¿Querés saber cómo se fabrican los chicles?

El proceso, por lo menos la parte más fundamental, la de la creación de la masa, no es muy visual, por decirlo de alguna forma.

El chicle es un polímero gomoso que se obtiene de la savia del Manilkarazapota, un árbol de la familia de las sapotáceas originario de México, América central y América del Sur tropical.

 Entre julio y febrero, en la estación lluviosa, el tronco del árbol se marca por la mañana con cortes de machete poco profundos y en zigzag, para que la savia mane por los cortes y se deposite en bolsitas colocadas a ese efecto; por la tarde, los chicleros recogen el kilogramo y medio (aproximadamente) de savia que ha brotado y lo transportan a plantas de procesamiento.

La savia espesa naturalmente al contacto con el aire por un proceso de oxidación, pero en las plantas se la filtra y se la hierve para obtener la consistencia deseada. La resina se calienta al vapor hasta una temperatura de 115 grados centígrados, se vuelve a filtrar, se centrifuga, se filtra de nuevo y se mezcla, en grandes contenedores rotativos de centenares de litros, con los endulzantes y aromas elegidos. Todo este proceso se realiza a altas temperaturas.


Detrás de esa pequeña porción de goma de mascar se esconden una serie de beneficios, hasta el momento, poco conocidos.

Se sabe que la goma de mascar contiene xilitol y sorbitol, los cuales son azúcares alcoholes que no se absorben por completo en nuestro organismo ni pueden ser fermentados por las bacterias de nuestra boca, por lo tanto, son una gran recurso para barrer los desechos de la misma cuando se libera saliva sin propiciar el desarrollo de caries.

Opiniones (0)
21 de Enero de 2017|01:21
1
ERROR
21 de Enero de 2017|01:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Asistencia del Ejército a los afectados por las inundaciones en Santa Fé
    20 de Enero de 2017
    Asistencia del Ejército a los afectados por las inundaciones en Santa Fé
    La sábana africana bajo la luz crepuscular
    19 de Enero de 2017
    La sábana africana bajo la luz crepuscular