Cervantes y Shakespeare no coinciden ni en la fecha de muerte

Son más las diferencias entre el español y el inglés que las coincidencias. Los mitos tampoco funcionan.

En los próximos días se celebrará el 400 aniversario de los fallecimientos de dos de los exponentes más importantes de la literatura universal: el español Miguel de Cervantes y el inglés William Shakespeare. Sin embargo, entre estos escritores existen diferencias casi abismales, empezando desde la distancia, hasta incluso la misma fecha de muerte.

Sobre este punto, prácticamente quedó descartada la posibilidad de que Cervantes y Shakespeare hayan muerto el mismo día. Primero, cuando el creador de Hamlet exhaló sus últimos suspiros, la Inglaterra pos-isabelina aún se regía por el calendario juliano, en desuso por las monarquías católicas en favor del gregoriano. Es decir, que Shakespeare técnicamente no falleció el 23 de abril de 1616, sino el 3 de mayo.

De todos modos, aunque a Shakespeare se le podría aplicar el calendario actual, ni eso lo uniría a Cervantes. El escritor español murió el 22 de abril de 1616; el problema surge porque el creador de Don Quijote fue enterrado el 23, y durante mucho tiempo se creyó que esa había sido su fecha de defunción.

Las distancias entre Madrid y Londres eran casi insuperables en el siglo XVII, por lo que es muy posible que Cervantes nunca se haya enterado de la existencia de Shakespeare, cuya fama estaba acotada a las islas británicas, mientras que el inglés quizás haya visto una parte de El Quijote, pero esto último es bastante cuestionado por otros especialistas.

Durante mucho tiempo circuló el rumor que Shakespeare sí se encontró con Cervantes durante un viaje secreto a España a fines del siglo XVII, coincidiendo con un vació biográfico del inglés durante entre 1585 y 1592, cuyo rastró desapareció en ese lapso. Pero hoy se cree que Shakespeare pasó ese tiempo en la campiña inglesa junto a una compañía teatral o dando clases.

Quizás la única coincidencia de relevancia sea que Cervantes y Shakespeare hayan sido dos contemporáneos que llevaron a la literatura de sus países a un periodo de gloria sin precedentes, utilizando ciertos métodos narrativos similares y una compleja estructura de tramas y subtramas. Pero a no emocionarse con un intercambio epistolar: simplemente coincidieron en una época donde el Renacimiento estaba en su máximo esplendor y la escasa proliferación de estrellas literatas hacía que los escritores tuvieran influencias similares.



¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|13:37
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016