Facefreakbook

Adrian Monetti nos trae una visión distinta sobre esta red social, construyendo una analogía muy especial.

 Caminaron juntos, como dos universos distintos de experiencia y sentimientos, incapaces de comunicarse entre sí.

El Señor de las Moscas - William Golding

Introducción a los hechos.

Todavía no se entiende muy bien como la película “Freak” fue proyectada, en el momento de su estreno fue un enorme fracaso. Debido a su belleza controversial fue considerada abominable, y la reacción del público obligó a que el film fuera retirado de las pantallas; a pesar de ser una obra maestra de las genialidades el morbo que causó no era redituable en las taquillas.

Tod Robbins la filmó en 1932, usando como actores a un montón de desafortunados para contar una hermosa historia de amor, traición y redención en la venganza.

Facebook la creó Mark Zuckerberg y también es una historia, no tan hermosa, de amor, traición y redención en la venganza con personajes desafortunados algunos o simplemente necios la mayoría.

Entonces es imposible obviar la analogía absurda entre el film “Freak” y la red social, llenos de alegres miserias ambos; se afianza la creencia de que con cualquier verdura se hace una ensalada.

Hablando de personajes o Neobestiario de Facebook

Amén de los actores cotidianos u ortodoxos ultraconocidos asiduos del Facefreakbook existen también otros componentes de la fauna de la diosa F, con tanto derecho como cualquiera. Algunos de ellos podrían ser los siguientes.

Los invisibles latentes, siempre estalkeando a todos, nadie se salva: fotos, estados, etiquetas, todo lo investiga en silencio, oculto tras su teclado callado. Sin participar nunca sabe de todo pero no dice nada (ser tímido en la web es desconcertante; por definición es incompatible con el pudor)

Los culturales culturosos son los que saludan por su cumpleaños a Laurie Anderson, postean cartelitos con frases de Escritos de un viejo indecente de Bukowski o el link de Cuadros de una exposición de Mussorgsky pero la realidad es que se aprende dos o tres nombres de figuras importantes de la cultura y con eso sobrevive en una jungla de intelectuales papanatas.

Los tiramolotov desde el celular, revolucionarios de pacotilla invariablemente pertenecientes aG un partido político, no importa cual; seguidores a ultranza de una linea de pensamiento que no los cobija, pero no se dan cuenta de su rol de idiotas útiles y suben estadísticas, GIF, textos panfletarios para fundamentar y repetir como loros lo que no entienden.

Están los demonios que buscan almas inocentes y puras para alimentar a su edraP.

Los que sudan política, esos que que tienen la receta infalible para que el país funcione de forma perfecta, usando métodos liberales conjugados con movilizaciones peronistas y argentinas.

Los Famireality o integrantes de una familia que conviven tanto en la vida real como así en las redes sociales, discusiones, circunstancias emotivas, cumpleaños, todo es compartido por la famirealily progenitores que retan o alaban a sus hijos y estos últimos que se quejan de sus padres.

El drogado drogón a quemarropa, que quiere legalidad y legalización y acusa a todo el mundo de careta y exige que la gente se postre ante él e inhale de su pitadas cósmicas.

El alienígena aburrido en una misión encubierta para la futura invasión, cuya tarea es sondear algunas redes sociales para conocer la psíquis de nosotros, sus próximos esclavos.

El nefasto Mefistófeles del metal, lleno de cruces plateadas con actitud de Lemmy Kilmister y esencia de Teletubbies.

El asesino serial que todavía no se anima a serlo, pero mamita cuando lo haga. Y busca víctimas potenciales como mirando una vidriera.

El que es facho, esta lleno de fachos que odian a los gay y están los que odian a los que odian a los gay; el facho racista que habla de supremacía y le dice rocho a otro, el facho nunca desaparece.

El súper héroe desconocido que salva al Universo, todos los días pero postea haikú

La caterva de personajes es infinita, casi infinita: el pedófilo amigable; el violento escondido en buenos modales; el de los mil fans y la eterna soledad;el que abandonado; El del súper porno doble sentido y muchísimos más nos acompañan cada día en nuestras incursiones en la gran F.

Conclusión inconclusa o semifusa carnívora

Se ven exacerbadas las conductas, los ADN freak se ven sumergidos en una hermosa historia de amor, traición y redención en la venganza con personajes desafortunados. El Facefreakbook tiene su puertas abiertas siete horas por veinticuatro días a la semana, así como un circo de fenómenos, y en cada carpa no hay mujeres barbudas, hombres elefantes, siameses orientales ni hombres peces; estamos nosotros sentados con un CPU conectado a nuestras cabezas.


Opiniones (0)
24 de agosto de 2017 | 08:17
1
ERROR
24 de agosto de 2017 | 08:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"