Reflexiones acerca del boludo

Un interesante ensayo que plantea la boludez humana con una delicada agudeza intelectual.

Dos palabras amable lector

Si bien la boludez, es una enfermedad congénita e incurable, pero no mortal, lo último que se pierde es la esperanza. Por lo tanto, los boludos, que generalmente ignoran que lo son, cuando advierten el avance del mal, y que ya les ha tomado todas sus partes racionales, deberían empezar a formar grupos de autoayuda. De esos en los cuales el tipo se presenta frente a un grupo de boludos de distinto rango y saluda más o menos de esta manera: "Buenos días, mi nombre es Mamerto y soy un boludo" y entonces los demás le contestan al unísono "Buenos días Mamerto". Y entonces repiten el credo aprendido de sus antecesores: "Solo por hoy trataré de ser un tipo piola, solo por hoy no haré ni diré ninguna boludez, etc. etc." Y un buen día afirmarán con una sonrisa triunfal frente a una cámara de televisión: "Llevo exactamente un años, tres meses y catorce días sin hacer ni decir ninguna boludez, y quiero decirles a aquellos boludos que no se tratan, que se puede" Pero, todos sabemos que este pobre boludo un día tendrá una recaída y terminará diciendo a quien lo quiera escuchar, cosas como estas: "La Argentina tiene el mejor pueblo del mundo" por ejemplo, o que "lo bueno de la democracia es que nos permite mejorar como comunidad" (¡!)

También podrían, los boludos, formar cofradías, de esas secretas, en donde incluso tienen ceremonia de iniciación. Digamos, algo parecido a los masones. Por ejemplo estaría la cofradía de "Los boludos del octavo día" que, supongamos, serían aquellos que saben lo que nos ocurre luego de que morimos. ¿Han visto que hay gente que dice saber lo que nos ocurre después de la muerte? Y lo afirman con una seguridad que nos amedrenta y nos inhibe de opinar al respecto. Lo miran a uno y con total seguridad dicen "No, no es así, cuando morimos pasamos a la quita dimensión y ahí nos reencontramos con nuestro karma y regresamos setenta y siete veces hasta limpiarnos completamente" Y uno se pregunta si el boludo este fue y volvió, podría haber hecho allá arriba un curso acelerado no digo para curarse, pero por lo menos tratar de que la boludez no le siga progresando. Sería una linda manera de limpiarse ¿no?

¿Se es boludo por que se diga una boludez?

No.

No necesariamente. La boludez es un estado permanente, el tipo o la mina que son boludos, lo son aunque no digan nada, aunque solo observen. Hay algo que los identifica, llevan un sello indeleble en la frente que nos dice "soy un boludo". Se ha escrito mucho al respecto. Muchos teóricos, incluso algunos de ellos boludos, han argumentado en pro de esta o aquella escuela doctrinaria. Algunos teóricos de la Escuela Francesa afirman que en el tono de su voz y en la expresión de su cara está la causa, lo que hace que el sujeto sea un boludo. Otros, los racionalistas alemanes, sostienen que las ideas que pregona son lo que hace boludo a un hombre. En fin, en América nos hemos nutrido de ambas escuelas y aceptamos como boludos a exponentes de ambas corrientes. Existe una nueva tendencia nacida en la Universidad de Massachusetts que preconiza "la teoría de la boludez intangible" que sostiene que un hombre es boludo porque lo es simplemente. Y que sus congéneres, los gentiles, los que se encuentran a salvo del mal, lo identifican sin motivo aparente que lo delate. Es famoso el estudio como paradigma de boludez, el caso del "Viejo del Locutorio". Se trataba de un señor mayor que atendía un locutorio y a todo el que lo conocía le daba la impresión de estar frente a un boludo, pero nadie acertaba a dar una respuesta concreta acerca del por qué.

La Boludez en la Historia y en la Política

El hecho de ser boludo no inhibe al individuo para triunfar en distintas disciplinas a las que se aplique. Se ha observado que, curiosamente, los boludos suelen ser constantes en sus estudios y no pocas veces alcanzan cargos de preeminencia.

Un caso digno de mención es el de Adolfo Hitler, un boludo importantísimo, cuya boludez causó una Guerra Mundial. El tipo pensaba, sinceramente pensaba decimos, que Alemania sola iba a derrotar a Inglaterra, Estados Unidos y Rusia, luchando contra los tres a la misma vez. ¡Hay que ser extremadamente boludo para creerse semejante boludez! Además se le había metido en la cabeza de que una persona por el solo hecho de ser judía, era la causante de todos los males de la humanidad. El relativo éxito de sus principios a comienzos de la gran guerra, hizo que su boludez se tornase contagiosa, y casi todo el pueblo alemán se convirtiera en una masa de pelotudos marchando, bien peinaditos y cantando canciones patrióticas. Así les fue.

