me desperté, y para mi asombro, estaba a mitad de la cama con los pies colgando. Ahí entre en pánico… era la primera vez que se mezclaban los sueños con la realidad.

A los 25 me casé, las situaciones extrañas habían cesado un poco, al menos no eran tan seguidas. Mi marido, al tanto de todo, me decía que cuando estuviera atravesando estas crisis tratara de tocarlo o llamarlo. Me pasó mil veces, y teniéndolo a él durmiendo a mi lado, no había caso… no había chances de que pudiera mover si quiera un dedo. Estaba totalmente paralizada.

No tengo idea cuanto duraban, para mi era una eternidad, estaba encerrada en mi propio cuerpo. Una noche, ya con mi primer hijo, estábamos solos, mi marido estaba trabajando, empecé con la “crisis” (como les llamaba yo a los sucesos paranormales), creo que fue una de las peores, sentí que una especie de fuerza me sentaba y acostaba con mucha violencia sobre la cama, como si estuviera poseída… Yo no podía hacer nada, no tenía dominio alguno de mi cuerpo. Temí porque involuntariamente algo me llevara a dañar a mi bebé… ustedes no se imaginan la sensación espantosa que significa no tener control de tu cuerpo, pero además pensar que algo macabro lo maneja. Fue tremendo

Otra anécdota que fue horrible y una de las últimas, fue hace dos años más o menos, esa fue muy aterradora, siempre la misma sensación, inmóvil, pero se le sumó otra cosa, en este caso sentía que espiritualmente luchaba contra “algo”, no me pregunten contra que. Era una fuerza, algo que me presionaba el pecho y quería entrar en mi y yo intentaba alejarlo, sin poder moverme, pero con una desesperación absoluta.

Eso me quedo grabado para siempre. Hasta ese momento nunca había investigado, ni consultado con ningún momento médico. Pero después de esa experiencia necesitaba encontrar alguna respuesta, no quería pensar que me estaba volviendo realmente loca. Lo hablaba con mi familia, mi marido, y no sabían que hacer. Me pasaba noches sin dormir por miedo a estas crisis.

Un día se me da por googlearlo… No sabía cómo carajo buscar, entonces puse, “paralizada mientras duermo”. Y ahí encontré muchas respuestas. No todas, ni las necesarias. Pero al menos supe que no era la única que lo padecía, que era un mal de cientos de personas, y por sobre todo, que no estaba loca, lo que me pasaba era real. Era una enfermedad.

Este padecimiento se llama “Parálisis del sueño”. Tiene dos explicaciones, una científica y otra paranormal. La primera dice que se debe a que el cerebro deja de producir una sustancia y esto hace que se despierte el cerebro primero, pero no el cuerpo, por eso la parálisis. La otra habla de sucesos paranormales, de fantasmas y espíritus que buscan adueñarse de tu alma…

En mi caso particular nunca vi ninguna presencia, si las sentí. Cuando estuve investigando en internet leí cientos de comentarios y la mayoría veía presencias demoníacas durante este trance.

Una amiga, hace un tiempo, me contó que también padeció este mal y ella también veía presencias, al lado de su cama o sentados a los pies de la misma. No quiero ni pensar en el horror que debe ser ver alguien mientras no podes hacer nada para detenerlo…

Por suerte yo no vi nada, sólo sentí fuerzas extrañas, y cuando estaba en trance rezaba mucho… eso hizo que empeorara la última vez. Ahora hace dos años más o menos que no he tenido mis crisis, pero siempre tengo ese temor de que vuelva. Quien, por qué y para qué, son respuestas que todavía no puedo encontrar….

Escrito por Gabi para la sección:

Opiniones (2)
21 de octubre de 2017 | 18:32
3
ERROR
21 de octubre de 2017 | 18:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Eso me ha pasado muchas veces, no es una enfermedad, son fenómenos paranormales, presencias, espíritus o mejor llamados demonios que quieren atormentar o poseer a la persona hay súcubos o íncubos que son aún peores, lo único que los aleja por experiencia propia es nombrar a Jesús Cristo y orar hechandolos fuera, eso me ha resultado y he podido sanar a otros, cualquier cosa estoy para ayudar
    2
  2. Querida víctima, eso que te sucede es que estas siendo interrumpida por bhutas, lee en libros de filosofía védica o habla con algún devoto y te va a explicar de qué se trata, es algo molesto pero se supera con una serie de ejercicios.
    1