Dólar, reservas y emisión: los primeros 120 días de los presidentes desde 1983

Las principales variables financieras en los primeros cuatro meses de las presidencias de Alfonsín, Menem, De la Rúa, Duhalde, los Kirchner y Macri.

 Hoy son muchos los que llevan años trabajando o se jubilan con un ahorro que pareciera que recién están empezando. "Con lo que pagué de impuestos de Ganancias en la época de Cristina me podría haber comprado el 75% de una casa", confiesa Marcos T., que vive en Godoy Cruz y trabaja en un pozo petrolero en Malargüe. Afirma que hoy el Nación le pone mil trabas para un préstamo para comprarse una casa porque si bien, como todo petrolero, gana bien, su "sueldazo" no le sirve para un buen préstamos porque el criterio del monto que el banco le podría otorgar se apoya en el básico y no de los ìtems, que en su caso, le permite ganar bien.  Y además, como no es empleado público, sino del sector privado, hoy por hoy para los bancos darle un préstamo hipotecario "es un riesgo" porque el sector privado no garantiza estabilidad laboral, y por ende, para los bancos, estabilidad en la tranquilidad de saber que su cliente podrá pagar mes a mes. Conclusión: admite que sin el descuento del llamado impuesto al salario ya se habría comprado su vivienda propia.

Como Marcos, muchos argentinos que trabajaron toda su vida se sienten frustrados porque el país no les ayudó. Si bien la memoria nos remite a la "herencia" de Cristina y al salvaje ajuste económico de hoy, basta con analizar los primeros cuatro meses de los presidentes argentinos desde que regresó la democracia -y que en definitiva tuvieron la oportunidad de establecer una política económica de Estado- para entender por qué al final lo que sí terminó siendo una política de Estado fue la realidad (y no la sensación) de que "el país no me ayudó".

Los primeros cuatro meses

El 10 de diciembre de 1983 asumió Raúl Ricardo Alfonsín. El Índice de precios al consumidor era peor que ahora: ese año cerró en casi 434% y el 1984 terminó en 688%. Alfonsín no completó su mandato: renunció en julio de 1989, con una hiperinflación. Según el informe "Dos Siglos de Economía Argentina 1810-2010", de Orlando Ferreres, el promedio de inflación anual durante la época de Alfonsín fue 471,3%, superior a de los militares (191,3% entre 1976 y 1983) y a la de la segunda etapa peronista (77,9% entre 1973 y 1975).

Según documentos del Banco Central, si bien Alfonsín ya heredaba una inflación descomunal, en sus primeros cuatro meses como presidente casi duplicó la base monetaria (que incluye la emisión), el valor del dólar se duplicó y las reservas internacionales (muy escasas, por cierto), apenas crecieron.

El 8 de julio de 1989 asumió el peronista Carlos Saúl Menem y gracias a la reforma constitucional que impulsó logró ser reelecto en 1995. Hasta 1991, la inflación siguió siendo un problema, que gradualmente fue bajando por la "convertibilidad", que no fue pensada como política de Estado para el largo plazo, sino que se constituyó en una bomba que explotó en el gobierno radical que lo sucedió en 1999. En sus primeros cuatro meses, por el contexto que le tocó asumir, Menem cuadriplicó la emisión, ante un dólar que triplicó su valor, en un escenario con escasas reservas internacionales que apenas se movieron (de 3.420, 7 a 3.786, 1 millones de dólares). En su segundo mandato, con plena vigencia de la convertibilidad, la base monetaria, el dólar y las reservas se mantuvieron estables, ante la tormenta que se avecinaba: la crisis del Tequila en México.

Los documentos del Banco Central indican que en los primeros cuatro meses de presidencia de Fernando De la Rúa, la situación no fue muy distinta de la anterior gestión: dólar estable por la convertibilidad y leve descenso de la base monetaria y de las reservas, para así preservar la convertibilidad. El índice de Precios al Consumidor en ambos casos no llegó a superar el 1,6%, tanto en 1995 como en el 2000. Sin embargo el problema era otro: el alto desempleo que estaba dejando la falta de actividad de la industria nacional, sobre todo: entre 1994 y 1997 llegó a ser más del 22,4% y se mantuvo así hasta que estalló la crisis de 2001.

¿Qué pasó en los primeros cuatro meses de los gobiernos peronistas de Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Kirchner? En los cuatro casos (porque hay que incluir la reelección de Cristina en 2011) aumentó la emisión de dinero. En el caso de Duhalde, fue más pronunciado, como también más notoria al caída de las reservas. Agonizaba la convertibilidad. En tanto que la inflación y el desempleo pasaron por altibajos extremos.

El siguiente interactivo podés seguir los datos de los primeros cuatro meses de los presidentes argentinos desde 1983 seleccionando los ítems base monetaria, dòlar y reservas internacionales, según cada mandatario.


De todos los presidentes desde 1983, Mauricio Macri ha sido el que más redujo la base monetaria en sus primeros cuatro meses, y con ello, la emisión, en un contexto de destinar el 85% de lo emitido para cancelar la mochila del dólar futuro. El dólar, si bien creció su valor por la devaluación, en estos días se cotiza a unos 30 centavos más de lo que fijó la devaluación de diciembre último. Y las reservas pasaron de U$S 24,8 mil millones a U$S 38,5 mil millones (esta última cifra se conoció ayer). ¿Esto es un argumento para que baje la inflación? Para entender por qué la respuesta es "no" al corto plazo hace falta revisar en el gráfico el enorme margen entre base monetaria y reservas que dejó Cristina Kirchner al cierre de su gestión: se puede visualizar al hacer click, en el gráfico inferior, en las opciones "reservas internacionales" y "base monetaria": la mayor diferencia se dio justo el 10 de diciembre de 2015, cuando Cristina se estaba tomando el avión a Río Gallegos sin haber entregado el bastón presidencial a su sucesor en la Casa Rosada. Si bien es bueno para que baje la inflación que se reduzca la distancia entre reservas y base monetaria, aún la diferencia es amplia.

Los economistas Juan Francisco Campodonico y Francisco Alvarez Reyna, del Ieral de la Fundación Mediterránea advirtieron en un estudio que los datos de marzo mostraron que no será fácil "la tarea de domar la inflación", aunque sí destacaron que el Banco Central frenó el ritmo de expansión de la base monetaria desde el 41% interanual en diciembre a 25% en febrero. Hay dos argumentos clásicos de los economistas sobre cómo bajar la inflación: el primero, bajar la emisión y el otro, que el Estado no gaste más de lo que puede gastar, algo que en los últimos meses se concretó con tarifazos y personal despedido. Y aún falta más.

Ante un gobierno que no es de raíz peronista ni radical, si bien muchos sueñan con una política de Estado que le saque la droga del éxtasis a la inflación, a la vez otros muchos, como Marcos, el petrolero, que iniciaron ese sueño de un país serio cuando terminaron el secundario en la época de Alfonsín, lo bueno que pueda llegar a venir (si es que viene) quizás sea poco o nulo para revertir el concepto de que "el país no me dejó nada".

Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 11:40
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 11:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Se ovidaron de mencionar que en este momento tenemos gracias a este Gobierno, otra linda mochila y es que el el Banco Central pague 38 % de interés por los préstamos o deuda que toma. Con estos porcentajes es casi imposible recuperar y/o mantener la actividad económica, salvo la de los Bancos que siguen, como en todos los Gobiernos, ganando multimillonarias sumas a costa de nosotros.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'