Otro caso emblemático es el de Pancho Villa. Cuando leemos o vemos documentales acerca de la Revolución Mejicana nos preguntamos si eso era una revolución o un gran baile con música folclórica. Los mejicanos, contagiados de la boludez de su líder, exaltan más la figura de don Pancho que los principios de la revolución en sí. En el paroxismo de su boludez a este señor no se le ocurrió mejor idea que invadir ¿a quién? ¡A los Estados Unidos de Norteamérica! Gracias a la providencia, los yanquis no aprovecharon la ocasión para quedarse con otra tajada generosa de Méjico, siempre tan atentos ellos. Pero la cosa no termina allí. ¡Aún hoy, hay gente convencida que el tipo era un capo!

Pero sigamos. Aquí en Argentina hemos tenido hace relativamente poco un racimo muy interesante: estaba el que quería llevar la capital de la nación a Carmen de Patagones, y que además afirmaba que con la democracia se cura, se educa y que se yo que otra boludez. Se trataba de un pelotudo solemne y afectado que recitaba el preámbulo de la constitución sin equivocarse y solicitaba siempre, siempre ante un millón de personas que lo vivaban, que un médico se moviera hacia la derecha. Después hubo otro que quería mandar cohetes al espacio, y que afirmaba haber leído todos los libros de Sócrates. También hubo otra que nos hablaba todo el tiempo como si fuésemos alumnos de escuela primaria. Que afirmaba que la diabetes es enfermedad de gente rica, que la carne de cerdo ayuda a follar mejor, que Henry Ford había inventado el automóvil, y no sé qué otra pelotudez atómica.

Hubo uno un poquito más antiguo al que un supuesto "sabio" alemán (que de boludo no tenía nada) le había hecho creer que la energía atómica se podía envasar y un día afirmó en un discurso que pronto se envasaría y se repartiría en botellas casa por casa. A ese mismo boludo un día se le ocurrió declarar solemnemente nuestra independencia económica y firmó hasta un Acta ante Escribano de Gobierno, en la cual nos declarábamos independientes económicamente, y no contento con eso, ¡solemnemente donó a un museo la lapicera con la cual había firmado el acta! Creo que saben de quien hablo. Había otro todavía más antiguo, que pretendía gobernar el país sin saber lo que pasaba, que jamás salía de su casa y que los pelotudos que lo rodeaban le hacían diarios con noticias agradables para él solo.

Los boludos obsecuentes merecen un capítulo aparte.

Pero sigamos.

¿Y las leyes que hacen los boludos?

Una vieja constitución de San Juan consagraba en su capítulo dedicado a la Declaración de Derechos y Garantías que: "Todo ciudadano es libre de pensar lo que quiera… ¡y callarse lo que piensa"!

¿Y la ley del cupo femenino? Considera esta ley que las mujeres de por sí carecen de la capacidad suficiente para acceder a cargos públicos, entonces nos obliga a que haya un cierto número de mujeres ocupando cargos públicos, que es como decir, "che muchachos, dejémoslo al gordito que haga un gol por partido así se va contento a su casa". ¡Pobre gordito! ¿No?

También está la ley que establece la presunción de inocencia del individuo sin sentencia firme que lo condene. Y la ley que consagra la posibilidad de prisión preventiva antes de la condena.

"Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas" ¿No debería ser al revés? ¿No deberían ser prioridad la seguridad de las víctimas de esos reos? Un tipo mata a otro y el estado gasta un montón de plata para darle un lugar donde, según la ley, debe estar seguro, sano y limpio. Pero bueno, hay cosas peores.

¿Y los que establecen que la democracia es el sistema perfecto para el ejercicio de nuestras libertades, y nos obligan a ir a votar, so pena de convertirnos en infractores a la ley? En fin…

Distintos tipos de boludos

El boludo obsecuente.

El boludo obsecuente es un ateo, un sujeto que en lugar de adorar a Dios, adora a otro hombre, al cual considera su superior. Se enamora de otro ser humano. Es un personaje que suele ser inofensivo en realidad. El boludo obsecuente es básicamente un cobarde, y los cobardes no son de temer, pues son esencialmente incapaces de causar grandes males. El pelotudo obsecuente no es necesariamente un subalterno, puede incluso ser un personaje con cierta preeminencia, pero ello no lo exime de la obsecuencia, que la practicará en todo momento en que se encuentre frente a alguien a quien admire o tema. No sabe de admiraciones sin obsecuencias. El pelotudo obsecuente es fundamentalmente un individuo que, gracias a la pobreza de su espíritu se convirtió en un obsecuente en lugar de ser un resentido. Si uno los observa detenidamente pueden llegar a resultar cómicos, divertidos, e incluso hasta simpáticos. Cito dos casos:

Gente amiga me invita a festejar el día de Acción de Gracias en un Colegio de Lengua Inglesa. Tuve el placer de compartir la mesa con el Doctor X, un solemne pelotudo que en todo momento hablaba de su noble prosapia, como si él hubiese tenido algo que ver en eso. El caso es que llega un inglés, marido de una de las profesoras del Colegio y al ser presentados, el Doctor X le expresa de manera grandilocuente "Encantado de conocerlo, quiero decirle que siento una profunda admiración por el pueblo inglés", a lo cual, el inglés, un rubio gordito con cara de bueno, no hizo mucho caso, me parece que no lo entendió muy bien, pues miraba con más cariño a las lonchas de pavo de una fuente que a las palabras de tan campanudo señor. Otro caso: me invitan a un casamiento, donde descubro que estaba invitado el Ministro de Gobierno de la Provincia, y además veo que estaba cierto candidato a Diputado por el partido al cual pertenecía el Ministro. Durante toda la noche, si el Ministro se movía hacia la izquierda, el candidato lo seguía, si el Ministro salía a bailar con su esposa, el candidato salía con la suya y bailaba al lado del Ministro, y así. Resulta realmente cómico ver a un chupamedias en acción.

Una subclase del pelotudo obsecuente es el que repite lo que va diciendo el sujeto admirado, repite y suele completar las frases, haciendo una especie de coro, o segunda voz murmurante. Son los asentidores, los que festejan los chistes, los que ríen más sonoramente y los que parece que tuviesen un cogote de goma que se mueve incesantemente diciendo que sí a todo.

El boludo obsecuente en su versión maligna, cuando ejerce poder suele tornarse tiránico y cruel con sus subalternos, es una especie que resulta muy común en los suboficiales del ejército.

Los pelotudos obsecuentes son capaces de crear frases célebres. Cierto Secretario de cierto Presidente nuestro que estaba exilado en un lugar llamado "Puerta de Hierro" en algún lugar de un país que habla en español en Europa, es preguntado por su ex Presidente en el exilio por la hora, a lo que contesta con una sonrisa y juntando los tacos: "La hora que usted quiera mi General". Luego ese pelotudo obsecuente, llegaría a Presidente de la Nación; pero, fiel a sus principios se prestaría para integrar una fórmula que diría "Fulano al gobierno, zutano al poder" naturalmente el fulano era él.

El boludo principista

Este tipo de boludo es ese que se fanatiza detrás de una idea, la convierte en principio rector de su vida, y es capaz de hacerse matar detrás de esa idea. Estoy hablando, por ejemplo, de los pelotudos que son capaces de hacerse matar por el sistema métrico decimal. Ese tipo de pelotudo no jugaría al rugby por que las mediciones del campo de juego están en sistema inglés. Estos pelotudos son capaces de ir a encadenarse una mañana fría y lluviosa en bolas frente a las puertas de una empresa que quiere establecer una sucursal en un lugar donde habita el mono lampiño de Beluchistán, para protestar por el hecho y en pos de salvar al mono lampiño de Beluchistán (mientras le han cortado la luz en su casa por falta de pago).

Es el tipo de boludo que piensa que la vida moderna nos tiene alienados, que nos poseen unas ansias voraces de consumismo y que él desde su puesto de lucha va a destruir el sistema, ¿entonces qué hace? No come carnes, solo vegetales (he visto casos extremos donde llegan a hacerse una huertita en su casa en un fondo de cinco por cuatro en el lugar donde iría la churrasquera); no consume gaseosas, ¡no tiene televisión!, habla en contra de los conservantes, y si por él fuera, viviría en pelotas convertido en una especie de hombre recolector, similar a algunos aborígenes de hace cuatro mil años. Este tipo de pelotudo, suele ser cornudo y los hijos lo abandonan en pos de una buena Coca-Cola, o un tinto con asado incluido.

Rousseau era un pelotudo principista, fue él quien acuñó aquella solemne boludez de: "No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida para que puedas expresarlo". Solamente a un pelotudo se le ocurre dar la vida para que otro haga algo que a él le molesta.

Un buen día voy a escribir algo sobre la boludez femenina, les aseguro que hay mucha tela para cortar.

Opiniones (8)
7 de Diciembre de 2016|14:42
9
ERROR
7 de Diciembre de 2016|14:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Un aplauso para sultana!!!!
    8
  2. "QAZUHB CONCUERDO PLENAMENTE EN LA PRIMER LÍNEA DE TU RESPUESTA, A CONFESIÓN DE PARTE, RELEVO DE PRUEBAS. ADEMÁS SOLO UN BOLUDO SE HACE EL SABIHONDO CITANDO A WIKI Y DICIENDO QUE LO HACE, LA VERDADERA ERUDICIÓN SE SUPONE QUE YA SE TIENE, NO SE ADQUIERE A LAS APURADAS. BUEN INTENTO"
    7
  3. REALMENTE ES MUY DIVERTIDO, PONGO ALGO EN BROMA. RESPONDELE ESTO A "qazuhb" "QAZUHB CONCUERDO PLENAMENTE EN LA PRIMER LÍNEA DE TU RESPUESTA, A CONFESIÓN DE PARTE, RELEVO DE PRUEBAS. ADEMÁS SOLO UN BOLUDO SE HACE EL SABIHONDO CITANDO A WIKI Y DICIENDO QUE LO HACE, LA VERDADERA ERUDICIÓN SE SUPONE QUE YA SE TIENE, NO SE ADQUIERE A LAS APURADAS. BUEN INTENTO"
    6
  4. Alto grado de Boludez tiene el autor de la Nota. La escribió reconociéndose él como un miembro de los Boludos ?? Porque si piensa que no lo es después de leer su nota le tengo malas noticias ... es recontra-boludo, sobre todo en sus apreciaciones históricas y políticas. Que no excesu con que es humor porque hay humor inteligente y humor boludo, este caso es del último caso
    5
  5. Voy a tratar de ser un poco menos boludo. No leeré esta nota.
    4
  6. En nuestro país, es una enfermedad bastante difundida. Ha llegado a ser una endemia que afecta actualmente al 30 % de la población. Sus síntomas más frecuentes son los de creerse todas las mentiras que les lanza una mujerzuela devenida en presidente; aplaudir constantemente a cada segundo a la nombrada; odiar y amenazar a quien no lleve a cabo este rito; tratar de no enterarse o de olvidarse de las perradas que día a día los noticieros y la realidad demuestran que ha cometido; aprenderse y repetir como un lorito y de memoria un versito que les han enseñado, no escuchar a nadie y no dejarlos hablar, votar compulsivamente a la traidora a la patria, no reconocer jamás que los usaron de idiiotas últiles y se robaron la Nación, resistir con aguante y con cualquier medio -aún violento- cualquier reves electoral que sufra la banda de delincuentes que lidera ese movimiento, amenazar a medio mundo -sobre todo a la justicia- para que no investiguen a los canallas que vaciaron la nación, tildar de gorilas a cualquiera que ose denunciar o sospechar de corrupción a sus "santos" líderes, demonizar a quien tenga otros ídolos que no concuerden con los de ellos, sabotear exprofeso a los demás ganadores de elecciones, poniendo palos en la rueda en forma permanente para evitar su gestión y posibilitar el "regreso" de sus líderes, etc.
    3
  7. Esta buenisimo y como esta nuestro pais me da la impresion que siempre estamos gobernados por esta clase superadora de boludos.ademas es el unico lugar del mundo que el boludo compite. Pd feliz dia del trabajador a todos
    2
  8. Soy un boludo por haber leido hasta el final esta pelotudez, y más aun por corregir un dato que al 99% de la gente no le interesa porque ni saben de quienes estamos hablando pero en fin, ahí va: Evelyn Beatrice Hall, (1868 - 1956), que empleó el seudónimo Stephen G. Tallentyre, fue una escritora del Reino Unido. Muy conocida por su biografía de Voltaire, ?Los amigos de Voltaire?, la finalizó en 1906. Redactó la frase, que erróneamente se atribuye a Voltaire, "Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo," como ilustración de las creencias de Voltaire. Fuente: Wikipedia (la fuente más utilizada por los boludos)
    1
En Imágenes